Bolsonaro, el Carnaval y la lluvia dorada: así se fomenta el odio sin que lo parezca

Al presidente brasileño le parece muy mal que la gente lo pase bien durante el Carnaval y publica un tuit torticero y manipulador para sembrar más odio.


Antes de que os lancéis a mordernos en la yugular mientras aulláis diciendo que esta noticia es viejuna, sabemos que esto pasó la semana pasada. Pero es que nos parece interesante y, además, es un muy buen ejemplo de cómo funciona la ultraderecha de gentuza como Trump, Salvini, Orvan, Bolsonaro… o Abascal, que lo tenemos más cerca.

Una de sus estrategias favoritas es presentarse como salvadores para solucionar un problema que no sólo es que no exista, es que muchas veces lo inventan directamente ellos.

Como sabéis, la que se monta en Brasil durante el Carnaval no es pequeña precisamente. Y eso hace que al sector ultra esta fiesta no le guste demasiado.

Es lo que le pasa a la derecha evangélica, aliada de Bolsonaro. Y es lo que le pasa al propio presidente, al que no le hizo demasiada gracia verse convertido en el tema principal de muchos disfraces y comparsas que se burlaban de él.

Así que en vez de salir a divertirse, se quedó enfurruñado en casa con el Twitter y publicó este tuit en su cuenta personal:

No me siento cómodo mostrando esto, pero debemos exponer la verdad para que la población tenga conocimiento y establezca sus prioridades. Esto es en lo que se han convertido muchas fiestas callejeras durante el carnaval. Comentad y sacad vuestras conclusiones”.

En el vídeo se ve a dos chicos subidos a una marquesina y dándolo todo: uno baila (y enseña el culo) vestido con un jockstrap negro y el otro, que al principio parece más cortado, en un momento dado se saca el rabo y le mea a su amigo en la cabeza.

Te in-Teresa
Uruguay aprueba su Ley Integral Trans

No, nosotros tampoco le acabamos de encontrar el sentido a lo de mearle a alguien sobre la marquesina de un autobús. Y seguramente ellos al día siguiente tampoco. Pero seguro que cosas mucho peores habréis visto. Y seguro que no solo protagonizadas por dos chicos. Y aunque parezca un chiste, al día siguiente Bolsonaro preguntó a sus seguidores en Twitter “¿qué es una lluvia dorada?”

El problema no es que a Bolsonaro no le guste mucho el carnaval y que publique esta absurdez. Es que lo hace con toda la intención para que la gente que lo vota se escandalice mucho y empiece a agitar las redes hablando de indecencia y de que la Policía debería arrestar a esos pervertidos (sic). Seguramente dirá que esas son las conclusiones a las que llega la gente por sí misma después de que él les diga a dónde (y con qué ojos) deben mirar.

Pero también hubo muchos internautas que le recordaron de qué va el carnaval y que en todo Brasil se pudieron ver muchas críticas contra su presidencia, aunque algo nos dice que a esas conclusiones no les va a hacer tanto caso…

Seguramente habréis visto chorrocientasmil veces esa foto tomada en el la Puerta del Sol de Madrid en la que un maromo desnudo cabalga sobre la estatua del oso y se ve también una bandera LGTB en la imagen. Aunque no tiene nada que ver con el Orgullo (fue tomada durante una manifestación de protesta conta la Christian Youth Pride Parade la JMJ de Madrid) todos los años la vemos en medios de (ultra)derecha y la comparten miles de cuñados (incluyendo muchas maricas de esas que dicen que no son gais y que no se sienten representados) para demostrar lo irrespetuoso que es el día del Orgullo LGTB.

(Te ponemos aquí la foto por si has estado todos estos años encerrado en un sótano y no has tenido ocasión de verla antes)

En un país en el que la LGTBfobia es terrible y en el que pasan cosas mucho más preocupantes durante el Carnaval como esta paliza de la Policía Militar a dos chicos que también fue grabada en vídeo) Bolsonaro emula a Trump compartiendo anécdotas en Twitter y así dar más motivos a su público target para justificar la homofobia que ya tenían, usando un hecho random (y que ni siquiera sabemos si realmente tiene algo que ver con el carnaval) como excusa.

Recordemos que hablamos de un señor que ganó las elecciones diciendo que prefería un hijo muerto a un hijo gay, y al que aun así votan muchos homosexuales porque… porque no tienen nada dentro de la cabeza, esto es así.

Por ejemplo, unos días después del tuit de Bolsonaro un diputado de la derecha evangélica se vino arriba (y no nos parece una casualidad, precisamente) publicando este otro en el que dice que los besos de las parejas gais son una obscenidad que debería ser castigada con cárcel. Bueno, y ya que estaba, aprovechó para echar un poco de mierda contra Lula entre su fandom.

“¿Prefieres un Presidente que denuncia actos obscenos, o uno que los considera arte?”

Llamadnos desconfiadas, pero no nos extrañaría que dentro de poco empezaran a hablar de que hay un debate en la sociedad brasileña sobre este tema y que hay que prestarle atención. Porque ésa es la estrategia de la derecha para frenar el progreso social: generar polémica sobre temas que ya están asentados y olvidados por el grueso de la sociedad… pero no por los alucinaditos religiosos (que, en muchas ocasiones, son los que financian a esos políticos).

Fuente | Dezanove.pt

Hazte socio del Club Hazte Queer, llévate cosas exclusivas y colabora para que la web siga adelante.

A DESPELLEJARSE: