EstoyBailando.com ahora es HAZTEQUEER.COM

Tiempo de lectura: 7 minutos

Lo reconozco: nos ha salido mal.

Seguramente ya te has dado cuenta (y si no, ya te vale) de que le hemos cambiado el nombre a la web. Se acabó Estoy Bailando. Ahora somos HazteQueer.com. Y mira, no lo vamos a negar: es un nombre que nos encanta.

Te digo que nos ha salido mal porque llevamos mucho tiempo dándole vueltas a esto y la idea era hacerlo más adelante, con la calma, poco a poco, con sus cositas en redes para crear expectativa… Pero al final lo hicimos todo ayer por la tarde casi con nocturnidad y alevosía por dos motivos: que nos moríamos de ganas de cambiarlo y que cuando fuimos a nuestro hosting a preguntar debieron confundir el “¿cómo lo hacemos?” por un “¡Hacedlo ya, cojones!“, se vinieron arriba y nos lo metieron de golpe y sin dolor. La bata de cola El nuevo dominio.

La buena noticia es que la transición ha sido tan fluida que, salvo 5 minutos que redirigieron la web a una página de películas y programas más viejos que la puerta del Delirio, nadie ha sufrido por ella. Y sí, eso también incluye los mails. Todo lo que nos mandéis a las antiguas direcciones de la web nos llegará a las nuevas, no os preocupéis. Que cambiamos el nombre pero no borramos EstoyBailando.com de la faz de la tierra. Algo haremos con ella.

O no.

Pero ya que estamos hablando de mails, voy a explicaros los motivos por los que hemos cambiado el nombre de la web. El primero, y bastante importante, es que estamos cansados de que nos confundan con una web de música. Y la culpa es nuestra. Cada día recibimos decenas de notas de prensa de festivales, grupos y artistas (españoles y latinoamericanos) que nos informan del lanzamiento de su último single de flamenco-rock con toques de gaita; y es algo que nos parece maravilloso pero es que no somos un medio musical.

RECREACIÓN: Nosotros cuando nos llega un mail avisándonos de que en Calasparra del Duero montan un festival de músicas del mundo.

Estoy Bailando” es el nombre que le puse a mi blog personal hace muchísimos años y cuando lo convertí en web se quedó con él. El problema, y si nos lees desde hace años te habrás dado cuenta, es que al principio éramos una web muchísimo más centrada en la cultura pop y el cachondeo petardo (¡si hasta íbamos a Orgullos y Prides a grabar vídeos y entrevistar a Locomía!) y ese nombre quedaba maravilloso. Pero conforme la línea editorial empezó a virar hacia lo que somos ahora (unas cuantas maricas de izquierdas cabreadas constantemente y tocando los huevos temas que webs como ésta ni mencionan) pues ya no tenía tanto sentido ni era tan maravilloso. Si me dieran un euro por cada vez que he dicho que la web se llama “Estoy Bailando” y me han respondido con un “Ah, ¿es de música?” no habría montado un Patreon para buscar mecenas y poder vivir de este curro.

Por cierto.

Aprovecho para recordaros que, si os gusta el trabajo que hacemos en la web, podéis ayudarnos a que nos/me podamos/pueda dedicar a ella a tiempo completo y actualizar más y meter más temáticas y crecer y dominar el mundo. Para ello podéis haceros mecenas de la web, desde 1€ al mes, a través de nuestro Patreon. También podéis hacer una donación (de entre 1 y 70 millones de euros) y cuando os la cobren ya os dais de baja.

Lo que sea, pero que por muy poquito podéis ayudarnos a seguir y como compensación os ofreceremos contenido exclusivo y muchas cosas más que, por ahora, no os puedo contar. Porque para poder hacer esas cosas teníamos que cambiar el nombre de la web (hala, otro motivo).

El segundo (o tercero, me he perdido ya) motivo por el que decidimos cambiar el nombre de la web es una pura cuestión de marketing digital. Durante todos estos años hemos hecho lo posible por monetizar la web. Y no ha sido nada fácil. Aunque hemos mantenido un nivel de visitas considerable y ha habido épocas en que no podíamos tener más publicidad, el beneficio no compensaba. Uno de los grandes problemas era conseguir anunciantes para nuestro público, pero al ser una web que toca temas tan escandalosos para el mundo hetero como la PrEP, los derechos LGTB+, la homofobia, el sexo anal, las mamadas y los penes… Pues cuesta. Google, por ejemplo, no nos puede ni ver.  Otro de los grandes problemas era, directamente, el nombre. Tener un nombre que deje claro qué web eres es importante, pero tener un nombre que incluya una palabra clave para buscadores lo es aún más.

Aunque me consta que más de un antiguo colaborador se fue enfadado porque aquí se hace lo que yo diga (lógico, por algo la web es mía y soy el que manda), tuvimos una conversación entre todos los miembros (todos los colaboradores, no nos sacamos el rabo para hablar con ellos) sobre qué nombre elegir. Queríamos un nombre que representara lo que somos y que dejara claro a quién está dirigida la web. No queríamos usar la palabra “gay” porque aunque ahora mismo los redactores seamos gais intentamos hablar y dar visibilidad a todo el colectivo. No podíamos usar LGTB porque en otros países se dice LGBT y porque a ver, como siglas les hemos cogido cariño pero como keyword es una mierda.

Durante un rato valoramos seriamente la idea de convertir la web en una parodia (a nivel de diseño) de un periódico generalista y llamarlo ElMaricón.com. Pero ese nombre nos podía traer más de un quebradero de cabeza cuando nos topáramos con un hetero especialito (como todos los que trabajan en Facebook) y decidimos registrar el dominio (¡JA!) pero no usarlo. Por ahora…

Y de repente pensamos en QUEER. Es cierto que actualmente la palabra “queer” se usa sobre todo para referirse a personas de géneros no binarios y que rechazan la asimilación heteronormativa (¿ves lo que te decía del cambio de línea editorial? cuando empezamos ni siquiera sabíamos escribir heteropatriarcado) y se está dejando de utilizar como palabra que engloba a todo el colectivo LGTBQWERTY. Pero siempre que sale el debate sobre si tenemos muchas o pocas siglas en la redacción llegamos a la misma conclusión: QUEER nos representa.

Teniendo clara esa palabra, empezamos a inventarnos cosas y en mitad del brainstorming apareció:

Y nos encantó. Porque nos representa, porque es pegadizo, porque le pega total a lo que somos… Y bueno, la coña con el nombre.

Cierto es que desde que publicamos el cambio de nombre nos habéis señalado que ya había otros proyectos (blogs y páginas de FB) con este nombre o alguno parecido. Pero os puedo prometer que no conocíamos su existencia. No tenemos intención de robarle nada a nadie.

Porque justamente (ahí va el último movito) eso es lo que nos ha pasado a nosotros.

¿Os acordáis de aquel chico tan simpático que se puso a plagiarnos artículos (a nosotros y a todas las webs LGTB+ que escribían en castellano) para aquella cosa extraña que era Actualnet/Revista Zero? Sí, David Torres Andreu. Pues por lo visto David debe estar en un sitio en el que se aburría mucho y justo cuando nosotros empezábamos a poner las cosas en orden para poder hacer todo eso que te he dicho que queremos hacer con nuestros mecenas… Descubrimos que nos había “robado” la marca.

Y no solo a nosotros. En una rápida comprobación pudimos ver que había comenzado el proceso de registro a su nombre de un montón de páginas web (algunas muchísimo más grandes e influyentes que nosotros) que no habían registrado el nombre. Al descubrirlo avisamos a todos los webmasters que pudimos y comenzamos un proceso de oposición a ese registro en el que tuvimos que meter de por medio a un abogado (abogado soltero, guapísimo, un partidazo) y que no sirvió de nada porque a pesar de haber acreditado con muchísima documentación la trayectoria de la web en estos 6 años, el reconocimiento de la marca por parte de la comunidad y hasta por parte de medios de comunicación importantísimos… Nos dijeron que nanai. Que si queríamos la marca teníamos que ir a juicio.

Mariconsejo: si alguna vez te pasa eso, no pierdas el tiempo ni el dinero en oposiciones de registro. Te las piden, te cobran las tasas pertinentes y al final te dicen que no entran a valorar cosas como que la marca te la haya registrado una persona que acumula cientos de denuncias por estafa y cuya mala fe puedes acreditar con un par de e-mails. Que eso lo decide un juez.

Anyway. Que sí, que deberíamos haberlo registrado hace muchísimo tiempo; fallo nuestro. Pero tampoco es un drama ¿eh? La tocada de pelotas nos sirvió para decidirnos a dar el paso que llevábamos tiempo queriendo dar… y hacerlo bien. Hola David. Ni lo intentes. Ya tenemos registrada esta marca. De nada.

Así que ya sabéis: a partir de ahora Estoybailando.com es HAZTEQUEER.COM. Si se la enseñas a un amigo hetero ten cuidado, que hemos comprobado que leen “Hazte Querer“. Salvo en Facebook (que responden a las explicaciones con la misma empatía y comprensión que un funcionario español) nos podrás encontrar con nuestro nuevo nombre.

Y básicamente vamos a seguir siendo la misma web de siempre (aunque nos apetece volver a reírnos un poco más de todo y no cabrearnos tanto) pero con un nombre nuevo, un Patreon para que con vuestra ayuda podamos seguir adelante con la total libertad de publicar lo que queramos y con muchas ganas de hacer todo lo que queremos hacer.

A ver si no nos matamos.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: