FELGTB defiende la Ley LGTBI: «Compararla con la Ley mordaza nos ofende y nos duele»

  • FELGTB emite un comunicado explicando el punto más polémico de la Ley LGTBI registrada por Unidos Podemos en el Congreso.
  • «La comparación de este proyecto de ley con la denominada ‘ley mordaza’ carece de cualquier sentido y nos ofende y nos duele terriblemente.»

Hace unos días la FELGTB presentó, gracias al grupo Unidos Podemos, una propuesta de Ley LGTBI en el Congreso de los Diputados. La Ley es muy similar a la que ya está aprobada en 11 comunidades autónomas y se presentó con la intención de que los grupos parlamentarios la debatieran y negociaran las modificaciones necesarias para que fuera aprobada.

El proyecto incluye una larga lista de reivindicaciones entre las que destacan el derecho a la autodeterminación de género de las personas trans, el acompañamiento integral de las víctimas de delitos de odio LGTBfóbico o la creación de un Museo de Memoria Histórica LGTBI. Pero el artículo que más polvareda ha levantado es el que se refiere a la creación de un régimen de sanciones administrativas. Muchos han entendido esas sanciones como un ataque a la «libertad de expresión» y han decidido hablar únicamente de ese punto de la ley, convirtiendo la totalidad del texto en una «ley mordaza» de Podemos. Los que hacen eso no sólo ignoran -porque les da la gana- que se trata de un proyecto abierto, debatible y modificable; sino que también ignoran que es sólo un punto de todos los que incluye la ley.

Pero es que si dicen que es sólo un trozo y que además se puede modificar no pueden montar el drama porque ¡oh Dios mío, qué frágil es el heteropatriarcado y qué amenazado está!

Desde la FELGTB han emitido un comunicado para aclarar la situación (que no haría falta aclarar si no hubiera unos cuantos con ganas de enredar la situación) y han dejado claro que «la comparación de este proyecto de ley con la denominada ‘ley mordaza’ carece de cualquier sentido y nos ofende y nos duele terriblemente. Si hay un colectivo que conoce el valor de la libertad de expresión, es el colectivo LGTBI, que no solo ha visto su voz cercenada durante siglos, sino que sigue viendo limitada de manera reiterada su posibilidad de visibilizarse en muchos ámbitos y en la mayor parte de países del mundo«.

Para explicar el punto concreto de la ley que tanto preocupa al heteropatriarcado, la FELGTB recuerda en su comunicado que la LGTBIfobia es «un problema social y humanitario de primer orden que es necesario combatir en su doble vertiente de discriminación y de actitudes de odio o de violencia contra las personas LGTBI«. El problema, claro está, es que hay un gran sector de la sociedad que aún no ha entendido que LA LGTBIFOBIA NO ES UNA OPINIÓN. La LGTBIFOBIA es un ataque a los derechos fundamentales «tales como el derecho a la dignidad, a la integridad física y moral, etc.»

Así la FELGTB explica que igual que es necesario combatir las agresiones físicas y verbales, también existen conductas (por hechos o palabras) que son ilícitas y deben ser sancionadas y señala que es evidente que las herramientas que actualmente tiene el Estado de Derecho «no han funcionado» puesto que la LGTBIfobia «está lejos de remitir«. Es por eso que el proyecto de Ley LGTBI se basa «en el principio de mínima intervención penal«. ¿Y qué quiere decir con esto? Pues que aunque el derecho penal «puede ser eficaz para actuar en el campo de los delitos de injurias, agresiones, amenazas…» no es efectivo en el ámbito de los discursos de odio contra un colectivo «que el pensamiento y el orden social tradicional ha marginado, perseguido o sometido a una posición de desigualdad o sometimiento (mujeres, personas LGTBI, personas gitanas, etc.)»

Dando por hecho que todos estamos de acuerdo en que el Estado de Derecho ha de luchar contra esas discriminaciones, estaremos también de acuerdo en que el Estado de Derecho ha de tener las herramientas necesarias para ello. Y ahí es donde entran las ya famosas sanciones administrativas, un Derecho Sancionador Administrativo que combata esa desigualdad y esa discriminación como ya se hace, por ejemplo, en el caso de discriminación machista según la Ley de Igualdad del País Vasco o en las leyes LGTBI «que ya están en vigor en 11 comunidades autónomas«.

Esto es importante recordárselo a los que dicen que la propuesta de la FELGTB es inconstitucional. Que digo yo (que no soy juez del Constitucional) que si lo fuera alguien se habría dado cuenta, que 11 parlamentos autonómicos están haciéndolo -con leyes aprobadas por partidos de todos los colores políticios-.

Para la FELGTB (y para todos) es preferible que esas conductas discriminatorias sean sancionadas en el ámbigo jurisdiccional. Por eso la propia ley recoge la necesidad de dotar de más medios a las fiscalías (y crear fiscalías especializadas en delitos de odio) y a los tribunales. Pero además recuerdan que al tratarse de un proceso administrativo todas las sanciones pueden recurrirse y por lo tanto ser «susceptibles al control judicial«. Como explicaban también desde Podemos y está recogido en la propia ley, la sanción no la decidiría un funcionario cualquiera porque algo le parezca ofensivo, sino que se aplicarían sobre hechos probados por un juez. De hecho la ley (que nadie se ha leído pero los cuñados resulta que se la conocen de pé a pá, dice tal que así: «De no haberse estimado la existencia de ilícito penal, o en el caso de haberse dictado resolución de otro tipo que ponga fin al procedimiento penal, la Administración continuará el expediente sancionador en base a los hechos que los Tribunales hayan considerado probados

 

Lo más importante, eso sí, es recordar que el texto se trata de una propuesta de ley y es, evidentemente, «susceptible de enmiendas durante el periodo de su tramitación«. «FELGTB seguirá abierta, como lo ha estado hasta ahora, a todas las aportaciones que enriquezcan el texto sin restar en derechos«. Es por eso que desde la Federación demandan a la sociedad y a las fuerzas políticas «un debate sosegado y tranquilo» que se aleje de enfrentamientos partidistas «que en ningún caso van a favorecer a los derechos fundamentales del colectivo LGTBI«.

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X