El guionista de Barrio Sésamo dice ahora que se le malinterpretó y que Epi y Blas son amigos especiales

Tiempo de lectura: 4 minutos
  • Mark Saltzman, el guionista que dijo que él escribía los personajes de Epi y Blas como si fueran una parej gay, dice ahora que sus palabras se malinterpretaron y que los personajes no son gais.
  • Desde Barrio Sésamo han modificado el comunicado en el que aseguraban que las marionetas no tienen orientación sexual, pero siguen defendiendo que Epi y Blas no son gais.
  • Luego les dices que lo que están haciendo es pura homofobia y se enfadan ¿sabes?

Justo cuando volvimos a encender el servidor de la oficina y le quitamos las cadenas al becario que había vigilado que nadie nos robara el vodka durante las vacaciones, saltó la noticia: Epi y Blas siempre fueron y siempre serán pareja. El shock emocional fue parecido al que nos afectó cuando Ricky Martin salió del armario:

Aunque es verdad que en este caso la cosa era más llamativa porque estamos hablando de dos personajes de un show infantil. Ese show estaba escrito (entre muchos otros) por Mark Saltzman, que explicó en una entrevista a Queerty que “siempre sentí que, sin tener una intención oculta, cuando escribía a Epi y Blas, eran gais. No tenía otra forma de contextualizarlos.

A Barrio Sésamo no le gustaron mucho esas declaraciones (y el pifostio que vino después) y emitieron un comunicado en el que aseguraban que aunque tuvieran forma humana, las marionetas son marionetas y no tienen sexualidad.

Y claro, internet les recordó esto:

Que Los Teleñecos y Barrio Sésamo no son el mismo programa, ya. Pero la Rana Gustavo (o Kermit o como la llamen en tu país) sí aparece en Barrio Sésamo y todos sabíamos que estaba liado con Peggy. Cuando en Barrio Sésamo se dieron cuenta de que les había quedado un comunicado cargadito de homofobia, lo modificaron y publicaron éste:

Barrio Sésamo siempre ha defendido la inclusión y la aceptación. Es un lugar en el que personas de todas las culturas y trasfondos son bienvenidas. Epi y Blas fueron creados para ser los mejores amigos, y para enseñar a los niños que la gente puede llevarse bien con aquellos que son muy diferentes a ellos mismos.

De repente Epi y Blas sí tenían sexualidad (pero era heterosexual, claro). Ya está, se acabó el show. Sigan con sus vidas, aquí no ha pasado nada.

Pues no.

Porque Mark Saltzman ha vuelto a hablar, y lo ha hecho para marcarse un ¡HOLA! (la revista del corazón, amiga) e invisibilizar la homosexualidad con un bonito eufemismo. Exacto: Epi y Blas son amigos especiales. Y es que, según Saltzman, sus palabras están sacadas de contexto y se han malinterpretado.

Que dime tú a mí cómo se puede malinterpretar la frase: “LOS ESCRIBÍ COMO GAIS PORQUE NO TENÍA OTRA FORMA DE CONTEXTUALIZARLOS

Pues esto es lo que ahora dice Saltzman en una nueva entrevista para The New York Times: “Como escritor, aportas aquello que conoces a tu trabajo. De alguna manera, en mitad de todo el follón, eso se ha convertido en que Epi y Blas son gais. Hay una diferencia. Son dos chicos que se quieren el uno al otro. Eso es lo que son.

Para que nadie piense que a Saltzman le ha llegado una bonita llamada de teléfono con prefijo del Barrio Sésamo, el guionista asegura que cree que el programa de televisión debería incluir una pareja gay humana y no una de marionetas. Nadie sospecha, Mark, que el hecho de que media industria se te haya vuelto en contra tenga algo que ver con tus nuevas declaraciones. Por ejemplo, seguro que no te ha influido que Frank Oz, uno de los creadores de los personajes y un señor con una carrera bastante importante, publicara esto:

Parece que al Sr. Mark Saltzman le han preguntado si Epi y Blas son gay. Está bien que sienta que lo son. No lo son, por supuesto. Pero ¿por qué esa pregunta? ¿Realmente importa? ¿Por qué esa necesidad de definir a la gente solo como gais? Hay mucho más en un ser humano que su heterosexualidad o su homosexualidad.

Pues sí Frank, hay mucho más en un ser humano que su heterosexualidad o su homosexualidad. Pero es que lleváis toda la puta vida ocultando la homosexualidad mientras no paráis de heterosexualizarlo todo. Voy a pasar por alto la contradicción de que unos digan que son marionetas sin orientación sexual y el otro diga que los seres humanos son más que su orientación sexual. Epi y Blas no son gais (“Por supuesto“, dice, porque no tienen orientación sexual pero si la tuvieran POR SUPUESTO que no serían maricas, ¡hombre, por favor!); y a Peggy y Gustavo no les define su heterosexualidad, pero se casan y se besan y se enamoran y se pelean. Porque son heterosexuales. Sin embargo Frank Oz cree que si un personaje es gay automáticamente se va a sacar la polla y se la va a meter en la boca al primer maromo que pase cerca; porque eso es lo que hacemos los gais, claro.

Como estoy un poco hasta ahí de aguantar a esta panda de señores blancos heterosexuales que creen que no hace falta visibilizar a nadie porque ellos ya están bien visibilizados y lo demás es pervertir a los niños, voy a volverme al guionista de marras y a repetir sus dos frases; para ver si realmente se le ha malinterpetado:

  1. Siempre sentí que, sin tener una intención oculta, cuando escribía a Epi y Blas, eran gais. No tenía otra forma de contextualizarlos.
  2. De alguna manera, en mitad de todo el follón, eso se ha convertido en que Epi y Blas son gais. Hay una diferencia. Son dos chicos que se quieren el uno al otro. Eso es lo que son.

Y mira, solo hay una forma de acabar esta noticia:

Fuente | The New York Times

El dueño del cortijo. Hidroboy dirige HazteQueer.com, escribe sobre muchas cosas en otros sitios y pone música en fiestas cuando le dejan.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: