15 años de cárcel para el Republicano acusado de prostitución de menores

Tiempo de lectura: 3 minutos
  • Ralph Shortey, el senador republicano que fue jefe de campaña de Trump y tuvo que dimitir tras ser detenido en la habitación de un motel junto a un menor al que ofreció dinero a cambio de sexo, es condenado a 15 años de cárcel.


Ha pasado mucho tiempo desde que conocimos a Ralph Shortey, pero no nos hemos olvidado de él. Shortey ocupó los titulares de medio mundo cuando en marzo de 2017 fue detenido por la policía del Condado de Cleveland, en Oklahoma, mientras estaba en la habitación de un motel junto a un chaval de 16 años, una caja de condones, un bote de lubricante y un buen tufo a marihuana.

Resultó que Shortey era senador republicano (dimitió en cuanto le detuvieron) y además había sido jefe de campaña de Trump en Oklahoma. Shortey había conocido al chaval de 16 años a través de internet y le había prometido dinero para irse de vacaciones de Spring Break a cambio de que “cosas sexuales“. La carrera política de Shortey se caracterizaba por su férrea defensa de la familia y los valores tradicionales (casado desde 2002 con su novia del instituto y padre de cuatro hijas); por oponerse radicalmente a cualquier medida legislativa que facilitara la vida de las personas LGTB+… Y por proponer una ley para prohibir el consumo alimenticio de fetos abortados.

Sí, no me lo estoy inventando. Shortey presentó esa ley sin ningún tipo de prueba de que alguien estuviera comiendo fetos (ya ves que lo de presentar leyes sin pruebas no es algo exclusivo del PP o Ciudadanos) pero aseguró que estaba ocurriendo y que las empresas alimenticias jamás lo admitirían porque “sería una pesadilla de relaciones públicas“.

Pues para pesadilla de relaciones públicas la suya. Tras ser detenido y haber dimitido de su cargo, Shortey se declaró culpable de prostitución de menores para que la fiscalía retirara tres cargos de posesión de pornografía infantil. Finalmente el ex-senador ha sido sentenciado a quince años de prisión tras una vista en la que Shortey aprovechó para disculparse ante sus votantes y sus “hermanos Cristianos“; y también ante su familia, a la que pidió perdón por haberla destrozado y por haber llevado durante tanto tiempo una “doble vida de pecado“.

El abogado de Shortey, Ed Blau, intentó que la sentencia no fuera demasiado dura al presentar a varios testigos que trataron de explicar por qué un hombre de familia cristiano y conservador había cometido esos delitos. ¿Qué excusa se inventaron?

¡Que Shortey sufrió abusos sexuales cuando era un niño!

Entiéndeme, no sé si eso es cierto o no y si lo es me parece un auténtico drama. Pero comprenderás que cuando a cada homófobo que pillan haciendo cosas gais lo defienden con el argumento de que sufrió abusos sexuales y por eso a pesar de ser heterosexual siente la necesidad de abusar él también de menores… Pues me ría por no llorar. Que luego es lo mismo que usan para decirnos que la homosexualidad se puede curar.

Esos demonios“, explicó el letrado Azul Blau, “le han seguido desde el pasado y le han llevado a un comportamiento auto-destructivo. En este punto su vida está destruida. La vida de su familia está destruida. La vida de la víctima está destruida.” Exacto, y eso es lo importante en este caso: porque si es cierto que sufrió abusos Shortey tenía la opción de buscar ayuda en lugar de ofrecerle dinero a un chaval de 16 años para follárselo mientras su mujer le preparaba la cena. La fiscalía, que pedía 25 años de cárcel para Shortey, explicó en la vista que, tras el delito, la víctima quedó en estado de paranoia y que “se siente como un proscrito, como si ni siquiera perteneciera a su propia familia“.

El juez, Timothy DeGiusti, no acabó de creerse la historia del abogado defensor y condenó a Shortey a 15 años de cárcel y a pagar daños y perjuicios a la víctima. “Es una tragedia que ha creado usted mismo“, sentenció DeGiusti, “pero una tragedia al fin y al cabo“.

Fuente | LGBTQNation

El dueño del cortijo. Hidroboy dirige HazteQueer.com, escribe sobre muchas cosas en otros sitios y pone música en fiestas cuando le dejan.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: