La justicia de Singapur reconoce la primera adopción gay del país

El Tribunal Supremo de Singapur permite, en una sentencia histórica, que un hombre gay adopte un bebé.

El Tribunal Supremo de Singapur emitó el pasado lunes 16 de diciembre una sentencia según la cual un hombre de 45 años (de cuyo nombre no es que no queramos acordarnos, es que no se ha facilitado por razones legales) era totalmente válido para adoptar a un bebé. La noticia es que ese hombre es gay.

Y se trata de un hecho histórico, porque en Singapur no solo no está legalizado el matrimonio igualitario sino que además los actos homosexuales están prohibidos por la Sección 377A, una ley heredada de la época colonial británica (exacto, igual que la Sección 377 de la India) y que en pleno 2018 aún no han actualizado porque el gobierno ya ha dicho que no piensan derogar la ley si la opinión pública no lo pide (SPOILER: la opinión pública… NO lo pide).

El hombre en cuestión lleva desde 1998 manteniendo una relación con otro hombre, con el que convive desde 2005. En 2013 la pareja decidió ser padres a través de un vientre de alquiler (no vamos a entrar en eso, NO VAMOS A ENTRAR EN ESO) y en noviembre de ese año el hombre viajó a Estados Unidos para recoger su bebé, porque en ese momento no era suscriptor de Amazon Prime y por correo tardaba mucho. Desde ese momento el bebé, considerado ciudadano americano, ha residido en Singapur con un visado temporal que se renovaba cada seis meses… sacándolo del país y volviéndolo a meter.

RECREACIÓN: El bebé cada vez que cruza la frontera

En diciembre de 2014 el padre biológico inició los trámites para adoptar al bebé legalmente, pero un juzgado le denegó la proposición porque en Singapur no se reconocen las familias LGTB+. Ahora el Tribunal Supremo ha decidido permitir esa adopción, aunque no podrán adoptar el niño como pareja sino que se ha tratado como un caso de adopción por parte de un hombre soltero. El tribunal formado por tres jueces decidió anular la sentencia anterior y permitir la adopción para «facilitar la posibilidad de que el niño adquiera la nacionalidad singapurense y asegure su residencia en el país«.

El Supremo, eso sí, reconoce haber tenido en cuenta las leyes de la ciudad-estado respecto a las familias LGTB+ y la relación que tienen con este caso en concreto, pero no encontraron una razón «lo suficientemente poderosa que nos permita ignorar el imperativo de promover el bienestar del menor y anteponerlo» al resto de consideraciones. El Tribunal, eso sí, aclara que esta decisión no supone un apoyo implícito a las acciones de la pareja gay ni puede considerarse el resultado de las «simpatías» de los jueces hacia ninguna de las partes.

Como explica el abogado de la pareja, esta sentencia supone la primera vez que Singapur reconoce legalmente la existencia de una familia LGTB+ (aunque no sea de la mejor manera) a la vez que despeja el camino a los vientres de alquiler en el país. «A pesar de que el tribunal conocía la existencia de leyes a favor de la paternidad dentro del matrimonio y leyes en contra de la formación de núcleos del mismo sexo, también se dieron cuenta de que el bienestar del bebé mejoraría sustancialmente si permitían la adopción. Al fin y al cabo de lo que estamos hablando es de lo mejor para el bebé.«

¿Nos echas una mano?

En HazteQueer.com llevamos casi 8 años hablando de la actualidad y la cultura LGTB+ como nos da la gana y para poder seguir haciéndolo necesitamos tu ayuda. Hazte mecenas en nuestro PATREON y colabora para que podamos seguir dando caña como siempre lo hemos hecho.

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X