La Ley LGTBI de Podemos comienza su trámite parlamentario con 287 enmiendas

  • La Ley LGTBI registrada por Podemos hace casi un año comienza el trámite parlamentario con 287 enmiendas presentadas por todos los grupos políticos.

  • Podemos retira de la ley las multas por ofensas LGTBfóbicas en redes sociales porque valoran muchísimo la libertad de expresión.


Hace casi un añito que Unidos Podemos registró en el Congreso de los Diputados la famosa Ley LGTBI redactada por FELGTB y un montón de entidades más y ahora, por fin, empieza su trámite parlamentario. Te recuerdo el tiempo que ha pasado porque en su momento uno de los motivos por los que FELGTB permitió a Javier Maroto y Andrea Levy (PP) portar la pancarta de la manifestación del World Pride era que con el apoyo de los grupos políticos esperaban que se admitiera a trámite antes del día del Orgullo LGTB+.

Pues no.

La ley ha estado dando vueltas por el Congreso sufriendo continuos retrasos por las diferentes enmiendas que cada grupo político ha querido hacer sobre el texto. Texto que, como dijimos en su momento, era una propuesta y necesitaba esas enmiendas. Te recuerdo esto porque en su momento hubo más de un señor heterosexual que salió a protestar con la intención de cargarse toda la ley, sin haberla leído en su totalidad, argumentando que era una Ley Mordaza. Como suele pasar con este tipo de leyes, los señores heterosexuales antepusieron su necesidad de expresarse libremente (aunque fueran homófobos) a la necesidad de que nuestra situación en la sociedad fuera de igualdad total y real. Os queremos, heteros.

Finalmente el texto se ha admitido a trámite con 287 enmiendas presentadas por todos los grupos políticos. El PSOE ha aportado alrededor de un centenar de enmiendas, el PP y el grupo mixto han presentado unas cincuenta cada uno, el PNV casi cuarenta, Ciudadanos 19, Unidos Podemos (sí, enmiendan su propia ley) 13 y ERC dos.

¿Y tú? ¿Cuántas enmiendas has presentado?

Desde el PSOE explican que todas las enmiendas «están diseñadas para buscar un gran acuerdo que permita sacar adelante esta Ley«, y que la intención es «pulir y ordenar» el texto para «dotar a la proposición de ley de igualdad LGTBI de un marco normativo general contra la discriminación y a favor de la igualdad de trato«. Y es algo que nos parece muy bien porque, sinceramente, a la ley le hace falta que le dieran cera y le pulieran cera. Por ejemplo, para evitar que la Ley LGTBI ponga en cuestión aspectos de la Ley de Violencia contra las mujeres desde PSOE proponen que se defina la violencia intragénero como «aquellos actos de violencia que se produzcan entre los miembros de una pareja sentimental del mismo sexo«, y que se considere como violencia doméstica. También proponen eliminar la Agencia Estatal Contra la Discriminación por Orientación Sexual y el Centro Nacional de la Memoria Histórica LGTBI.

Ese Centro Nacional también es rechazado por el PP, que recordemos intentó presentar su propia Ley LGTBI que era fantástica porque básicamente era la nada más absoluta. Ni reconocían la diversidad del colectivo ni planteaban sanciones para infracciones de odio; por no hacer ni siquiera proponían prohibir las «terapias de conversión» porque, básicamente, les parecía mal que alguien pueda ir a un hospital a buscar ayuda para curar su bulimia y sin embargo no se permitiera a un adulto buscar ayuda para dejar de ser homosexual. Un argumento nada homófobo del que Javier Maroto debe estar profundamente orgulloso.

Estaría bien que alguien de PP y PSOE (que no son lo mismo, guiño, guiño) nos explique por qué les parece tan mal que haya un Centro de Memoria Histórica LGTBI, teniendo en cuenta la riqueza de nuestra historia (sobre todo en este país). ¿Podemos pagar una Fundación Francisco Franco pero no un museo que recuerde cómo Francisco Franco nos encarcelaba y torturaba? No entiendo nada.

Ciudadanos por su parte quiere que la Agencia Estatal sea una Oficina Contra la Discriminación por Orientación sexual (que así tiene rango de Dirección General y depende de Sanidad) y sirva únicamente para asesorar, hacer informes y estadísticas sobre discriminación y delitos de odio. Además proponen que haga falta el permiso paterno o del tutor o un juez para que un menor trans pueda someterse a tratamientos hormonales o intervenciones quirúrgicas, siempre a partir de los 16 años.

El Grupo Mixto sigue esa misma senda y gran parte de sus enmiendas buscan respetar el derecho al libre desarrollo de la personalidad de los menores, mientras las enmiendas de PNV y ERC se basan mayoritariamente en limar la redacción de aquellas partes del texto que pueden entrar en conflicto con las competencias autonómicas.

Y luego está Podemos.

Que, visto lo visto, no pueden.

Como te decíamos antes ya cuando se presentó el texto desde Podemos y FELGTB se dejó claro que era una propuesta de Ley susceptible de muchas modificaciones y mejoras. En realidad se fue un paso más allá y se aclaró que se trataba de un texto base sobre el que todos los grupos políticos tenían que trabajar: no es que fuera susceptible de mejorar, es que había que mejorarlo (pero en algún momento había que empezar). Eso no impidió que desde los medios más conservadores se fomentara la idea de que la única utilidad que tenía la Ley era ser una «Mordaza» para acallar a todos los que opinaran en contra del colectivo LGTBI. Si eres una persona LGTBI entenderás que mandar callar a los que difunden el odio no es algo malo, pero si eres una persona heterosexual a lo mejor te molesta que los maricones te digamos qué nos resulta ofensivo y qué no. La nula intención de escucha por parte de abogados y twitteros (heteros) sobre el tema puso sobre la mesa lo frágil que resultan los privilegios de algunos, sobre todo de los que creen que la homofobia es una opinión válida. (Spoiler: no lo es).

Así desde Podemos han presentado 13 enmiendas, entre ellas una para retirar de la Ley las sanciones que penalizaban por vía administrativa las ofensas al colectivo LGTBI «por cualquier medio«. Vamos: los tweets LGTBfóbicos. Aunque se insiste en la idea de que esas sanciones administrativas abrieron un debate sobre cómo conjugar la libertad de expresión con nuestros derechos, lo cierto es que no hubo ningún debate a nivel social porque nadie quiso escucharnos cuando explicábamos por qué eran necesarias esas sanciones. Ni a nosotros ni a la propia FELGTB. Y como ahora mismo España está tan bonita y tan bella y todo el planeta alaba el cuidado y cariño que dispensamos a nuestra libertad de expresión, desde Podemos han preferido cargarse las sanciones que proponían para así «ajustar el catálogo de infracciones a los principios de tipicidad, proporcionalidad y respeto a los derechos y libertades fundamentales«.

La gran polémica estaba en realidad en el artículo que contemplaba «el decomiso, destrucción, borrado o inutilización de libros, archivos, documentos, artículos y cualquier clase de soporte objeto de las sanciones administrativas«; lo que algunos interpretaron como un Fahrenheit 451 mariconcil. Esa propuesta se podía haber pulido o haber planteado de otra forma para, por ejemplo, dejar claro que libros que venden humo prometiendo «curar y sanar la homosexualidad» fueran retirados del mercado. Pero como todo el ruido mediático se estaba centrando en eso (y más ahora, con las condenas a raperos y twitteros a la orden del día) desde Podemos han preferido cargarse toda la parte polémica (y necesaria) «para que no ensombreciera el espíritu de la ley, que pone énfasis en lo estructural y en el ámbito educativo«.

Suponemos que ahora desde Podemos también exigirán que se retiren las sanciones administrativas por racismo, xenofobia, machismo o cualquier otro tipo de discriminación. Porque total, es libertad de expresión.

Como explica Mar García Puig, diputada de En Comú Podem y portavoz de la Ley, «Creemos que hay ciertos matices porque no es lo mismo ques e ofenda a un grupo vulnerable y discriminado que a un grupo que no. Pero la libertad de expresión es un tema lo suficientemente delicado y nos preocupa mucho. Por eso hemos acabado considerando que al retirar estos artículos no estamos quitándole derechos al colectivo LGTBI y para la ley es mucho mejor retirarlos«. Es decir: como algunos señores heteros y algunos señores de derechas se han quejado porque no van a poder seguir llamándonos maricones de mierda en Twitter ni diciendo que la homosexualidad se puede curar, es mejor dejar que sigan haciéndolo porque así se aprueba el resto de la ley. Y no te están quitando ningún derecho: vas a seguir teniendo derecho a que te insulten en redes sociales día sí y día también, que es algo que los heteros nos envidian mogollón.

Un homosexual celebrando que le pueden desear la muerte por maricón en un comentario de Youtube sin que pase nada.

Aún así sí se mantienen otras sanciones administrativas divididas en leves, graves y muy graves. Sin contar, obviamente, las extremadamente graves que se dirimirán por vía penal. Pero, por supuesto, rebajando la cuantía de la multa: la leve pasa de multa de hasta 3.000 euros a multa de hasta 300, la grave de multa de 3.000 hasta 20.000 euros pasa a ser de 301 hasta 6.000; y las muy graves pasan de multas de 20.001 a 60.000 a multa de 6.001 a 12.000 euros. No hace falta que te aprendas las cuantías porque visto lo visto me juego el huevo izquierdo a que no vas a ver ni una sola de esas multas aplicada.

Llámame pitonisa.

Con todo esto no te quiero decir que la Ley tal y como está ahora mismo sea una mierda pinchada en un palo, porque no lo es. La Ley LGTBI tiene muchísimos artículos que pueden mejorar de forma radical la situación de desigualdad que a día de hoy (aunque alguno no se lo crea) seguimos viviendo las personas LGTB+ en España.

Pero ¿no te reconforta ver cómo las vulneraciones a la libertad de expresión de la ciudadanía por parte del gobierno del PP han acabado cargándose el apartado de la ley que te protege de la LGTBfobia en redes? A mí me parece súper guay que por tener un gobierno que persigue al que no toca ahora paguen justos por pecadores y a mí puedan seguir llamándome maricón de mierda en Twitter.

Me hace muy feliz.

Fuente | El Diario.es

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X