El Supremo de Kenia revisará sus leyes homófobas tras la despenalización en India

Tiempo de lectura: 2 minutos
  • El Tribunal Supremo de Kenia toma el testigo del Supremo de la India y abre la puerta a escuchar argumentos a favor y en contra de la derogación de las leyes homófobas del país.

  • El mismo Tribunal levantó la prohibición de exhibición de la película lésbica Rafiki, que se ha convertido en un éxito de taquilla y en todo un éxito de crítica internacional.


La despenalización de la homosexualidad en la India (donde te llaman la Sandokana) parece que traerá muchas más buenas noticias de las que esperábamos. Hace unas semanas el Tribunal Supremo de la India decidía derogar la sección 377 del Código Penal que penalizaba con cárcel las relaciones homosexuales; y ahora el Tribunal Supremo de Kenia abre la puerta a hacer lo mismo.

A partir del próximo 25 de octubre el Tribunal Supremo keniano escuchará argumentos a favor y en contra de la derogación de las Secciones 162 y 165 de su código penal, que también castigan la homosexualidad con penas de prisión. El hecho de que India haya derogado un artículo penal heredado del colonialismo británico hace más de 120 años ha animado al Supremo keniano a revisar sus propias leyes porque provienen exactamente del mismo sitio.

Y aunque será tremendamente complicado, hay motivos para la esperanza. La semana pasada el mismo tribunal eliminó la prohibición que el gobierno había impuesto a la película lésbica Rafiki, que no solo podrá ser presentada por Kenia como candidata al Oscar a la mejor película de habla no inglesa sino que está siendo un auténtico éxito de taquilla en el país, con algunos cines añadiendo más pases. En muchos de los pases de la película no solo se han visto ovaciones al acabar la película, si no que se han oído abucheos y risas al aparecer el logo del organismo de clasificación que prohibió la película.

Como han denunciado varios activistas LGTB+ en medios internacionales, el colectivo LGTB+ de Kenia se enfrenta hoy en día a una criminalización que puede suponer hasta 14 años de prisión para los culpables de haber practicado “actos sexuales contra el orden natural”. Esas leyes, además, implican que la población queer está totalmente desprotegida frente a los abusos, la discriminación, las agresiones, las violaciones o incluso la trata de personas.

Por su parte los detractores de que se derogen las leyes homófobas no ven con buenos ojos (obviamente) que su país se fije en otros para hacer sus leyes. Como explica Charles Kanjama, abogado de la parte homófoba de todo esto, “los tribunales kenianos están supeditados a las decisiones que tome el alto tribunal del país, pero las decisiones de juzgados extranjeros pueden ser persuasivas. No deben ser adoptadas.” Kanjama también le resta importancia al éxito de taquilla de Rafiki, asegurando que el público que va a verla no va a cambiar su forma de ver el mundo porque “forma parte del tres o cuatro por ciento de la sociedad que ya tiene una visión ambivalente sobre el tema“.

Felicitémosle: ha descubierto que cuando uno no es homófobo… no es homófobo. Claro.

Estaremos atentos a lo que ocurra en Kenia, porque si finalmente el Supremo toma la decisión de derogar esas leyes y despenalizar la homosexualidad podrían provocar un terremoto social en todo el continente africano. Que buena falta le hace.

Fuente | Pink News

 

El dueño del cortijo. Hidroboy dirige HazteQueer.com, escribe sobre muchas cosas en otros sitios y pone música en fiestas cuando le dejan.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: