La agresora homófoba de Filadelfia ahora dice que actuó en defensa propia

  • Kathryn Knott, que fue condenada a 5 meses de cárcel por una brutal agresión homófoba, quiere argumentar en el juicio por lo civil que actuó así en defensa propia.
  • Los otros dos agresores utilizarán la misma táctica y se acusarán entre ellos para evitar pagar los 500.000 dólares que la pareja agredida reclama como compensación.

Cuando hace un tiempo te explicamos esta historia no pensábamos que fuera a darnos muchas más sorpresas. Pero mira, el mundo está lleno de gilipollas y los gilipollas son una fuente inagotable de giros de guión inesperados.

Kathryn Knott (en el centro), una mujer nada digna de admirar.

Kathryn Knott pasó en 2016 cinco meses en la cárcel condenada por su participación en una agresión homófoba en 2014 a una pareja gay en el centro de Filadelfia. Kathryn no actuó sola, le acompañaron en la agresión Philip Williams y Kevin Harrigan. Mientras los dos chicos aceptaron un trato con la fiscalía y se declararon culpables a cambio de quedar en libertad condicional, Knott (que es hija de un comisario de policía) decidió ir a juicio y fue condenada a cinco meses de prisión por la paliza que los tres energúmenos propinaron a Zachary Hesse y Andrew Haught.

La versión de Knott sobre lo que ocurrió ha ido variando según le convenía. Primero dijo que había sido una pelea entre todos, luego que ella no participó en la pelea, luego que los homófobos eran sus amigos y que ella sólo se unió para que dejaran de pegar a la pareja gay. Todas esas versiones se fueron al garete cuando el jurado pudo ver el vídeo de las cámaras de seguridad y comprobar que los tres asaltantes comenzaron a golpear a la pareja sin motivo; y más chunga se le puso la cosa cuando el fiscal enseño en el juicio una ristra de tweets racistas y homófobos que Knott había ido publicando en redes sociales. En uno de ellos, incluso, se jactaba de que al ser hija de un policía no le podía pasar nada.

Ahora la pareja gay ha vuelto a demandar al trío de agresores, pero esta vez por lo civil para reclamarles una indemnización de 500.000 dólares. Una de las dos víctimas, Andrew Haught, sufrió tal nivel de violencia que en la paliza le rompieron la cuenca de un ojo y le destrozaron la mandíbula hasta el punto de que tuvo que pasar 8 meses con la boca cerrada para recuperarse. ¿Y qué dice el angelito de Kathryn? Pues aunque ya fue a la cárcel por el delito (es decir, que es considerada culpable del mismo) sus abogados han presentado un escrito en el que explican que la joven actuó en defensa propia por el miedo que sintió al ver que la pareja gay y los amigos de ésta querían agredirla a ella. En el juicio de Knott quedó claro que la pareja gay estaba sola y la agresión comenzó porque fueron Knott, Williams y Harrigan los que la empezaron sin motivo. Así que buena suerte intentando encontrar a los «amigos» de la pareja que le daban miedo.

Pero lo más gracioso de todo es que los tres agresores van a utilizar la misma estrategia de defensa: culparse los unos a los otros. Y tiene gracia porque los dos chicos se declararon culpables y ella fue a la cárcel; pero ahora quieren convencer a un jurado de que las heridas sufridas por las dos víctimas fueron provocadas por cualquiera de los otros dos. Vamos, que entre todos los mataron y ellos solitos se murieron.

REALLY?

El juicio por lo civil comenzará en septiembre y aunque todo parece apuntar a que la pareja gay tiene el caso ganado habrá que esperar a ver qué ocurre porque ya sabes que el sistema legal americano es otra inagotable fuente de sorpresas.

Fuente | LGTBQ Nation

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

X