Futuroa Sarao Drag: La fiesta LGTBIQ+ definitiva de Barcelona

En un ambiente nocturno barcelonés donde solo la G de LGTBIQ+ se ve ampliamente representada, Futuroa Sarao Drag emerge con determinación con total autenticidad e inclusividad


A mí me vais a perdonar, pero es que solo hace un año que me he mudado al centro de Barcelona, y aún me quedan por descubrir mogollón de cosas. Y una de ellas es el Sarao Drag, un jaleo pardo que se montan loas chicoas* de Futuroa en el Apolo y que me ha robado fuerte el corazón. *léase -oa como su forma particular de utilizar el género neutro

El caso es que he llegado SIETE ediciones tarde a esta maravilla, pero chica, como le dijimos a Ricky Martin en su día, más vale tarde que nunca. Y bendito el momento en el que llegué tarde al Sarao Drag consolidándose en la sala grande de Apolo, porque menudo ambientazo.

¿Que quiénes son Futuroa? ¿Y qué narices es su Sarao Drag? Yo os explico: Futuroa es una productora audiovisual y organizadora de eventos de siete personas de corte queer y feminista, siendo Sarao Drag su creación con más éxito. El sarao es, básicamente, una drag race inspirada en la madre de todas las drag race (la de RuPaul, duh!), una influencia que elloas reconocen sin ningún tipo de problema, huyendo fuerte a su vez en la dirección opuesta de los convencionalismos de este tipo de shows: en este concurso vas a poder participar sin importar tu género, orientación sexual ni procedencia. Todo el mundo es bienvenido, y es este ambiente de inclusividad total lo que hace de esta fiesta de periodicidad aleatoria un evento tan especial… y si participas y ya encima ganas, pues mejor que mejor, cariño.

Yo tengo que reconocer que fui sin esperarme gran cosa. Hace ya un tiempo importante que la escena nocturna LGTBI de Barcelona me aburre más que una relación monógama, y me he vuelto un pesimista anodino de pacotilla. Entré en la sala esperándome un Que trabaje Rita underground, con eso os lo digo todo, pero por fortuna las personas bonitas de Futuroa me tenían reservada una gratísima sorpresa.

La tarde del 14 de septiembre fue la primera vez que Futuroa organizaba su Sarao Drag en la sala 1 del Apolo, es decir, la que tiene más capacidad de todas. En sus anteriores seis ediciones lo petaron en las salas más pequeñas, lo suficiente como para que confiarles una de las salas más emblemáticas de Barcelona. Y el lleno fue importante.

No sé cuánta gente de la allí presente estaba allí por primera vez como lo estaba yo, ni si sintieron las mismas cosas que sentí yo. Durante poco más de cuatro horas aproximadamente, Futuroa ofreció la drag race más espontánea y auténtica que personalmente haya visto sobre un escenario (y habré visto unas cuantas).

Una de las concursantes de la 7ª edición de Futuroa Sarao Drag

Por el escenario de esta séptima edición desfiló Hermione Granger, una skinhead prima hermana de Joe Calderone con el pecho bien vendado y de una masculinidad aplastante, un poeta ataviado en cadenas y falda, varios extraterrestres andróginos y otras tantas divas del drag más convencional, del travestismo más cutre (en el buen sentido) y del vogue de todas las épocas. Y absolutamente todos ellos, público incluido, es un participante tanto del show como del concurso.

Antes de empezar, siempre se lee un protocolo en el cual se deja cristalino que en “dicho espacio no se aceptarán comportamientos machistas, homófobos, lesbófobos, tránsfobos, plumófobos, bífobos, discáfobos, gordófobos, putófobos, racistas, clasistas, edadistas, misóginos”, como tampoco “ningún tipo de agresión dirigida a cualquier persona o colectivo”, ya que “una agresión se da cuando una persona se siente agredida y es corresponsabilidad de todes hacer frente a las agresiones”. Y doy fe de que ese protocolo se respeta por parte de la organización de forma impecable, interrumpiendo la gala si es necesario para dar voz a cualquier asistente que se sienta violentado por alguna actitud agresiva.

La lectura del PROTOCOLO de Futuroa Sarao Drag (en catalán)

Y entre actuaciones a cada cual más maravillosa, centenares de pelucas, vestidos hechos a mano y de Inditex, pero sobre todo de toneladas de purpurina de todos los colores, me sentí como si estuviera no solo como en un capítulo de Pose, sino también como si estuviera en mi propia casa, bien acompañado de hermanoas y compañeroas. Entendí enseguida que Sarao Drag no solo es la fiesta (o show) revelación de los últimos años en la escena LGTBI barcelonesa, sino que es la fiesta LGTBIQ+ definitiva de Barcelona. Así, con todas las siglas.

Porque si hay una característica relevante en Futuroa Sarao Drag es que representa a todas esas siglas, proporcionando a sus miembros un espacio seguro en el que ser y estar con total y absoluta libertad, que emerge con determinación en un ambiente en el que, lamentablemente, solo la G logra una visibilidad mayoritaria.

El maravilloso staff de Futuroa

Enseguida entendí eso, rodeado de hermanoas y compañeroas sin miedo y sin complejos, llorando emocionado como si acababa de ver el último chantaje emocional de Pixar. La realidad de la calle ya nos golpearía al salir, pero al menos saldríamos con el cuádruple de fuerza y orgullo que a la hora de entrar, dispuestas a gritarle al mundo que, como diría la gran Azabel, preferimos morir entaconadas que hacerlo en bambas.

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

X