10 ideas para un nuevo Orgullo

Tiempo de lectura: 3 minutos

Ya sabéis que somos muy críticos con el Orgullo en Madrid porque pensamos que las cosas pueden hacerse de una manera diferente. Y ahora que por fin ya ha terminado la edición de este año, proponemos diez ideas a la organización para el 2016.

Vaya por delante que, como ya hemos dicho muchas veces, creemos que organizar un evento de estas características no es nada fácil y que ni de coña querríamos vernos en su papel. Estas son simplemente, unas reflexiones en voz alta sobre cosas sobre cosas que creemos podrían mejorarse:

1. Reunirse en los próximos días para valorar qué ha funcionado y qué no para trabajar de forma inmediata en el Orgullo de 2016 (porque si se hace nunca nos hemos enterado de ello). La improvisación y el dejarlo todo para última hora es marca de la casa, y vale que el Ayuntamiento de Ana Botella no ayudaba, pero hay que aprovechar los nuevos aires para trabajar en una programación decente mucho más amplia e inclusiva.

2. Definir qué Orgullo queremos. El Orgullo es de todos y para todos, no algo propio de una organización. (Sí, ya lo sabemos, las guerras entre Cogam, FELGTB y AEGAL) y sea quien sea que se encargue de ello defendemos que la mejor forma de reivindicar es hacerlo de forma lúdica, educativa y mediante la visibilidad. Para ello sería genial conseguir la implicación de las administraciones públicas, que sí, que no es fácil, que lo sabemos, pero los logros grandes comienzan por objetivos ambiciosos.

3. Diferenciar entre la manifestación reivindicativa y la parte lúdica. En el programa de actos no debiera haber ningún evento hasta que se leyera el manifiesto en Colón (o donde quiera que sea). El mensaje principal de toda el conjunto de actos está ahí, por lo que se le ha de dar mucho más protagonismo. No obstante, este punto ha suscitado un amplio debate en la Redacción debido a la cantidad de gente que se concentra en la capital en esos momentos. A título personal, considero que suspender los actos aunque fuera sólo durante un par de horas como forma de reforzar la lectura del manifiesto me parece una gran idea.

leyes por la igualdad real ya

4. La visibilidad no es sólo ponerse unos tacones para subirse a una carroza y llamar la atención. Echamos de menos actividades en centros educativos, con jóvenes y no tan jóvenes. Explicar qué es la homosexualidad, la transexualidad y todas esas siglas LGTBQWERTY que para la mayoría de la población son incomprensibles.

5. Educación y cultura van de la mano. La escasa programación cultural del Orgullo parece que queda escondida o eclipsada por los conciertos que hay en Callao. Nadie sabe que existe un festival de teatro lgtb o que hay exposiciones… Debe potenciarse y darse a conocer esa parte.

6. Mucha gente desconoce que existen esas actividades por culpa de la propia organización. No se pueden tener tres webs, tres cuentas de twitter y nosecuántas páginas de facebook cada una anunciando una cosa distinta. La comunicación es fundamental y debe gestionarse de manera profesional, no en base a la improvisación como comentábamos en el primer punto.

7. El Orgullo no debe ser botellón. Madrid da vergüenza en estas fechas. Independientemente de la cantidad de basura acumulada (menos mal que tenemos fama de ser limpios) da asquito pasar por sitios como Callao y Vázquez de Mella. Si así queremos reivindicar nuestros derechos mal vamos. De acuerdo, hay mucha gente y es difícil de controlar, pero realizar una campaña donde se informe del carácter reivindicativo del Orgullo no vendría nada mal tanto para las maricas que vamos como para los propios medios de comunicación que cubren el evento. Pero lo que no puede ser es que no se ofrezcan alternativas al botellón. Y aquí un poco de autocrítica a esos maricones que sólo les interesa beber y drogarse como si no hubiera un mañana… por dos días que no os metáis nada, no pasa nada ¿eh?

orgullo lgtb en Chueca

8. Ahora que conseguimos que se empiece a hablar de “Orgullo LGTB” en lugar de “Orgullo gay”, demos más visibilidad a las minorías y a sus problemáticas: desde los menores transexuales a los casos de bullying en los colegios

9. Nos podemos casar pero… ¿dónde están esas familias LGTB? ¿Por qué no hay actividades para ellas? ¿Por qué dejamos que la derecha rancia se apropie del término y le damos un zas en toda la boca enseñando que nosotros también las tenemos y las formamos?

10. Los mayores LGTB también existen.

Y aquí dejamos estas reflexiones. Cualquier aportación en los comentarios es bienvenida y esperamos que la Organización, que sabemos que nos lee aunque no nos invite a las ruedas de prensa, tome note de ellas y al menos las tenga en cuenta. Que no decimos que nos tengan que hacer caso, pero por lo menos, que reflexionen un poquito.

HAZTE MECENAS (Acceso prioritario, contenido exclusivo y nos echas una mano para poder seguir adelante)