Botswana reconoce el derecho de identidad de género de un hombre trans

Tiempo de lectura: 2 minutos
  • Un hombre trans demandó a la Oficina Nacional de Registro de Botswana por no permitirle cambiar su género en su documento de identidad. Ahora el Tribunal Supremo le ha dado la razón y considera que la negativa viola sus derechos Constitucionales.
  • Botswana es un país ligeramente más tolerante que sus vecinos respecto a la realidad LGTB+.

El Tribunal Supremo de Botswana acaba de hacer historia para el colectivo LGTB en el país. En una sentencia que marcará un antes y después, sobre todo para los derechos de las personas trans, el Tribunal ha reconocido el derecho de un hombre trans a que en su documento de indentidad aparezca “hombre” como género.

La sentencia, que se emitió el viernes 29 de septiembre, asegura que la negativa a reconocer la identidad de género del demandante es contraria a “su derecho a la dignidad, privacidad, libertad de expresión, igualdad de protección ante la ley, libertad de no ser discriminado y la libertad de no sufrir tratamiento degradante o inhumano.

El hombre, cuya identidad no se ha hecho pública, ha hablado con la Human Rights Watch y ha dicho que está “lleno de felicidad y humilidad a la vez“. Cuando el registro nacional del país se negó a cambiar su género en su documento de identidad, decidió llevar el caso a los tribunales y por eso ahora celebra haber encontrado “el alivio legal que llevo buscando los últimos siete años de mi vida.

La sentencia, que está siendo considerada histórica por los activistas LGTB que creen además que podría suponer un cambio real en la vida de las personas transgénero, se suma así a pequeños movimientos por parte de Botswana para mejorar al situación del colectivo. Hace unos meses la activista trans Tshepo Ricki Kgositau presentó un caso similar ante el mismo Tribunal, aunque el juicio no se celebrará hasta diciembre. Además aunque la homosexualidad sigue considerándose ilegal (pero ojo, no ser homosexual sino practicarla), en 2014 los tribunales permitieron la creación de grupos en favor de los derechos LGTB, lo que llevó a la creación de la ONG LEGABIBO y a su registro en el gobierno.

Activistas de LEGABIBO celebran su legalización frente al tribunal en 2014

A pesar de que Botswana está considerado como un país ligeramente más tolerante (que no respetuoso) que sus vecinos respecto a la realidad LGTB y a pesar de que ofrece diferentes protecciones frente a la discriminación por orientación o identidad de género en el trabajo, sigue siendo un país de mayoría cristiana liderado por Ian Kharma, un señor que, entre otras cosas, se negó a repartir condones en las prisiones alegando que eso fomentaba la homosexualidad y consiguiendo que la tasa de nuevos diagnósticos de VIH esté por las nubes.

Fuente | Into

HAZTE MECENAS (Acceso prioritario, contenido exclusivo y nos echas una mano para poder seguir adelante)