El último truco de magia de Donald Trump: hacer desaparecer legalmente a las personas trans

Tiempo de lectura: 6 minutos
  • The New York Times publica un borrador de reforma del Título IX de la Ley de Derechos Civiles propuesto por la administración Trump que define el sexo como algo marcado por los genitales al nacer, lo que borra del mapa la existencia de las personas trans e intersexo.

  • A pesar de las protestas de colectivos, organizaciones y figuras públicas; Trump defiende la reforma y su equipo trata de culpar a Obama.

  • Que vuelvan los maricas de derechas que hace un par de años decían que Hillary era peor, que les aplaudo. En la cara.


Hablar de Donald Trump en esta web siempre, siempre, siempre es sinónimo de malas noticias para el colectivo LGTB+. Aunque más bien hay que hablar de la Administración Trump; porque él pone el nombre pero cada vez está más claro que realmente no hace nada (ni siquiera cierra sus propios paraguas) y es el pelele de un partido republicano virado hacia la extrema derecha que aprovecha para hacer todo lo que no han podido hacer en los últimos años.

Es decir: que el 1% siga ganando mucha pasta a base de joder al otro 99%, y si de paso les quitas algunos derechos civiles que van en contra de la moral cristiana pues mejor.

Hace tiempo te explicábamos que una de las primeras medidas que la Administración Trump llevó a cabo en cuanto llegaron a la Casa Blanca fue derogar la orden dada por Obama de incluir la discriminación en base a la identidad de género dentro del Título IX de la Ley de Derechos Civiles estadounidenses. Ese apartado, que protege frente a la discriminación sexual, fue ampliado por los demócratas para incluir también a las personas trans y así proteger especialmente a los alumnos y alumnas de centros públicos estadounidenses a la hora de usar un lavabo (entre otras muchas cosas). Protección que los republicanos ya se han encargado de mandar a tomar por saco, anunciando que no atenderán más denuncias por transfobia en baños de institutos públicos.

Que ya sabes cómo se ponen los republicanos cuando les hablas de personas trans y lavabos:

Un republicano cabreado porque ha visto a una mujer trans entrar al baño justo después de ir él a empolvarse la nariz.

Hace una semana The New York Times publicó un borrador de reforma del Título IX redactado por el Departamento de Salud (y que tendría que ser adoptado por el resto del poderes del estado) en el que, básicamente, se quiere eliminar legalmente la existencia de las personas trans definiendo le sexo como “la condición de una persona como hombre o mujer en base a rasgos biológicos inmutables identificables por o antes del nacimiento“. Es decir: que solo existen dos sexos (hombre y mujer) y se determina al nacer. Por lo tanto no existen las personas trans ni las personas intersexo. Y si esas personas no existen entonces tampoco se las puede discriminar. “¡Mira qué fácil era callar a los ofendiditos!“, exclama ahora Pérez Reverte.

Lo escandaloso del tema no es solo eso, es que en el borrador se insiste en que el género y el sexo se determinan “sobre una base biológica clara, fundamentada en la ciencia, objetiva y administrable. Ya sabemos que cuando la derecha cristiana habla de “ciencia objetiva y administrable” se refieren, básicamente, a hacer caso únicamente al pequeño porcentaje de “expertos” que les dan la razón aunque sea llevándole la contraria al resto de la comunidad científica. ¿Que toda la comunidad científica está de acuerdo en que las personas trans no están enfermas y, evidentemente, existen? Pues ellos encuentran a un genetista (al que probablemente pagan una pasta) que dice que no. ¿Que todo el planeta se calienta y se enfría de la noche a la mañana porque nos lo hemos cargado entre todos? Pues buscan al primo de Rajoy, que dice que el cambio climático no existe.

Y así, negando la evidencia científica y basando sus razonamientos en puras opiniones y prejuicios y salpicando su discurso con frases populistas que buscan un enemigo común externo, va la extrema derecha y gana las elecciones.

La intención de Trump de hacer que todo lo no cis y no heterosexual desaparezca del mapa legal y administrativo ha provocado una oleada de críticas en Estados Unidos. Las organizaciones LGTB+ y en favor de los derechos humanos han puesto el grito en el cielo. Desde el Centro Nacional por la Igualdad Transgénero han denunciado esta reforma como “un ataque sin corazón” a las personas trans y sus derechos y recuerdan que no piensan irse a ninguna parte y han convocado varias manifestaciones de protesta.

Para Sarah Warbelow, directora de la Human Rights Campaign, esto no es más que otra muestra de la transfobia galopante de Trump y su equipo: “Cada vez que la administración ha tenido la oportunidad, han optado por dar la espalda al colectivo trans“.

El pasado domingo 28 de octubre, durante la celebración de un partido de baseball entre los Boston Red Sox y Los Angeles Dodgers, en el estadio de los últimos en Los Ángeles, el grupo de activistas TransLatin@ Coalition (una organización de Los Ángeles que trabaja por los derechos y la igualdad de la comunidad trans latina) desplegó una gigantesca pancarta en la que se leía el mensaje “Las personas trans merecen vivir“.

En el mundo del show business tampoco se han quedado callados. El Dr. Phil, un psicólogo convertido en presentador de talk shows muy popular en Estados Unidos, mandó un mensaje muy claro a Trump durante una entrevista en televisión: “Es la cima de la arrogancia. ¿Dónde te han dicho que puedes redefinir algo y hacer que deje de existir? Piensas ‘voy a cambiar el mundo, voy a sacar esa palabra del diccionario’, ¿y esa gente deja de existir? Bésame el culo. ¡No puedes hacer eso!

Otra que no se ha quedado callada ha sido Cher, que se preguntó en Twitter si ahora que su hijo Chaz dejará de existir a ojos de la administración Trump también lo van a mandar a una jaula en un campo de concentración a compartir espacio con los niños latinos secuestrados por el gobierno.

Y como a veces a mí no me hacéis caso cuando os digo estas cosas, a ver si a ella sí os la tomáis en serio:

Cuidado, amigos LGTB. No estarán contentos hasta que desaparezcáis. Puede pareceros que soy alarmista, pero esto se veía venir desde que la bajada por las escaleras mecánicas [cuando Trump anunció que se presentaba a las elecciones). Quiere borrar de la faz de la tierra todo lo que hizo el presidente Obama. Os lo suplico. Votad como si vuestra vida dependiera de ello. Porque es así.

¿Y qué dicen desde la Administración Trump? Pues, básicamente, que les importa todo un bledo, querida. Desde el Departamento de Salud han intentado calmar los ánimos (buena suerte con eso) asegurando que se trata de un borrador y que no van a comentarlo… Pero por supuesto no han perdido la oportunidad de intentar echarle la culpa a Obama. Según Caitlin B. Oakley, portavoz del Departamento, el problema es que la administración Obama propuso una definición demasiado genérica del término “sexo” y eso llevó a los tribunales federales a corregir la intención de los demócratas respecto al Título IX. “El tribunal dictaminó que la regulación de la administración Obama se extralimitaba y era inconsistente con el texto del Título IX redactado en 1972 que prohíbe la discriminación en base al sexo. Esa sentencia sigue en vigor y el Departamento de Salud está obligado a acatarla mientras revisamos este tema“, aseguró Oakley, que añadió que su equipo se compromete a “aplicar vigorosamente todas las leyes escritas y aprobadas en el Congreso que prohíben la discriminación en el sistema de salud en base a la raza, color, religión, origen nacional, sexo, edad y discapacidad“.

Ni una mención al género ni a la orientación sexual. Por si no te queda claro la panda de catetos LGTBfóbicos que dirigen Estados Unidos (y medio mundo) ahora mismo.

Pues te jodes, Donald.

Por su parte el presidente… Mira, Trump ha intentado hablar pero no ha dicho nada con sentido. Dos días después de la publicación del borrador en The New York Times la prensa preguntó a Trump si eso significaba que iba a incumplir su promesa electoral de proteger a todos las personas trans del país y respondió: “Estamos mirándolo. Tenemos muchos conceptos diferentes ahora mismo. Están pasando muchas cosas respecto a los transgénero ahora mismo. Lo sabes tú tan bien como lo sé yo, y lo estamos analizando muy seriamente“. Oye, eso de “esto lo sé yo, lo sabes tú y lo sabe todo el mundo“… ¿no es una frase muy parecida a la coletilla que usa constantemente cierto político español cada vez que intenta defender una mentira?

Cuando otro periodista le dijo a Trump que la comunidad trans aseguraba que el presidente los había abandonado, Trump respondió: “¿Sabes lo que estoy haciendo? Estoy protegiendo a todo el mundo. Quiero proteger a nuestro país.

Gran trabajo, Donald.

Fuente | Dos ManzanasPink News

El dueño del cortijo. Hidroboy dirige HazteQueer.com, escribe sobre muchas cosas en otros sitios y pone música en fiestas cuando le dejan.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: