El misterioso caso de la loca homófoba de los gatos y un chico gay

  • El actor y escritor Alex Andreou publicó en Twitter una conversación en la que le decían que no podía adoptar un gato porque la anterior dueña del animal no aprobaba su «estilo de vida» gay. Medio Twitter (y nosotras) nos volvimos locas de indignación. 
  • Andreou siguió publicando actualizaciones, y la historia se fue volviendo más y más extraña según iban pasando las horas 
  • Nadie entiende nada, ni nosotros, ni Alex, ni el gato, que a estas alturas pensamos que  ni siquiera existe. 

Esta mañana estábamos en la redacción tan tranquilas sin meternos con nadie cuando aterrizó en nuestro timeline la historia de Alex Andreou, un señor del que probablemente no habrás oído hablar nunca aquí en España y que en el Reino Unido es más conocido. Alex escribe, actúa, canta, cocina, tiene un porrón de seguidores en Twitter y hasta escribe de vez en cuando en un blog de The Guardian.

Cuando lo conocimos a través de Twitter,  Alex estaba muy indignado (y con razón) porque estaba contando que le habían impedido adoptar un gato porque es gay.  En su tuit  decía que había estado viajando durante dos horas para recoger un gato que aparentemente necesitaba encontrar una nueva casa en la que vivir urgentemente y colgaba la conversación que había tenido con la Locadelosgatos señora que lo quería dar en adopción.

Con la excusa de que estaba muy preocupada por el bienestar del animal, la dueña empezó a hacerle preguntas sobre su vida: «¿Cómo es que estás soltero, es que eres gay? La gente normalmente menciona a sus hijos ya creciditos y esas cosas, así que pensé que eras gay«. Y cuando Alex la felicitó por meterse donde nadie la llamaba su perspicacia y le preguntó si su orientación sexual era un problema ella le contestó que era una persona muy religiosa y que no aceptaba su estilo de vida, así que nada de gato. Porque ya sabemos que los gatos necesitan un padre y una madre vivir en casa de unos fanáticos que no acepten a la gente como es, ¿es que nadie va a pensar en los cachorros? o algo por el estilo.

Eso sí, también pidió perdón si había ofendido sus sentimientos, algo muy propio de la gente religiosa después de decirnos barbaridades.

Alex dijo que sus sentimientos eran bastante difíciles de herir, porque había tenido que aguantar insultos y que le pegaran por ser maricón desde los 8 años, a lo que la respuesta fue «¿No te da miedo ir al infierno cuando mueras?» Según siguió contando en Twitter, toda esta conversación hizo que de repente se encontrara llorando en público como cuando tenía esa edad.

Ya sabéis que llevamos bastante mal las tonterías homófobas, así en general, y por eso estábamos ya dando piruetas de alegría y poniendo botellas de sidra (de pera, para darle el toque sofisticado) de la buena suerte a enfriar en la redacción para celebrar la venganza de Alex: una de sus amigas, que vivía cerca de la dirección que le habían dado, iría a buscar el gato por él y su idea era hacerle  al gato una foto con bien de banderas arcoiris y todo el material LGTB que encontrara para mandársela a la señora homófoba. ¡Todas estábamos deseando ver como se consumaba ese zasca!

Pero ¡Ay, amigas! ¡La vida nunca es tan sencilla como pudiera parecer! Cuando Lisa, la amiga de Alex, se puso en contacto para recoger el gato se encontró… con más excusas. Ahora el problema era que la señora prefería esperar a que apareciera otra familia porque… whatever,  llegados a este punto los dos amigos se dieron cuenta de que estaban tratando con lo que parecía un perfil falso ofreciendo gatos.

Sí, como lo oís, chuquis, en cualquier app hay perfiles falsos, no solo como esos que conocéis (porque os han hablado de ellos) en las redes de zorreo.

En este momento la historia ya parece la de un telefilm de detectives de domingo a la hora de la follisiesta (pajisiesta si no tenéis con quien dormirla y vivís con vuestro gato, ¡por lo menos lo tenéis a él, a diferencia de Alex!). Buscando en Internet descubrieron que esta mujer llevaba meses rechazando solicitudes de adopción con las excusas más absurdas y que las imágenes de los gatos las había sacado de páginas de las protectoras.

Y de aquí ya pasamos a un momento sofá de un docureality de confesiones porque después de mandarle un mensaje para decirle que la había pillado, Alex volvió a recibir una llamada de esta persona tan extraña, que admitió que llevaba muchos meses rechazando a la gente con la que contactaba, pero dijo que lo hacía por amor a los animales. Y como hacen en todo perfil falso, puso la excusa de mierda de que no tenía cámara para explicar por qué usaba fotos random que sacaba de Internet.

Amigas, en Internet hay gente muy loca y muy desquiciada. Algunas os ponen la foto de un chulazo porque coleccionan fotopenes y otras hacen cosas que aun nos cuesta más entender.  El comportamiento de esta usuaria parece ser el típico de un troll, aunque Alex insiste en que por teléfono parecía una señora mayor y no muy estable mentalmente y que por eso no quiere dar más datos para que sus seguidores, que están a punto de salir a la calle con antorchas, la acosen.

Mientras tanto, Andreou sigue buscando un gato porque dice que realmente tiene muchas ganas de vivir con uno y también están, porque esos no faltan, los que le acosan a él desde que publicó esta historia y dicen que la ha hecho pública para llamar la atención porque es gay.

En definitiva, más trolls que se han sumado a esta historia.

Fuente | Gay Star News

Hazte socio del Club Hazte Queer, llévate cosas exclusivas y colabora para que la web siga adelante.

A DESPELLEJARSE: