La policía rusa se niega a proteger al colectivo LGTB+ de las amenazas violentas

Tiempo de lectura: 2 minutos
  • Las autoridades rusas no consideran al colectivo LGTB+ un grupo social, por lo que los insultos y amenazas contra nosotros no son un delito.

  • El gobierno ha retorcido la ley para proteger más a patriotas, jueces y policías frente a ese discurso que a las verdaderas víctimas del mismo.


Hace unas semanas la asesora legal del Centro de Recursos LGTB en Ekaterimburgo (Rusia), Anna Plyusnina, acudió a la policía para denunciar la ristra de insultos y amenazas violentas que el Centro recibe día sí, día también. Muchos de esos comentarios aparecen en webs de noticias locales que tocan temas LGTB y en la mayoría se nos insulta, se nos amenaza con violencia física o se exige que nos lleven a “terapia” para curarnos.

Sí, lo he puesto en primera persona del plural. Porque tú estás muy tranquilo en Malasaña tomándote una cerveza pero cuando insultan a un maricón en Moscú, te están insultando a ti. Y cuando matan a una lesbiana en Sudán, también te están matando a ti. A ver si te has pensado que si te cruzas con uno de estos energúmenos no te va a pasar nada porque eres español.

En una entrevista al medio ruso Znak, Plyusnina explica por qué la respuesta de la policía ante su denuncia fue tremendamente ofensiva: no van a investigar las amenazas porque “no van dirigidas a ningún grupo de personas en base a su identidad étnica, racial, religiosa o social”. Es decir: que las personas LGTB+ no existen como grupo social y, por lo tanto, los insultos y amenazas no son ilegales ni siquiera bajo la ley contra los extremismos.

Que es muy gracioso que Rusia tenga una ley contra los extremismos, cuando los primeros extremistas son los miembros del propio gobierno.

Según explica la abogada, la policía le propuso que, si no le gustaba la respuesta, acudiera al fiscal del distrito o directamente a los trbiunales; algo que Plyusnina no hará porque no quiere participar en la persecución de las autoridades rusas contra diferentes páginas webs e internautas. La intención de Anna no era que nadie fuera a la cárcel, sino que alguien borrara los comentarios. Algo que no va a pasar.

Hace unos meses una encuesta realizada por el instituto independiente de estadísticas Levada Center mostraba que el 83% de los rusos cree que la homosexualidad es “reprobable”; y a eso se suma la tremenda pachorra con la que las autoridades aplican las leyes contra el discurso de odio. Varios movimientos civiles han pedido que se reduzcan las penas por ese tipo de delito; pero no para poder ser homófobos sino para que el gobierno deje de utilizar la excusa del delito de odio contra los ciudadanos. La campaña no solo no ha servido de nada, sino que ha llevado al gobierno a extender la protección frente al discurso de odio a los “patriotas” (los “vatniki” rusos), los jueces y la policía.

Que estoy yo ahora pensando… Eso de no condenar el discurso de odio cuando va dirigido al colectivo LGTB+, a las mujeres, inmigrantes o personas racializadas… Pero hincharse a poner denuncias de oficio cuando ese “odio” dicen que va dirigido contra jueces, policías y patriotas… ME SUENA MUCHO Y NO SÉ DE QUÉ.

El absurdo es tal que este mismo mes la policía de Omsk detuvo a una mujer acusada de delito de odio contra LOS HOMBRES (así en general) por publicar varios chistes feministas en entradas de su blog publicadas entre 2013 y 2016.

Fuente | Meduza.io

El dueño del cortijo. Hidroboy dirige HazteQueer.com, escribe sobre muchas cosas en otros sitios y pone música en fiestas cuando le dejan.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: