La revista Shangay y Alfonso Llopart: ¿el enemigo en casa?

No somos lectores habituales de Shangay, es decir, la cogemos de vez en cuando y le echamos un vistazo y ya. Y claro, por hacer eso, se nos había pasado por alto el editorial del último número que nos ha dejado muertas. Pero más muertas que la Sánchez.

Muerta-willam-drag Así nos hemos quedado

¿Y por qué nos hemos quedado muertas? Pues mira cari, resulta que Alfonso Llopart, director de la publicación (y miembro de la junta directiva de AEGAL) dice lo siguiente hablando de su Shangay Pride:

Quizás te parezca mal que sea yo el que lo diga, pero después de más de 18 años trabajando por y para el Orgullo, tengo muy claro que ha llegado el momento en el que o se recicla o irá muriendo poco a poco. En estos últimos años hemos pagado los excesos cometidos en el pasado, y por eso debemos aceptar el hecho de que la calle es de todos, de los que queremos celebrar y de los que quieren descansar. Llenar las plazas y calles de actividades culturales y de ocio, pero respetando cada vez más el merecido descanso de los vecinos, y trasladar las fiestas a estadios, palacios de los deportes o plazas de toros. Eso sí, a cambio de que el Ayuntamiento permita que el sábado la Marcha del Orgullo vuelva a teñir la Gran Vía con los colores del arco iris. Sra. Botella, yo sé que ya no nos ve como peras y manzanas, que ya le caemos hasta un poquito bien; que al fin y al cabo, usted también es la alcaldesa de los gays y las lesbianas madrileñ@s, enróllese un poquito...

oh-shit

En esta web somos muy fans del petardeo y también de la reivindicación, y creemos que las dos cositas pueden ir juntitas de la mano (y nos gusta pensar que la web es un ejemplo de ello). Además hemos sido muy críticos con la organización del MADO, especialmente este año. Pero mira cari, hay cosas que NO.

Vamos por partes con el discurso de Mr. Llopart:

«tengo muy claro que ha llegado el momento en el que (el orgullo) o se recicla o irá muriendo poco a poco»

Pues mira sí. Estamos de acuerdo. Pero no se olvide de que entre todos lo mataron y él solito se murió. Y por «todos» nos referimos a los organizadores.

«En estos últimos años hemos pagado los excesos cometidos en el pasado, y por eso debemos aceptar el hecho de que la calle es de todos , de los que queremos celebrar y de los que quieren descansar»

Genial. Estamos de acuerdo.

Lo que a nosotros nos parece mal es que ese «derecho a descansar» sólo se exija a las fiestas del Orgullo. ¿No le parece un poco discriminatorio? ¿Por qué no pide lo mismo durante las fiestas de la Paloma? Además, no olvidemos que esa Asociación de Vecinos de Chueca tan sufrida y omnipresente es una asociación minoritaria y que la mayoría de vecinos del barrio no tienen problema con los Orgullos.

Por cierto, cuando habla de excesos ¿a qué se refiere exactamente? Porque son los que la organización, y más concretamente AEGAL, (la asociación que se hace cargo de los escenarios y actividades en el barrio) ha permitido/programado/fomentado. Le recordamos que lo único mínimamente cultural que se hizo este año por parte de los empresarios fue el pregón, que se convirtió en un anuncio descarado del dichoso Shangay Pride, abochornando a todos los allí presentes que no dejaban de escuchar cómo se anunciaba a las artistas que iban a participar. Y, oh casualidad, ¿quién es el director de la Revista Shangay?

«Llenar las plazas y calles de actividades culturales y de ocio, pero respetando cada vez más el merecido descanso de los vecinos, y trasladar las fiestas a estadios, palacios de los deportes o plazas de toros»

Lo de las actividades culturales no sabemos a qué viene porque cultura, por parte de AEGAL vemos poca. Lo poco cultural de verdad que se ve corre a cuenta de la FELGTB o de COGAM, o eso es lo que dice el programa del Orgullo. Igual, con tanto cambio y tanto desastre en la organización se (n)os ha pasado algo por alto.

Por otro lado, las fiestas del Orgullo son una verbena de pueblo con un programa de actuaciones que da vergüenza ajena. Entendemos que no hay dinero y que las actuaciones son gratis… ¿nadie ha pensando en una alternativa más seria? ¿Festivales privados en el Vicente Calderón? Nadie se opone, pero oye, la cifra de asistentes a Shangay Pride igual es una muestra de que no es la panacea. Coger a las cuatro petardas (con amor) de siempre y pensar que puedes llenar un estadio de fútbol, pues mira, NO. Actividades se pueden hacer miles, pero claro, con lo que se saca dinero es con las copas. Y parece que, según usted, de eso se trata el Orgullo.

«Eso sí, a cambio de que el Ayuntamiento permita que el sábado la Marcha del Orgullo vuelva a teñir la Gran Vía con los colores del arco iris»

Vamos, que los maricones prometemos ser buenos y a cambio la alcaldesa nos da como premio la Gran Vía. Y eso que estas fiestas… ¿cómo se llamaban? Ah sí, ORGULLO.

Pues nada, cojamos nuestro ORGULLO y nos lo metemos por detrás (que para eso somos maricones). Y ya que estamos ¿nos podríamos manifestar en el Calderón no? De paso así le damos una alegría a Ana Botella y le decimos: «Mire, para que vea que somos buenas y limpias y que no queremos molestar con nuestras reivindicaciones y nuestras fiestas, nos vamos a manifestar a un estadio. Que allí no molestamos a nadie.» ¿A que es una idea divina? Y si encima cobramos entrada pues mejor ¿no Sr. Llopart? Puestos a proponer barbaridades nosotros le traemos una: ¡EL MANIFESTÓDROMO MARICA!

maricas-las-ventas Preparándonos para manifestarnos en Las Ventas

«Sra. Botella, yo sé que ya no nos ve como peras y manzanas, que ya le caemos hasta un poquito bien; que al fin y al cabo, usted también es la alcaldesa de los gays y las lesbianas madrileñ@s, enróllese un poquito… «

Dejando a un lado lo «sospechoso» que resulta ese «yo sé» (no nos suele gustar que la gente que organiza cosas como el Orgullo sepa cosas que no cuenta), vamos a dejar una cosa clara. Está muy bien que como empresario quiera sacar dinero del Orgullo, nada que objetar. Lo que ya no nos parece tan bien es que pretenda PRIVATIZAR un evento en el que salimos a la calle contra la discriminación, la LGTBfobia y por el RESPETO (que no es lo mismo que la tolerancia) a las personas LGTB. Y que encima, pasándonos por el arco de triunfo todo lo que el Orgullo significa, tengamos que ceder ante políticas con un claro tinte homófobo para poder conseguir lo que a un heterosexual no le cuesta tanto.

Así que volviendo al principio…

«Quizás te parezca mal que sea yo el que lo diga»

Pues mira sí. Nos parece fatal que lo digas tú (a estas alturas creo que ya podemos tutearnos) porque ya te hemos dicho que aunque no tenemos nada en contra de que saques dinero con esto, es lamentable ver que uno de los fundadores de AEGAL y director de la revista gay con mayor tirada del país se dedica hacerle la pelota a la alcaldesa a ver si da lismona; supeditando el verdadero significado de las fiestas del ORGULLO a un puro interés mercantil. Y que encima trata de hacernos ver que largándonos de Chueca y dejando de «molestar» (mientras llenamos los bolsillos de otros) estamos haciendo bien.

Eso como que no va con nosotros.

Y ahora vendrá alguien y nos dirá: «Pues si lo veis todo tan fácil, hacedlo vosotras«. Pero nosotros no hemos dicho que sea fácil, sabemos que organizar un MADO es complicadísimo. Pero mire, Sr. Llopart, le vamos a dar una idea para el año que viene: REDUZCA LAS FIESTAS DEL ORGULLO A SU MÍNIMA EXPRESIÓN Y QUE SE HAGA SÓLO LA MANIFESTACIÓN.

Y a tomar por culo todo lo demás. Demostremos que el Orgullo es un acto reivindicativo, que no nos importa que no haya cantantes de tercera actuando en Callao. Y si se organiza algo, que sea CULTURAL de verdad, y que AEGAL demuestre que para ellos el Orgullo es algo más que una semana donde hacerse rico a costa de las maricas de provincias. ¿Está usted dispuesto?

Y podríamos seguir hablando de Shangay, AEGAL, la asociación de vecinos Chueca por la Diversidad, los convenios entre ambas, y usted como nexo de unión entre todas ellas.

Pero mire, sólo queremos avisarle de que no se sorprenda si por ese editorial pierde un puñado de lectores. Que venderse de esta manera, y bajarse los pantalones así (por mucho que a todos nos guste hacer cruising en público) es rastrero no es elegante.

Y que es usted una muestra de que tenemos el enemigo en casa.

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X