Brunéi esperará un poco antes de empezar a lapidar homosexuales

El Sultán de Brunéi anuncia una moratoria en las penas de muerte por homosexualidad o adulterio y trata de justificarse


Hace unas semanas te explicábamos que el Sultán de Brunéi, Muda Hassanal Bolkiah, iba a representar a su país en Eurovisión empezar a matar homosexuales. A ver, la explicación es mucho más larga (que si el gobierno, que si él es sultán y primer ministro, que si la ley islámica, que si a Arabia tú vas…) pero si te digo que el Sultán quiere matar mariconeh se entiende igual.

En cuanto Brunéi anunció que iba a reformar el Código Penal para cepillarse a adúlteros y homosexuales sin miramiento alguno adaptarlo a la ley sharía islámica, la comunidad internacional no tardó en condenar el retroceso en materia de Derechos Humanos de un país en el que sorprende que los derechos humanos puedan retroceder. Una de las caras más visibles de ese boicot es la del actor George Clooney, que no tardó en señalar a las empresas privadas e instituciones que hacen negocio con el Bolkiah: «Este boicot no importará mucho a un tipo rico, no puedes avergonzar a las personas malas. Pero puedes avergonzar a los que hacen negocio con ellos. Así que cuando los bancos y las instituciones financieras han empezado a decir ‘dejamos de hacer negocios con Brunéi’, da marcha atrás».

Charles, William y un genocida. Nueva serie original de Netflix.

Eso es lo que comenta Clooney después de que hace unos días Bokiah apareciera en la televisión nacional de Brunéi para felicitar el ramadán a sus súbditos y anunciar, por sorpresa, que iba a imponer una moratoria a las ejecuciones por lapidamiento para homosexuales y adúlteros que se venían con el nuevo Código Penal porque, básicamente, es que le hemos entendido mal: «Soy consciente de que hay muchas preguntas y percepciones erróneas con respecto a la implementación del Código Penal adaptado a la sharía. Sin embargo, creemos que una vez que se hayan aclarado, el mérito de la ley será evidente.»

Y es que según le explicó la representación de Brunéi ante la Unión Europea (cuyo Parlamento condenó esta reforma legal considerándola «retrógrada»), lo de criminalizar el adulterio y la sodomía lo hacen «para salvaguardar la santidad del linaje familiar y el matrimonio de los musulmanes«. Es decir: que solo van a matar a musulmanes, a los demás no.

En la misma carta en la que justificaban eso explicaban que ese tipo de sentencia es muy difícil de aplicar porque requiere de «no menos de dos o cuatro hombres de alta consideración moral y piedad» que sean testigos del delito de mariconismo «con exclusión de toda forma de prueba circunstancial«.

Hace falta ser Sonia Arenas muy inocente para no darse cuenta de que, como dice Clooney, esto es un problema de pasta e imagen y no de preocupación por los derechos humanos; por mucho que Brunéi haya asegurado que ratificará la adhesión del país a la Convención contra la Tortura después de que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos exigiera que se prohíba la pena de muerte (algo que, por cierto, sentó muy mal a EE.UU.). Y eso significa que en el momento en que deje de serlo (cuando la gente ya no se acuerde de que en Brunéi asesinan homosexuales, las empresas puedan seguir ganando dinero gracias a Bokiah y los ricos haciéndose selfies en sus hoteles) es altamente probable de que la moratoria anunciada por el Sultán se esfume.

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X