El voto postal australiano dispara las consultas a teléfonos de ayuda LGTB

  • Con el voto postal sobre el matrimonio igualitario a punto de celebrarse, las organizaciones avisan de que la juventud LGTB está sufriendo más que antes y buscan mucha más ayuda y consejo.

Mañana es el día. El martes 12 de septiembre los australianos están llamados a votar por correo en una especie de macroencuesta/referéndum sobre el matrimonio igualitario en el país. El movimiento, una estrategia del Primer Ministro Malcol Turnbull para dar la impresión de que hace algo por aprobar algo que no quiere aprobar, ha sido criticado por toda la oposición, los colectivos LGTB y gran parte de la sociedad australiana que cree que la ley del matrimonio igualitario se ha de aprobar con un voto en el parlamento. Que para eso les pagan.

Pero una de las peores consecuencias de este voto no es sólo el hecho de que la mayoría vote sobre los derechos de la minoría (lo que suele traer resultados catastróficos) sino la enorme campaña de odio que se ha vertido en las últimas semanas sobre el colectivo LGTB por parte de los grupos homófobos; que han visto cómo pueden decir literalmente lo que les dé la gana porque la campaña en el voto postal no está regida por las mismas normas que una campaña electoral.

Imagen de un póster aparecido en varias ciudades australianas que acusa a las parejas homosexuales de abusar y maltratar a sus hijos.

La oposición y los grupos LGTB ya avisaron de que esa campaña iba a tener un efecto muy negativo sobre la juventud y las familias del arcoiris en el país, y así está siendo. Según el servicio de ayuda a jóvenes LGTBI Twenty10, basado en Sydney, desde que se anunció el voto por correo las llamadas buscando ayuda y consejo han aumentado en un 20%, y la mayoría (por no decir todas) hacen referencia al voto postal. Como explica una de las trabajadoras de la organización, Amy Harper, «Creo que no he tenido una sola interacción con alguna persona joven que no mencionara el plebiscito.»

Twenty10 fue una de las organizaciones que denunció el efecto negativo que la campaña del voto postal iba a tener entre la comunidad, especialmente entre los jóvenes. Como explica otro consejero de la entidad, Jacob McDonald, «los jóvenes con los que trabajamos a menudo tienen experiencias traumáticas, de abusos, rechazo y discriminación. Corren un riesgo muy específico de sufrir ansiedad, depresión o de suicidarse y hay una preocupación muy real de que este debate aumente ese riesgo.» Y es que según una de los últimas encuestas sobre el tema publicados en el país un 41% de los jóvenes LGTB australianos ha pensado en autolesionarse o suicidarse, mientras que un 33% se autolesionó y un 16% intentó quitarse la vida.

McDonald ve clara la relación entre el voto postal y ese empeoramiento de la situación: «La mitad de las conversaciones que he tenido con los jóvenes que acuden personalmente a nosotros ha sido sobre el voto postal. Nos hablan de su enfado y su frustración por todo este proceso y sobre cómo temen que la situación sólo vaya a peor. Hubo una persona joven que sufría ansiedad por cómo iba a desarrollarse el debate.»

Imagen del centro de ayuda a la comunidad LGTB que Twenty10 tiene en Sydney

Pero no sólo los jóvenes LGTB han aumentado sus contactos con estos servicios de ayuda a raíz del voto postal: los padres y los consejeros escolares preocupados por el efecto negativo que este debate tiene sobre los jóvenes también han buscado ayuda para, valga la redundancia, ayudar a esos jóvenes. Josephine Anderson, profesora asociada del Instituto Black Dog, ha explicado que: «Los jóvenes LGTB tienen una tasa de problemas de salud mental y de suicido mayor que la de sus compañeros heterosexuales, y el motivo de esa diferencia es la discriminación y el prejuicio contra ellos. Y cuando hay una publicidad adicional y un debate, esas personas jóvenes se vuelven aún más conscientes de sus diferencias.» Anderson, además, avisa de que los comentarios en redes sociales pueden ser aún más dañinos porque «a menudo son anónimos«.

Desde Twenty10, eso sí, mantienen un mensaje de esperanza. «Nuestras comunidades son resilientes y han lidiado en el pasado con otros desafíos legales. Sabemos que somos fuertes, pero también sabemos que el próximo par de meses serán duros. Twenty10 seguirá apoyando a nuestras comunidades a través de estos momentos complicados.»

Fuente | Gay Star News

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X