La tontería de Kim Davis podría costarle 233.058 dólares

  • Las parejas homosexuales que denunciaron a Kim Davis por negarse a emitirles una licencia de matrimonio exigen que la reina de los cristofrikis yankis se haga cargo de las costas del proceso judicial.

Ay, Kim Davis. La que te puede caer.

Por si no sabes de quién te estoy hablando, te invito a leer Cromosoma X lo resumo.

kim-davis-entrevista

Kim Davis es un señora que trabaja como secretaria del condado de Rowan (Kentucky), lo que viene a ser una oficial del registro civil. Davis, que fue elegida para el cargo, se negó a entregar licencias de matrimonio a parejas homosexuales a pesar de que el Tribunal Supremo de EE.UU. dictaminó el año pasado la validez del matrimonio igualitario. Como Davis (que se ha divorciado catorcemil veces y se ha vuelto a casar otras catorcemil) decía que su religión le impedía cumplir la ley porque para ella el matrimonio es una institución sagrada, los de la derecha más reaccionaria salieron en su defensa ondeando la bandera de la «libertad religiosa«. Pero Davis acabó en la cárcel (poco tiempo, eso sí) por no cumplir la ley.

150903174608-kim-davis-mug-large-169

Cuando salió Davis se había convertido en un símbolo de los cristofrikis y se paseó por todo el país haciendo caja contando sus… wait ¿por qué tacho lo de la caja? ¡Es lo que hizo! Pues eso, la tía se convirtió en un símbolo en la defensa de los derechos religiosos (que por lo visto están por encima de la ley) y al final el caso contra ella se fue a pique porque el gobernador de Kentucky emitió una nueva ley que retiraba la figura del secretario del condado en el proceso de emitir licencias de matrimonio.

Kim-Davis-dios

Aunque evidentemente a Davis la salvaron por los pelos sus amigos republicanos, sus abogados se llenaron la boca de pollas diciendo que habían ganado el caso. Por cierto, abogados que no le costaron un duro porque el bufete antiLGTB Liberty Counsel trabajó gratis en el caso.

Pero a poco que hayas visto un par de series de abogados sabrás que estas cosas cuestan una pasta. Concretamente 233,058$, que son los gastos legales que las cuatro parejas que denunciaron a Davis han tenido que soltar de su bolsillo. Y parece que Davis va a tener que hacerse cargo de esos gastos.

Las cuatro parejas, apoyadas por la Unión de Libertades Civiles Americana (la ACLU) han presentado un recurso frente al Juez de Distrito David Bunning pidiendo que Davis pague las costas. ¿Y por qué, si al final no hubo sentencia? Porque como explican desde la ACLU, cuando el ganador de un caso civil obtiene un beneficio directo de esa victoria (como ha sido el caso) se le puede exigir que cubra los costes del proceso para que en un futuro otros oficiales del gobierno no quebranten los derechos civiles. Que es lo que hizo Davis. «Al presentar esta moción esperamos conseguir ese objetivo: enviar un mensaje a los funcionarios de que las violaciones a conciencia de los derechos individuales tendrán un coste.«, ha dicho el director legal de la ACLU en Kentucky, William Sharp.

Como el condado de Rowan se niega a pagar las costas porque dicen que Davis actuaba por su cuenta y que además no era una empleada del condado sino un cargo electo, parece que Davis al final no se irá de rositas y tendrá que soltar la pasta. Aunque aún falta ver qué decide el juez, porque la defensa de Davis argumenta que su clienta no debería pagar nada ya que no hubo sentencia, puesto que el cambio en la ley la libró de toda culpa.

Con dos cojones y un palito.

Fuente: The Daily Grind

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X