¿REPETIMOS? La sentencia de la UE sobre las donaciones de sangre

Maricones, la que habéis liado.

Como todos sabéis ayer el Tribunal de Justicia emitió una sentencia bastante polémica a cuento de la prohibición francesa de que los homosexuales donen sangre. Muchos medios decidieron publicar la noticia dando por hecho que la Unión Europea daba luz verde para discriminar a los gays y que se nos prohíba donar sangre, sin entrar en la cantidad de matices y recomendaciones que hace el tribunal sobre el tema.

De hecho, si lees bien tanto la nota de prensa emitida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea como la sentencia, verás que en realidad nos están dando la razón.

Ayer publiqué un texto hablando no tanto sobre este tema sino sobre lo torticeros que estaban siendo la mayoría de medios al publicar titulares tendenciosos que daban a entender lo contrario a lo que dice realmente la noticia y muchos estuvisteis de acuerdo y otros no. Pero algunas os habéis indignado como un Eurofan cualquiera cuando TVE no emite una semifinal porque seguís emperradas en que la Unión Europea es el demonio homófobo que va a venir a robarnos los blu-rays de Kylie. A mí me da la sensación de que, en realidad, lo que os pasa es que estáis cabreados porque no os doy la razón como a los tontos hacen otros medios. Pero es que no la tenéis.

Ni la Unión Europea avala la prohibición de que los homosexuales donen sangre, ni ha dicho que la va a aplicar, ni ha dicho que cada país puede hacer lo que le dé la gana, ni ha dejado la puerta abierta a una interpretación homófoba de la ley, ni nada de nada. Entiendo que es un drama meterte en una web marica propensa a montar dramas por cualquier tontería y encontrarte con que no montamos un drama por lo que todo el mundo está montando un drama.

Pero es que no. No hay drama. Y sí, eso en si mismo ya es un drama.

Como parece que algunos hasta os habéis sentido insultados porque os dije que antes de compartir una noticia y cargar contra la humanidad hay que leerla (porque sino no estáis muy lejos de la gente que sólo ve TVE y el Sálvame y vota al partido político que más rabia os da porque están desinformados) os voy a proponer algo.

Vamos a repasar la nota de prensa emitida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea a ver si así queda claro de una vez (a los periódicos, a la FELGTB, a COLEGAS y a todos) que en realidad la UE lo que ha hecho ha sido darle un tirón de orejas a Francia y darnos la razón a nosotros. Y lo voy a hacer, sin que sirva de precedente, sin poner ni un gif. Ni un chiste. Ni nada de nada. Os voy a hablar como nunca más os vamos a hablar en esta web (aunque aún no lo hayáis entendido): EN SERIO.

Recordemos, antes de nada, que el Tribunal responde a una pregunta muy clara. Que es lo que hacen los tribunales. Geoffrey Léger le preguntó al Tribunal si el Ministerio de Sanidad FRANCÉS podía rechazar sus donaciones de sangre por ser gay. La respuesta directa del Tribunal es el titular de la nota de prensa (que es con lo que se han quedado muchos):

Puede resultar justificado excluir permanentemente de la donación de sangre a los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres, habida cuenta de la situación predominante en el Estado miembro de que se trate.

Pero justo debajo, la misma nota de prensa aclara:

Para ello es preciso demostrar que estas personas están expuestas a un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas graves, como el VIH, y que no existen técnicas eficaces de detección o métodos menos coercitivos para garantizar un alto nivel de protección de la salud de los receptores.

¿Qué está diciendo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea? Pues dos cosas muy importantes. La primera es que para excluir a los hombres que no amaban a las mujeres tienen relaciones sexuales con otros hombres primero se ha de demostrar que son un colectivo expuesto de forma desproporcionada a enfermedades infecciosas GRAVES. Si te lees la sentencia completa verás que lo de que especifiquen que han de ser GRAVES les ha dado para una enciclopedia.

Pero lo importante en ese enunciado es que para poder aplicar esa prohibición (no sólo a homosexuales, a cualquier colectivo) el país que sea ha de demostrar que no tiene otra forma de proteger a los receptores. Y por «proteger a los receptores» se refieren tanto a los análisis de la sangre donada como a las CAMPAÑAS DE PREVENCIÓN en la lucha contra el VIH.

Vamos, que no sólo nos están dando la razón en el hecho de que no se puede discriminar a un colectivo porque sí, si no que le están diciendo al gobierno de Francia que lo que tienen que hacer es ponerse las pilas en otros campos y no prohibir la donación a ningún colectivo. ¿Y por qué digo esto?

La nota de prensa, que resume la sentencia, explica que lo primero que han hecho ha sido «determinar si en Francia un hombre que ha tenido relaciones sexuales con otro hombre está expuesto a un elevado riesgo de contraer enfermedades infecciosas graves transmisibles por la sangre.«

El gobierno Francés presentó varios estudios sobre la situación epidemiológica en Francia entre 2003 y 2008 (en los que se basaron para crear la Directiva que prohibía las donaciones a homosexuales) que decían lo siguiente:

  1. La principal causa de contagio del VIH en Francia es la transmisión sexual.
  2. La mitad (48%) de esos contagios se dan entre hombres que tienen sexo con otros hombres.
  3. Los hombres que tienen sexo con hombres portadores del VIH son la población más afectada (200 veces más que la población heterosexual).
  4. Francia es el país de Europa y Asia central con mayor prevalencia del VIH en ese grupo de población.

Con esos datos en la mano el Tribunal ha sido muy claro. Copio y pego:

El Tribunal administratif de Strasbourg deberá comprobar si, a la vista de los conocimientos médicos, científicos y epidemiológicos actuales, esos datos son fiables y siguen siendo pertinentes.

Muchos ayer os llevábais la mano a la cabeza porque os hablé de «evidencias científicas«. Pues esto es. Francia presentó datos sanitarios que iban del 2003 al 2008. El Tribunal ha dicho que sí, que está muy bien, pero que hay que comprobar si esos datos siguen siendo veraces. Lo que quiere decir que podéis respirar tranquilas: Aquilino Polaino no irá a la Unión Europea a hablar mal de nosotros. No le harán caso.

Eso para empezar. Porque el Tribunal tiene algo más que decir:

Incluso en el supuesto de que el tribunal administratif de Strasbourg considerara que los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres están expuestos, en Francia, a un elevado riesgo de contraer enfermedades como el VIH, se plantearía la cuestión de si esta contraindicación permanente para la donación de sangre respeta los derechos fundamentales de la Unión, y en particular el principio de no discriminación por razón de la orientación sexual.

Es decir: que aún con todos los peros que Francia puso para defender su Directiva, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dicho que no hay peros que valgan. Que aunque se determinara que sí, que Francia tiene razón, están discriminando a un grupo de ciudadanos basándose en su orientación sexual.

El Tribunal, además, le recuerda a Francia que aunque se pueden «introducir limitaciones al ejercicio de los derechos y libertades reconocidos por la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE cuando éstas sean necesarias y respondan efectivamente a objetivos de interés general reconocidos por la UE o a la necesidad de proteger los derechos y libertades de los demás«, en el caso de Francia se está utilizando esa exclusión sin respetar el «principio de proporcionalidad«. Sí, es cierto que el prohibir a los gays que donen sangre es, según la teoría francesa, una forma de disminuir el riesgo para los receptores de las donaciones; pero eso no implica que se pueda suprimir un derecho fundamental de todo el colectivo.

Así que el Tribunal le recuerda a Francia que «no cabe excluir la posibilidad de que el VIH pueda detectarse mediante técnicas eficaces que garanticen un alto nivel de protección en la salud de los receptores«. Esto, que dicho así puede parece una tontería, es en realidad el quid de la cuestión y lo que, parece ser, muchos no entendisteis en el artículo que publiqué ayer. El Tribunal de Justicia deja una puerta abierta a la prohibición de las donaciones de sangre (no sólo a los homosexuales, a cualquier colectivo) pero únicamente cuando esa prohibición sea el único medio eficaz de proteger a los receptores. Y es evidente que, como ellos mismos dicen, hay técnicas eficaces para detectar el VIH. Y hacerlo tanto DESPUÉS de la donación como ANTES de la donación.

Es decir: no puedes decir que la prohibición es la única forma de mantener a la población segura excluyendo los métodos de detección del VIH de la ecuación.

Es el tribunal nacional (aquí viene lo de que cada país es responsable de sus leyes) el que deberá verificar si existen estas técnicas teniendo en cuenta que las pruebas deben realizarse «siguiendo los procedimientos científicos y técnicos más recientes«. Es decir: cada país ha de tener a su disposición los medios necesarios para detectar el VIH en las donaciones de sangre. Y podéis estar tranquilos porque no sirve la excusa de que vivimos en una república bananera y nuestros medios sanitarios no sirven.

Pero es que aún en el caso de que esas técnicas de detección no existan (continúa la nota de prensa) en el país de turno, será el tribunal de Estrasburgo el que determine «si existen o no métodos que garanticen un alto nivel de protección de la salud de los receptores y sean menos coercitivos que la exclusión permanente de la donación de sangre«. Y ojo, que viene el gordo:

En particular, si el cuestionario y la entrevista personal a cargo de un profesional sanitario pueden permitir identificar con más precisión las CONDUCTAS SEXUALES DE RIESGO.

De hecho, gracias a esta sentencia, en Francia se está trabajando para eliminar la Directiva homófoba que prohibía a los homosexuales donar sangre porque sí y se están modificando los cuestionarios que se rellenan durante las donaciones para evitar hablar de orientación sexual y hablar de prácticas de riesgo. Que es donde realmente se debe centrar el foco de atención en estos casos.

¿Podría el Tribunal de Justicia Europeo ser más contundente a la hora de condenar la discriminación por orientación sexual? . Pero es que al Tribunal no se le ha preguntado eso. Al Tribunal se le ha preguntado si Francia tiene derecho a denegar a un hombre gay que done sangre y su respuesta ha sido clara:

Se le podría llegar a prohibir únicamente en el caso de que la situación epidemiológica del país fuera un cataclismo sanitario y que no hubiera medios para detectar los posibles riesgos.

Pero ése no es el caso de Francia (que es el país del que está hablando el Tribunal): hay medios para detectar el VIH, la situación epidemiológica no es excepcional y se están vulnerando los Derechos Fundamentales de los ciudadanos de la UE.

Entonces ¿por qué el Tribunal no dice que está PROHIBIDO PROHIBIR? Porque, la propia Carta de los Derechos Fundamentales de la UE acepta que (lo hemos puesto antes) «Se pueden introducir limitaciones al ejercicio de los derechos y libertades reconocidos cuando éstas sean necesarias y respondan efectivamente a objetivos de interés general reconocidos por la UE o a la necesidad de proteger los derechos y libertades de los demás«.

Muchos veis ahí una carga de homofobia que os ha escandalizado, pero lo que está diciendo el Tribunal es que puede haber situaciones en las que sea necesario establecer esa prohibición. No por fobia a nada, sino para proteger al resto de la población. Por ponerte un ejemplo en plan ciencia ficción (que os gustan, porque ayer más de uno me planteaba teorías conspiranoicas que ni en una novela de John Grisham): si ahora aparece un virus del que no conocemos casi nada pero sabemos que lo portan las mujeres y afecta a los hombres, la UE podría prohibir las donaciones de sangre de las mujeres para proteger al resto de la población. Eso no quiere decir que le quiten su derecho a la mujer o que la UE sea machista: quiere decir que, en situaciones determinadas y en circunstancias concretas, esa prohibición puede ser necesaria.

Con lo que no podemos decir que está prohibido prohibir porque puede que en algún momento haya que prohibir por el bien común y entonces ya la hemos liado.

Lo bueno de esta sentencia es que si ahora cualquier ciudadano de otro país denuncia que su gobierno le prohíbe donar sangre por ser gay, ya hay una sentencia del Tribunal diciendo todo lo que acabas de leer.

Así que entre «Puede resultar justificado excluir permanentemente de la donación de sangre a los hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres bla bla bla…» y «LA UNIÓN EUROPEA AVALA QUE SE PROHÍBA LA DONACIÓN DE SANGRE POR PARTE DE HOMOSEXUALES» hay un trecho enorme, que espero haber podido aclarar un poquito más con este artículo.

P.D.: Ahora podéis seguir montando el drama victimista que tantas ganas parece que tenéis de montar.

¿NOS ECHAS UNA MANO?

Haztequeer.com es un proyecto independiente que se financia gracias a las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Con tu ayuda, podremos seguir contando la actualidad LGTB+ como nadie te la cuenta.

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X