Craigslist cierra su sección de contactos por miedo a la ley FOSTA

  • El Congreso de EE.UU. aprueba una ley contra el tráfico de personas que permite encausar judicialmente a las webs y aplicaciones de terceros que se utilicen de forma fraudulenta.

  • Craigslist, la web de clasificados más grande de EE.UU., cierra su sección de anuncios personales por temor a posibles demandas provocadas por el mal uso que algún usuario pueda hacer de su servicio.


Si el gobierno de Estados Unidos (o de cualquier país) plantea una ley para perseguir el tráfico de personas nosotros no podemos hacer más que aplaudir. Pero si la ley que plantea el gobierno de Estados Unidos (o de cualquier país) es como la FOSTA… entonces agárrate que vienen curvas.

La FOSTA (o la Allow States and Victims to Fight Online Sex Trafficking Act, Ley Contra el Tráfico de Sexo Online) fue aprobada hace unos días en el Congreso estadounidense y pone en serio peligro la libertad en internet. Lo que hace la FOSTA, básicamente, es responsabilizar a las webs de contactos -o de cualquier tipo- si a través de su tecnología se produce un caso de tráfico de seres humanos. Tanto los estados como las víctimas tienen ahora derecho a denunciar a una web o una aplicación por lo que hagan los usuarios en ellas, algo tan absurdo como responsabilizar a la industria armamentística de los asesinatos cometidos con una de sus pistolas.

Algo que, no sé por qué, me parece que en EE.UU. no ocurrirá nunca.

Pero no hablamos de pistolas. La FOSTA es un duro golpe a la libertad de internet porque en lugar de centrarse en perseguir al que incumple la ley abre la puerta a perseguir a los que hayan creado los medios legales que el que incumple la ley ha usado para ese fin. Incluso aunque el infractor no solo esté quebrantando la ley sino también los términos legales de la web que está utilizando. Es como si se prohibieran los coches porque hay un atropello, como si se prohibieran las cocinas porque hay gente víctima de apuñalamientos.

Y la entrada en vigor de la FOSTA se ha cobrado su primera víctima: la sección de contactos de Craigslist. Tal vez no la conozcas, pero Craigslist es básicamente la web de anuncios clasificados más utilizada en Estados Unidos. Además de poder vender cosas, buscar empleo, organizar grupos o buscar casa; Craigslist, como todas las webs de anuncios de este tipo, también tiene (tenía) una sección de anuncios personales en los que la gente puede (podía) buscar desde una relación hasta un polvo rápido. Y sí, la comunidad gay (y la de heteros en el armario) la usan (usaban) de forma masiva.

Desde Craigslist han explicado que dado que la FOSTA abre la puerta a que las webs como la suya sean objeto de una demanda civil o criminal en el caso de que un tercero la utilice de forma irregular consideran que lo mejor es cerrar la sección de contactos para evitar poner en riesgo el resto de secciones de la página: «Cualquier herramienta o servicio puede usarse de forma fraudulenta. No podemos correr ese riesgo sin hacer peligrar nuestros otros servicios, así que lamentamos tener que retirar nuestra sección de contactos. Esperamos poder traerlos de vuelta algún día.»

El problema de la FOSTA y Craigslist tiene bastantes similitudes con la persecución que el gobierno federal llevó a cabo contra Rentboy.com, una web de contactos con trabajadores sexuales a la que se acusó de ser un «burdel online» y que fue clausurada a pesar de que ofrecía una alternativa segura para los cientos de trabajadores sexuales que se anunciaban en ella. En este caso, con la excusa de perseguir el tráfico de seres humanos (la prostitución, básicamente), se retuerce la ley para culpabilizar a quien no toca.

Muchos son los periodistas y usuarios que han protestado porque esas secciones de contactos son, en muchos casos, la única forma que tienen miles de personas de vivir su sexualidad de forma libre. Incluso asociaciones de víctimas de trata de blancas han protestado porque no creen que esta ley solucione ningún problema y, además, pone aún más en riesgo la seguridad de los y las trabajadoras sexuales. Como explica el columnista Steven W. Thrasher en The Guardian: «Si crees que nada de esto va contigo porque no eres queer o no te va el sexo kink ni el trabajo sexual, piénsalo otra vez: el Congreso de EE.UU. quiere seguir regulando el sexo a través de internet, y la mayoría de las vidas sexuales de la gente moderna interactúan con internet.»

Los que están a favor de la FOSTA (en su mayoría grupos religiosos que quieren erradicar la prostitución y a los que las víctimas les dan bastante igual) aseguran que la ley quiere limitar la facilidad con la que se puede contratar sexo a través de internet. Como si así fueran a evitar que haya gente que siga pagando por sexo y gente que siga cobrando por sexo. Pero hay otro frente entre los que apoyan la FOSTA (o su versión preliminar, la SESTA, que no era tan ambiciosa a la hora de perseguir las webs y aplicaciones relacionadas con la prostitución): la CD 230. La Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones es, como explican desde la ACLU, una ley que «inmuniza a las páginas webs de responsabilidades legales por los comentarios de sus usuarios. Es una ley que define la cultura de internet como la conocemos: es la razón por la que las webs pueden ofrecer plataformas para discursos críticos o controvertidos sin tener que estar constantemente preocupadas por ser demandadas.»

La CDA, por ejemplo, protege a Youtube de una demanda por discurso de odio si un usuario se salta sus controles y publica un vídeo amenazando a un colectivo. El responsable de ese discurso es el usuario, no la web (en caso de que el usuario se haya saltado los términos de uso); pero algunos quieren que Youtube -o quien sea- también sea responsable por ofrecer la herramienta para transmitir ese discurso. El problema de la CD 230 es que también inmuniza a este tipo de webs cuando, por ejemplo, un usuario contraviene sus normas de uso y promociona la pederastia o directamente venden menores de edad con fines sexuales. Es por eso que muchas celebridades, entre las que destacan la humorista Amy Schumer o el presentador Seth Meyers, han pedido que se enmiende esa sección para que se persiga a las páginas que ganan dinero haciendo la vista gorda con este tipo de anuncios.

El problema de la FOSTA-SESTA tal y como se ha aprobado es que pagan justos por pecadores. Para evitar la trata de blancas con menores al gobierno no se le ocurre otra cosa que penalizar a todas las páginas webs que pueden usarse para eso, aunque obviamente no hayan sido creadas para eso. Y, por el camino, perjudican seriamente no solo la libertad de expresión y sexual de los usuarios sino también a los y las trabajadoras sexuales. Por eso la conclusión a la que llega Thrasher en su artículo es clara: la única forma de luchar contra la censura que propone la FOSTA es legalizar el trabajo sexual. Como han publicado en sus redes un gran número de trabajadores y trabajadoras sexuales, webs como Craigslist les permiten llevar a cabo su trabajo de forma segura. «Esta ley dice que perseguirá el tráfico de humanos, pero lo hace creando nuevas penalizaciones para las plataformas online que se usan mayoritariamente por trabajadores sexuales que de forma consentida buscan clientes, comparten listas de ‘malas citas’, trabajan bajo un techo y se comunican entre ellos para explicarse formas de mantenerse con vida. Los datos muestran que el acceso a estas plataformas disminuye la violencia contra las trabajadoras sexuales; pero no necesito datos para saber que mis amigas están más seguras con la posibilidad de monitorizar clientes, compartir información y no trabajando en la calle.«, explica la actriz porno Lorelei Lee en su Instagram.

WE NEED YOU TO CALL YOUR SENATORS Senate Bill 1693 aka #SESTA heads to a floor vote on Monday 3/12. This bill claims to target human trafficking, but does so by creating new penalties for online platforms that are overwhelmingly used by consensual, adult sex workers to screen clients, to share "bad date lists," to work indoors, and to otherwise communicate with each other about ways to stay alive. Data shows that access to these online platforms decreases violence against sex workers, but I don't need data to know that my friends are safer with the ability to screen clients, to share information, and to work indoors. In 2006, my friend Sequoia was stabbed and killed by a client while working alone and outdoors. I know that supporters of these bills want to end violence against women and against marginalized people of all genders. So do I. SESTA will only increase violence against the most marginalized. Please, call your Senators and ask them to oppose this dangerous bill. #SurvivorsAgainstSESTA #LetUsSurvive

A post shared by Lorelei Lee (@missloreleilee) on

Además la forma en que la ley persigue y censura lo que no toca pone en peligro no solo las secciones de anuncios personales de las webs tipo Craigslist. Foros como Reddit ya han cerrado varias secciones que pueden resultarles problemáticas con la FOSTA en vigor, y la ley también podría afectar duramente a aplicaciones como Grindr o Tinder. Dado que hay gente que puede utilizar esas aplicaciones para cometer delitos (prostitución, tráfico de drogas, acoso) la FOSTA prefiere eliminar la aplicación en lugar de perseguir el delito concreto. Y esta persecución no responde a otra cosa que al imperio del patriarcado sobre la libertad sexual de los individuos, persiguiendo y prohibiendo todo lo que pueda sugerir salirse de la norma heteronormativa.

«No os preocupéis. Cuando Tinder y Grindr cierren y todo el mundo pierda sus ligues y sus sugar-babies, la SESTA/FOSTA será derogada más rápido de lo que puedes deslizar hacia la derecha.«

Es evidente que la libertad de expresión en internet no puede ser el paraguas bajo el que se esconden explotadores sexuales, pederastas y demás delincuentes para hacer de las suyas; pero también es evidente que limitar esa libertad de expresión no puede ser la forma en que se luche contra eso. Si se puede demostrar que Craigslist propicia ese tipo de anuncios para generar un negocio, entonces sus responsables han de responder ante la justicia. Yo no soy legislador, pero tal vez haya que perseguir con más dureza y de forma directa el tráfico de personas en lugar de tumbar herramientas online que son tan útiles para sectores marginados como el de los y las trabajadoras sexuales.

Por cierto, más nos vale rezar para que una idea tan lamentable no cruce el charco.

Hazte socio del Club Hazte Queer, llévate cosas exclusivas y colabora para que la web siga adelante.

A DESPELLEJARSE: