La bandera LGTB en Facebook: ¿marketing o cobardía?

  • Facebook añade la bandera LGTB como reacción en sus posts para celebrar el mes del Orgullo. Pero ¿por qué no le sale a todo el mundo?

Cada vez que Facebook cambia algo, todos nos volvemos locos. Que ahora el icono de los mensajes está arriba y no abajo: drama. Que ahora en el muro no se ve todo lo que se veía antes: drama. Que ahora cambian el Me Gusta por un Me Domina: no hay drama.

Y si Facebook decide meter en las interacciones una bandera LGTB, locura máxima.

Todo el mundo quiere la bandera, todos queremos LGTBizar cualquier cosa que se nos cruce por delante. Una noticia de La Vanguardia, un post de Cabronazi, una foto del famoso de turno, una campaña de HazteOir: de repente todo se ha llenado de banderitas LGTB. Pero ojo, tú no tienes la bandera en tus reacciones.

¿No se ha actualizado tu aplicación? ¿Están discriminando tu perfil? ¿Tu smartphone es más reviejo que un columnista de El País? No. No es eso. Para que puedas poner banderitas LGTB por todas partes tienes que ser tú el que vaya a darle Like a la página LGTB de Facebook y luego reiniciar la aplicación o tu navegador.

No es la primera vez que Facebook añade una reacción determinada durante una época concreta del año o con motivo de un evento; pero yo al menos no recuerdo que para poder usarla tuvieras que dar un Me Gusta a una página. Así que una de dos: o Facebook está usando lo de las banderitas para conseguir Me Gustas en su página LGTB o como forma de que no a todo el mundo le aparezca y, por lo tanto, las personas LGTBfóbicas no se molesten y sigan pensando que en su Facebook todo sigue siendo «normal».

Lo primero es lamentable. Porque ya me dirás tú a mí de qué nos sirve una página LGTB en Facebook si luego cuando denunciamos contenido homófobo o tránsofobo, cuando les señalamos páginas que incitan al odio hacia nuestro colectivo, no hacen nada por eliminarlas porque no contravienen las políticas de la red social. Pero no te atrevas a subir una foto en la que alguien enseñe un poco de carne, que te banean una semana.

Lo segundo es aún más lamentable. Asegurarse de que sólo puedan utilizarla las personas que han dado Me Gusta a la página de marras es lo mismo que pedir permiso para poder ondearla. Si a alguien no le gusta la bandera LGTB en sus reacciones es tan fácil como que no la utilice, pero ocultarla a base de pedir una reacción positiva (equivalente a pedir una reacción negativa, tipo «si no quieres ver la bandera LGTB haz click aquí») es un acto de cobardía. Imagínate que para salir el día del Orgullo a manifestarnos tuviéramos que pedirle permiso a los que nos odian para que nos digan por qué calles podemos o no podemos pasar para que no nos vean.

O que se apruebe el matrimonio igualitario pero que sólo para las personas que muestran su apoyo en X casilla de la declaración de la renta. Vamos, un sinsentido.

Teniendo en cuenta que la bandera sólo estará activa durante el mes de junio parece más evidente que se trata de una campaña de promoción de su página LGTB (que, esperemos, sea el inicio de una serie de medidas más contundentes para luchar contra la LGTBfobia en la red social) que la necesidad de «no molestar«.

Pero es que si algo tiene la bandera LGTB y todo el movimiento que rodea al Orgullo es precisamente la necesidad de eso: de molestar. De decirle a la sociedad que aún no nos puede ni ver que no vamos a volver a escondernos ni a permitir que pisoteen nuestros derechos. ¿Y cómo lo hacemos? Enseñando nuestros colores, nuestros culos y nuestras familias. Todo a la vez.

Tanto que se llenan algunos la boca hablando de normalización y ni siquiera nos atrevemos a normalizar la bandera LGTB no vaya a ser que alguien se moleste.

Hazte socio del Club Hazte Queer, llévate cosas exclusivas y colabora para que la web siga adelante.

A DESPELLEJARSE: