El pueblo americano que prohibió los shows de travestis da marcha atrás

  • Tras la amenaza de la ACLU de llevar al pueblo ante los tribunales, Portland decide dejar de definir los espectáculos drag como de «contenido adulto» o «orientados al sexo».

Hace unos meses te contábamos la maravillosa (no) historia de Portland, un pequeño pueblo de Tennessee en el que se estaban planteando prohibir los espectáculos con Drag Queens. ¡Ni que fuera eso Torremolinos!

Todo empezó cuando en un local del centro de la localidad (de 12,000 habitantes), el Envy Bar and Grill, decidió montar un show de drag queens con la promotora Elite Productions el 12 de agosto. Y ese show fue histórico. Y no porque las drag queens se lo curraran más que en una final del Drag Race si no porque (ojo) fue el primer show travesti en la historia del pueblo.

Sí, tú estás harta de ver travestis pero en Portland no sabían qué era eso hasta el 12 de agosto de 2017. Y luego que si tu amiga la de Cuenca es un poco provinciana.

Pues en el pueblo se lió bastante parda y aprobaron una ordenanza, la 17-59 que prohibía cualquier tipo de show de «contenido adulto» (algo que incluía a los transformistas tanto hombres como mujeres) en el distrito centro. Algo que cabreó muchísimo a las artistas porque eso les condenaba, básicamente, a actuar en los puticlubs de las afueras.

Durante las reuniones del Ayuntamiento hubo intervenciones tanto de las artistas y los promotores que defendían su trabajo y trataban de explicar que un espectáculo drag no tiene por qué tener connotaciones eróticas o sexuales (ni ser para adultos, ni tiene nada que ver con ser trans), como de los pueblerinos que decían que esas cosas hay que hacerlas en privado y que no son homófobos porque si vieran a un gay con una rueda pinchada a un lado de la carretera pararían a ayudarle.

En el Ayuntamiento le vieron las orejas al lobo cuando los dueños del bar y los promotores hablaron de la ACLU y de la clara vulneración de su derecho a la libertad de expresión que suponía esa ordenanza, así que derogaron la 17-59 para aprobar la 17-75. Que en vez de hablar de shows con «contenido adulto» hablaba de shows «orientados al sexo«. ¿Y todo bien? Pues no, porque siguieron metiendo en esa categoría a los espectáculos drag.

Así que al final la ACLU (la Unión Americana por los Derechos Civiles) acabó metida en el asunto como representante de los dueños del Envy y de los promotores de Elite Productions. Una de las abogadas de la organización envió una carta al ayuntamiento para explicarles que las dos ordenanzas les generaban «serias preocupaciones respecto al derecho a la Libertad de Expresión protegida por la Primera Enmienda» y consideraba que ambas ordenanzas eran demasiado amplias en sus definiciones lo que las convertía en carne de inconstitucionalidad.

Finalmente en Portland han decidido revisar la ordenanza y han aprobado otra (ya van tres, que nadie les diga que no se han ganado el sueldo) para definir que lo que no puede haber en el centro del pueblo son negocios orientados al sexo, entre los que han incluido la categoría «cabaret para adultos» que exime a las drags siempre que éstas no enseñen carne (aunque sea de látex).

La ACLU ha celebrado esta nueva definición porque «protege la libertad de expresión sin importar la ropa que alguien lleve puesta«. Y aunque ahora tanto el Envy Bar como Elite Productions pueden seguir organizando sus shows han avisado de que vigilaran con cuidado al Ayuntamiento no vaya a ser que un día vuelvan a montar el pollo.

Fuente | ACLU

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X