En el armario del VIH

Hace unos días Adrian Hyyrylainen-Trett candidato al Parlamento Británico anunciaba que tenía VIH convirtiéndose en el segundo político en la historia que anunciaba su estado serológico. Y nos hemos preguntado ¿Es posible que no hay más seropositivos en el mundo de la política?

no

Ser seropositivo a día de hoy sigue sin ser nada fácil por el estigma que supone. Se habla mucho de vías de transmisión, de cómo evitar el contagio y de tratamientos, pero no lo suficiente sobre la discriminación que sufre una persona con VIH. Porque todos somos muy modernos y se nos llena la boca al decir cómo de tolerantes y respetuosos somos, pero cuando nos toca de cerca… ay amiga. ¿Te acuerdas de nuestro post sobre si una persona seropositiva debería revelar su estado? Muchos os volvisteis locas del coño asegurando que debería hacerlo sin ninguna duda. Y eso, amigas, también es una forma de discriminación. De estigmatizar a alguien. Porque si sales una noche y ligas con ese chulazo de discoteca que tan perra te pone, te vas a su casa y él allí te confiesa que tiene VIH nos gustaría ver si eres tan moderna y tan respetuosa y si seguirías queriendo acostarte con él, o si saldrías corriendo por la puerta para no volver nunca jamás.

cerrar-la-puertaRecreación: Tú

Y conste que nosotros estamos siempre a favor de la visibilidad. La visibilidad es bien. La visibilidad ayuda a normalizar. Sin embargo, en el tema del VIH entendemos perfectamente que exista ese armario. ¿Por qué? Porque maricón, como hemos dicho antes, se sigue estigmatizando a esas personas. Asumes como tuyo un derecho que es del otro. No es tu derecho a saber si la persona de al lado es seropositiva. Es su derecho el decírtelo. Y claro, como confundes los términos te hacéis la picha un lío y luego pasa lo que pasa. Cuando hace unos meses salió la noticia de una infección en cadena en el País Vasco todo el mundo se lanzó a culpabilizar al portador del virus como si contagiarse no fuera cosa de los dos.

Y claro, con este comportamiento no se puede pretender que el enfermo divulgue su condición a la primera de cambio. Porque seguro que lo iban a tratar con total normalidad… con la normalidad que hemos contado en los párrafos de arriba. Hoy en día, el VIH/SIDA es una enfermedad crónica que tratada correctamente hace que la carga viral en sangre sea indetectable y el riesgo de contagio sea NULO. Pero hoy, en la era de la información a golpe de click, muchos no quieren enterarse de eso. Es más, muchos no quieren enterarse de su propio estado serológico «no vaya a ser que dé positivo» pero oye, que si se me pone un positivo delante que me lo diga a la cara, que entonces evito tirármelo. Pero  si estoy en el cuarto oscuro y no le veo la cara… entonces se la chupo sin importarme absolutamente nada más, que para eso he pagado la entrada. Y luego seguiré diciendo por ahí que sigo siendo negativo (sin haberme hecho las pruebas, claro)

yesRecreación: tú meditando sobre el párrafo anterior

Y ahora dirás que no sufren ningún tipo de discriminación y que estamos exagerando… pues amiga, te diremos que, por ejemplo, una persona seropositiva no puede viajar a muchos lugares Y si lo hace tiene que llevarse consigo un cargamento de pastillas que podría ser muy complicado de explicar en una aduana… o no puede suscribir una hipoteca porque las aseguradoras no te hacen un seguro de vida. Incluso hay personal médico que se niega a tratar a estos enfermos o toma «precauciones especiales» como ponerse dos guantes para hacer una analítica. Por cierto, a día de hoy, tampoco pueden trabajar en los cuerpos de seguridad del Estado. Si eso no discriminación que baje Kylie Dios y lo vea.

Kylie-diosaKylie, la Diosa Gay que todo lo ve

Y ese amigas es el razonamiento de la mayoría de la gente opta por ocultar su estado serológico. Y desde aquí aplaudimos y defendemos esa decisión. Porque mientras haya descerebrados que sigan señalando con el dedo, no puede haber normalización. Pero nos toca los ovarios las narices que buena parte de esa discriminación provenga del propio colectivo LGTB, que habiendo sido discriminado y perseguido a lo largo de tantos años por tantos motivos, y habiendo vivido de forma muy especial la aparición del SIDA, parece que se ha olvidado de toda su historia y sólo se interesa por el último lanzamiento de Mónica Naranjo Lady Gaga y por competir a ver quién es la más guarra follando. Pero eso sí, siempre con aquellos que dicen ser negativos.

¿Nos echas una mano?

En HazteQueer.com llevamos casi 8 años hablando de la actualidad y la cultura LGTB+ como nos da la gana y para poder seguir haciéndolo necesitamos tu ayuda. Hazte mecenas en nuestro PATREON y colabora para que podamos seguir dando caña como siempre lo hemos hecho.

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X