Condenado a 30 años de prisión por contagiar el VIH de forma «imprudente»

Hace poco más de un año te hablábamos de Tiger Mandingo, un atleta universitario de 23 años que había sido detenido acusado de exponer a sus parejas sexuales a un contagio por VIH sin avisarles. Michael Johnson, que así se llama el chico (lo de Tiger Mandingo era su nick de Instagram) descubrió que era seropositivo en enero de 2013. Según la acusación (que se basó en varios vídeos que Johnson había grabado de esos encuentros sexuales) Tiger ocultó (y mintió) a sus parejas que era seropositivo y tuvieron sexo sin protección. Según la defensa, Johnson sí les dijo que era seropositivo.

El caso es que el juez John Cunningham le ha condenado a 30 años de prisión por haber infectado conscientemente a, como mínimo, una persona y haber puesto en riesgo de contagio a otras cuatro. El juez le dijo a Johnson que había cometido un crimen «muy severo» y que lo importante era «el profundo efecto que sus acciones han tenido en las víctimas y sus familias«.

hiv-exposure-trial-360x302

Antes de seguir, por si te has leído el artículo que escribí yo mismo en enero de 2014, déjame aclarar algo que en su momento no conseguí explicar bien y por algo ese artículo no es uno de los que me sienta más orgulloso.

En su momento se acusó a Johnson de «engañar» a sus parejas asegurándoles que era seronegativo, cosa que se veía en los vídeos que él mismo había grabado (a escondidas) y tenía en su ordenador. Así lo explicaba uno de los asistentes del fiscal durante el juicio: «No sólo no les dijo cuál era su estado serológico. Cuando se le preguntó específicamente si estaba limpio… mintió.» Evidentemente que un tío te diga que «está sano» no es motivo suficiente para que tú aceptes follar a pelo, porque puede no saberlo. O, como en el caso de Johnson, te puede estar mintiendo. El problema es que en Missouri es ilegal mentir sobre tu estado serológico.

Así que personalmente no considero que Johnson sea el único responsable y (como dije en su momento) no se puede utilizar la ley como excusa para poner en riesgo tu propia salud sexual y culpar a los demás de algo que es también tu responsabilidad.

abi2wjpv6bv6mfxqxgoj

Te explico esto porque la sentencia, evidentemente, ha levantado muchas ampollas. Y es que a nadie se le ha pasado por alto que a Johnson le han caído más años que a alguien que mata a alguien mientras conduce borracho. Hecho que la abogada de Johnson señaló, pidiendo una sustancial rebaja de la pena alegando que el VIH ya no es una sentencia de muerte.

Algunos grupos como la Asociación Médica Americana o la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América llevan años condenando las leyes que criminalizan a los seropositivos porque ignoran tres décadas de avances en medicina, no reducen la tasa de infecciones y además castigan de forma desproporcinada a los hombres negros. Catherine Hanssens, directora del Centro Legal y Político para el VIH, ha declarado que «la sentencia refleja una ignorancia continuada sobre el VIH y el desafortunado silencio de los responsables de sanidad que deberían estar tratando este tema de forma pública y abierta«.

Así que en esta noticia tenemos dos debates en los que no vamos a entrar ahora mismo porque no tenemos servidor suficiente. Por un lado, el hecho de que cada uno es responsable de su propia salud sexual. Johnson actuó mal al ocultar y mentir sobre su estado serológico para tener sexo a pelo, pero ¿sus parejas no tienen también parte de responsabilidad al acceder a ello?

Por otro lado, ¿qué utilidad tienen leyes que criminalizan de forma tan brutal a las personas seropositivas? ¿Realmente es justo condenar a alguien por un «delito» que no se habría «cometido» si el otro se hubiera negado a tener relaciones sexuales sin preservativo?

Fuente | Fusion.net

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X