El Partido Republicano apoya el veto de Trump a personas trans en el ejército

  • Aunque la comunidad médica y militar se ha mostrado en contra y aunque los juzgados federales no dejan de anularla, la prohibición de que las personas trans sirvan en el ejército de EE.UU. ideada por Trump tiene ahora el respaldo de todo el Partido Republicano.

Cuando en verano del año pasado Donald Trump anunció en Twitter, donde se anuncian las cosas importantes, que quería prohibir a las personas trans formar parte del ejército estadounidense muy probablemente no esperaba que se formara el culebrón que se acabó formando.

Culebrón en el que, no te voy a negar, yo ya me he perdido.

En su momento Trump aseguró que la decisión la había tomado teniendo en cuenta los consejos de sendos líderes militares del país, pero desde el Pentágono no tardaron en salir altos mandos del ejército a llevarle la contraria. Los demócratas iniciaron una investigación para obligar a Trump a explicar exactamente con quién había consultado eso (a sabiendas de que el único apoyo del presidente eran los sectores más ultra-derechistas del propio Partido Republicano, que le dijeron a Trump que o les contentaba con eso o no le financiaban el muro con México). A eso hay que sumarle el hecho de que Trump no puede aducir que la prohibición ahorrará costes para el ejército porque se demostró que echar a las personas trans era 114 veces más caro que mantenerlas en servicio.

En mitad de ese follón político las asociaciones LGTB+ y en pro de los derechos civiles y humanos llevaron la decisión de Trump a los tribunales y el mes pasado el Pentágono anunció que, con la prohibición suspendida por parte de un juzgado, las personas trans no solo podían seguir alistándose en el ejército sino que se iban a aplicar varias medidas para proteger su privacidad y facilitarles vivir acorde a su género percibido. Incluso pagaron la operación de reasignación de sexo de una mujer trans.

Te in-Teresa
Un juzgado de EE.UU. le niega a un hombre el derecho a casarse con... su MacBook

Los que aún no habían dicho ni mú sobre el tema eran los republicanos en general, que acaban de mostrar todo el apoyo de su partido a la decisión de Trump. Algo muy poco sorprendente teniendo en cuenta que la transfobia parece ir adherida al ADN republicano cuyos senadores, gobernadores y políticos así en general se han enfrascado en una lucha constante contra los derechos de las personas LGTB. Y, con el matrimonio igualitario aprobado y asentado, la víctima perfecta para su odio es el colectivo trans.

La semana pasada el partido Republicano celebró su Comité Nacional anual y aprobaron una resolución que podría considerarse, directamente, la representación de la transfobia: para los republicanos las personas trans están “descalificadas psicológica y físicamente” para ser militares.

Lo que no deja de ser una posición ofensivamente hilarante porque los propios militares han dejado claro que los y las soldados trans son miembros del ejército tan valiosos como cualquier otro. Además tanto la Asociación Americana de Medicina como la Asociación Americana de Psicología han dejado claro que no hay ninguna razón médica válida, ni física ni mental, para excluir a las personas trans del ejército.

Desde el Partido Demócrata ya han cargado contra los republicanos. Lucas Acosta, director del programa LGTBQ del partido, ha señalado que esta decisión de los republicanos es el último paso de una administración que en los últimos meses “ha echado por tierra protecciones significativas para la comunidad LGTBQ, ha destrozado familias y ha permitido a los trabajadores sanitarios discriminar en cuanto al acceso a los cuidados médicos.” Acosta acusa a los republicanos de infravalorar a las personas trans “que quieren servir a su país de la forma más honorable posible” y señala la hipocresía que supone “negar los derechos básicos a las personas LGTBQ mientras aceptan dinero de un depredador sexual con múltiples acusaciones y lo invierten en un supuesto pederasta.

Te in-Teresa
Las personas LGB y las mujeres, las mayores víctimas del "revenge porn"

La presidenta de la GLAAD, Sarah Kate Ellis, acusa a Trump y los republicanos de situarse diametralmente en contra de lo que la gran mayoría de americanos creen que es mejor para la seguridad de su país: “El hecho de que el Comité Nacional Republicano se alinee con esta flagrante discriminación muestra lo tóxica y profundamente arraigada que la ideología LGTBfóbica de la administración Trump se ha vuelto.

Sí, Hillary era peor.

Es un ataque asqueroso a las miles de personas trans valientes que están en servicio en las fuerzas armadas” declara David Stacy, de la Human Rights Campaign, “Va en contra de las opiniones expertas de la comunidad médica y de la comunidad militar. Y como cada juzgado federal ha confirmado hasta la fecha: la prohibición es anticonstitucional. Continuaremos luchando y ganaremos el derecho de cada persona apta a servir al país que aman.

Fuente | Pink News

Hazte socio del Club Hazte Queer, llévate cosas exclusivas y colabora para que la web siga adelante.

A DESPELLEJARSE: