Indonesia eleva la represión y persecución contra el colectivo LGTB

  • Aunque ser homosexual en Indonesia sólo es ilegal en la provincia Aceh, la tercera democracia más grande del mundo lleva meses recrudeciendo su persecución al colectivo LGTB+
  • Las detenciones en masa de hombres gais por todo el país bajo el pretexto de una ley contra la pornografía han llevado a las ONG a pedir que la comunidad internacional tome cartas en el asunto.
  • El gobierno de Indonesia no parece querer corregir la situación. Su última idea es censurar el contenido televisivo que incluya personajes LGTB+

La situación del colectivo LGTB+ en Indonesia es, cada día que pasa, más preocupante. Aunque el país, de mayoría musulmana, nunca ha sido un remanso de paz ni un paraíso para la comunidad lo cierto es que en los últimos meses la persecución a la que se somete a los ciudadanos en base a su orientación sexual o su identidad de género empieza a recrudecerse.

Hace un mes, por ejemplo, doce mujeres que compartían una casa Java Occidental (la provincia más poblada del país) fueron desahuciadas de su casa sin ninguna justificación legal. Las mujeres, apoyadas por la Human Rights Watch, denunciaron que las autoridades les dieron tres días para abandonar la casa después de que varios vecinos (en realidad fueron líderes religiosos y un grupo de juventud islámica) denunciaran que el hecho de que tantas mujeres compartieran casa era «poco femenino» y además iba «contra las enseñanzas del Islam«. «Lo más ofensivo sobre este incidente» explicaron desde la HRC «es que la policía y los agentes gubernamentales se saltaron el derecho a la privacidad y la propia ley para tratar de apaciguar la intolerancia de unos pocos vecinos.»

La orientación sexual de las mujeres no sólo no se confirmó sino que además era irrelevante, pero un vecino explicó que no era aceptable porque «algunas llevan el pelo corto, actúan como hombres. Otras llevan el pelo largo y actúan como mujeres. Va contra la sharia. Es obsceno.»

Este tipo de manifestaciones homófobas cada vez son más habituales

Desde que hace poco más de un año el gobierno central concediera a las provincias de Aceh y de Sumatra Meridional el derecho a aplicar la ley islámica en su territorio la persecución al colectivo no ha hecho más que acentuarse. Y aunque salvo en Aceh la homosexualidad no es ilegal, el gobierno del país ha tomado una deriva de criminalización que acabará por estallar. Indonesia es la tercera democracia más grande del mundo, pero también es el país con mayor número de población musulmana.

Es por eso que desde hace meses hemos ido viendo cómo las noticias de detenciones de grupos de hombres por sospecharse que son homosexuales se han ido sucediendo cada cierto tiempo, y bajo los pretextos más absurdos. En mayo de este año vimos cómo la policía detenía a 141 hombres en una «fiesta sexual» acusados de quebrantar las leyes anti-pornografía del país. Unas semanas antes habían sido detenidas 8 personas en una fiesta (no sexual) gay y los promotores se enfrentan a 15 años de prisión. La última fue ayer mismo, cuando la policía de Jakarta detuvo a 58 hombres en una sauna gay de la ciudad acusados de tener pornografía y de prostituirse.

En la redada llevado a cabo ayer además de los 58 hombres indonesios se detuvo a cuatro chinos, un singapurense, un tailandés, un malayo y un holandés; aunque no se presentarán cargos contra ninguno de ellos. El portavoz de la policía de Jakarta, Argo Yuwono, ha declarado tras el arresto que «LGTB es claramente entre hombre y hombre o relaciones del mismo sexo. Es prostitución masculina.» Esas declaraciones han llevado de nuevo a la Human Rights Watch a denunciar al persecución que sufre la comunidad en el país y han vuelto a pedir que la comunidad internacional presione al gobierno indonesio para que cese la persecución.

(Foto: AFP)

Pero el gobierno no parece estar por la labor de respetar los derechos humanos. Aunque de vez en cuando parecen dar algún paso en la dirección adecuada (como cuando el Fiscal General ordenó retirar una oferta de empleo que discriminaba a personas LGTB) y aunque el presidente del país, Joko Widodo, dijo que la policía debía proteger al colectivo de la discriminación; lo cierto es que las autoridades siguen inmersas en su debacle homófoba, en parte por su inutilidad a la hora de contener un islamismo cada vez más radical. Tras el escándalo que supusieron las imágenes de varios hombres gais siendo azotados en público tras ser detenidos por homosexuales en la provincia de Aceh, el gobierno anunció que trasladaría las ejecuciones de sentencias a lugares más discretos.

Y ahora, por si todo esto fuera poco, se han propuesto que ningún canal de televisión pueda emitir series, películas o programas en los que aparezcan representados personajes homosexuales. El parlamento indonesio acaba de dar luz verde a una ley que creará un equipo censor que visionará todo el contenido que se quiera emitir en el país para prohibir aquellas obras en las que aparezcan personajes LGTB+.

Aunque los grupos LGTB+ han denunciado esta legislación y la consideran un abuso de autoridad, políticos de todos los partidos han salido a defenderla. Algunos creen que hay que evitar la representación del comportamiento LGTB+ en televisión porque va contra su cultura y otros para evitar que «arruine la moralidad» de las generaciones más jóvenes. Hanafi Rais, del Partido del Mandato Nacional, llegó a declarar a la prensa que «Seguro que hay formas mucho más creativas de entretener a la gente que mostrar comportamientos LGTB.»

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

X