El Ballet de la Ópera de París prescinde de Sergei Polunin por… ser homófobo, básicamente.

El Ballet de la Ópera de París retira la invitación a Sergei Polunin para protagonizar una nueva versión de El Lago de los Cisnes porque el bailarín es un homófobo de miRADA PENETRANTE.


A Sergei Polunin se le conoce como «El Chico Malo» del ballet mundial. ¿Y qué era lo que Ana Guerra y Aitana nos cantaron hasta aburrirnos el año pasado?

Pues eso mismo es lo que han hecho en el Ballet de la Ópera de París: decirle a Sergei que se puede ir pa’fuera con su homofobia y su machismo de mierda.

A tomar por culo de mi Óperaaaaaaaaaaaa

La directora artística del Ballet de la Ópera de París, Aurélie Dupont, ha enviado un email a todos los trabajadores y bailarines de la compañía para explicarles que acababa de retirar la invitación a Polunin de protagonizar una nueva versión de El Lago de los Cisnes, explicando que se trata de un «artista talentoso» cuyas declaraciones públicas no están en línea con los valores de la compañía, que se financia con dinero público por cierto.

Y es que hace unas semanas algo debió picarle al pobre Sergei, que se fue a su Instagram a criticar (OJOCUIDAO) a los bailarines gais. Que son, básicamente… TODOS MENOS ÉL*.

«Hombre debe ser un hombre y Mujer debe ser una mujer, ésa es la razón por la que tenéis pelotas. Hembras intentan tomar ahora los papeles de hombre porque no os las folláis y porque sois una vergüenza.»

What?

Sí. Has leído bien. Ése es el mensaje que uno de los bailarines más famosos del mundo publicó en su Instagram y se quedó más ancho que largo.

Pero es que, por si esto fuera poco, resulta que en esa nueva versión de El Lago de los Cisnes que prepara la Ópera de París y que Polunin iba a protagonizar como guest star… el príncipe (su papel) se interpretará como si fuera un homosexual reprimido.

Pero Polunin no solo es homófobo. También es gilipollas. Se diría que ambas cosas van unidas, pero bien es cierto que no siempre brillan con la misma luz. En este caso Polunin estaba decidido a no generar ningún tipo de duda al respecto y el pasado viernes publicó un comentario muy fuera de lugar… salvo que seas el community manager de la Men’s Health:

«Abofeteemos a la gente gorda cuando la veamos. Eso les ayudará y les animará a perder algo de grasa. ¡La pereza no se respeta!«.

A ese post (que Polunin borró poco después) contestó la argentina Ludmila Palgliero, la bailarina principal del Ballet de la Ópera de París, con un sarcástico «¡Ni se te ocurra engordar un gramo o el Sr. Polunin no estará contento! ¡Qué vergüenza de tío!«

Si has leído todo esto y te parece mal que le hayan despedido porque él también tiene derecho a su «opinión», que sepas que eres de V🤮X y aquí no pintas nada. Muérete.

Y si has aplaudido la decisión de Sophie Aurélie, espérate porque vamos a hablar un poco sobre Sergei Polunin. Por si alguien no sabe quién es.

Sergei Polunin, de 29 años, nació en Ucrania… muy cerca de Crimea (la región que Rusia se anexionó en 2014) y se le considera uno de los bailarines más mejores de su generación. Polunin es abiertamente pro-ruso y es, además, muy fan de Vladimir Putin. Hace un tiempo Polunin explicó a la prensa (ojo) que es tan fan de Putin que cree que debería convertirse en el líder de… todo el mundo: «Rezaré para que eso ocurra porque sería la batalla definitiva sobre el mal. Creo que ése será el futuro y que mi energía le ayudará a conseguirlo.«

Ya te he dicho que es muy fan de Putin, no entiendo por qué te soliviantas de esa manera.

Como comprenderás (o no), estas declaraciones y este rollo tan pro-Putin -y el hecho de que Polunin lleva tiempo sin trabajar de forma fija en una compañía y los aficionados al ballet creen que eso le está pasando factura- llevan tiempo provocando levantamientos de cejas en el mundo del ballet. Y cada vez son más pronunciados y más numerosos. Hay quien cree que la decisión de Dupont de prescindir de Polunin podría tener serias implicaciones, porque mostraría que el ballet se está abriendo realmente a la diversidad para crear entornos más seguros.

Algo que tal vez tú mismo pensaste cuando lo viste protagonizar el (MUY VIRAL) vídeo que David LaChapelle dirigió para ese himno contra la homofobia que es el Take Me To Church de Hozier.

Like si tú también crees que Sergei cobró el cheque sin tener idea de lo que realmente estaba haciendo.

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

FuenteFrance24

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X