MachoBB: La nueva web para tener sexo gay sin protección y su extraña concepción del puritanismo

Tiempo de lectura: 6 minutos
  • MachoBB.com se presenta como una web de contactos para hombres que quieren tener sexo sin protección

  • En la descripción de la web, que rezuma masculinidad tóxica, sus creadores se hacen la picha un lío hablando de puritanismo


Maricones, ¿cuántas webs y apps de zorreo conocéis? ¿Cuántas tenéis instaladas en el móvil? ¿Cuántas usáis? ¿De cuántas habéis sacado algo en limpio? Estamos seguros de que la respuesta que  cualquiera de vosotros podría dar  es “¡muchísimas!”.

Pues si os parecía que no había todavia suficientes, esta semana nos hemos enterado de que acaba de salir una nueva al mercado. El nuevo servicio (al que se puede acceder tanto mediante una app como desde un navegador) se llama MachoBB.com y reúne dos de las cosas que más rabia nos dan: masculinidad tóxica a cascoporro (empezando por el nombre) y una actitud totalmente irresponsable frente al sexo. Afortunadamente, no somos los únicos que pensamos así y si nos hemos enterado de su existencia es porque hemos visto varios posts tanto en Twitter como Instagram de este estilo:

MachoBB (el BB es, obviamente, de bareback) es un servicio de contactos para apeleros, que en contra de lo que pudiera parecer no son los fans (un tanto transtornados) que se quieren zumbar al padre Apeles. Son señores que retozan en la cama con intenciones lúdico-sexuales con otros hombres pero sin usar preservativo. Una web para hombres que tienen sexo con hombres pero que no quieren protección: un servicio de contactos para maricas que buscan follar con otros sin condón. Sí, hemos explicado tres veces la misma cosa por si no quedaba claro. 

(El becario millenial de la redacción insiste en que os digamos que muchos de vosotros no entendéreis esta referencia cultural)

Los creadores de MachoBB  presentan así el servicio en su página web:

¿Lo ves chungo encontrar chicos que le molen el sexo a pelo como tú? ¿Estas super cansado de tanto puritanismo y de ni siquiera poder colgar tus fotos pornos en tu perfil? ¿Estas cansado de tantos mareantes en las apps de contactos generalistas? ¡Pues, MACHOBB.COM es para ti! La inscripción es sencilla y rápida, solo es necesario indicar tu email y tu edad para acceder directamente al servicio de contactos gay para apeleros. Podrás hablar con un montón de tios gays conectados al chat en directo, que como tu, buscan quedar ahora o chatear.

Un texto que va acompañado de una imagen de portada de un chico descamisado, mostrando la imagen más canónica y normativa del hombre: masculino, tatuado y luciendo músculos. El toque kawaii lo ponen los emojis, que son los que se usan normalmente en las apps ara hablar de morbo, cerdeo y lefa que fluye (y entra) sexual y alegremente por todas partes. Y después de todo esto nosotros ya estamos así:

Queridas creadoras y usuarias de MachoBB, si nos leéis, tenemos varias sorpres(it)as que daros.

La primera es que tenéis un poquito bien de machismo (y seguramente de homofobia interiorizada, que es otra faceta de lo mismo) si necesitáis poner vuestra masculinidad en un pedestal e identificaros con una imagen concreta de macho para sentiros mejor y menos gais. Por eso vamos a repasar algo tan básico como que es tan marica el que empotra como el que pone el culo. El señor que se mete el rabo de otro tío en la boca para gozar como una cerda como el maromo que se quita la ropa y se tira en la cama para que su colega de gym le haga una limpieza de sables. Todos ellos son maricas. Y nos parece fabuloso, por supuesto, que hagan todas esas cosas y que se lo pasen tan bien. Lo que ya no nos parece tan chupi es que por hacerlas se sientan menos hombres y tengan que montarse pajas mentales sobre la masculinidad que no pierden.

La segunda: uno de los grandes logros del colectivo LGTB+ es que hablamos mucho de sexo y que hablamos muchísimo de sexo seguro. Sí, hay mucha gente que no se entera, hay demasiada que pasa de todo, pero tener consciencia (así, en general, a grandes rasgos) de que el sexo mola todo lo molable pero que hay que tener cuidado de cómo se hace es una de las mejores cosas que hemos conseguido.

No hay nada de puritanismo en decirlo. Se llama educación sexual, se llama tener consciencia, se llama ser responsable. Y se llama también preocuparse por uno mismo y por los demás. Y tampoco hay nada de poco masculino en tomar precauciones. Ponerte una gomita no te hace ni menos hombre, ni pierdes masculinidad por ello. Igual que no dejas de ser marica en el momento en el que te la pones para hacer cosas muy divertidas con otro señor.

Siguiendo con el tema del puritanismo, ya no cuela que digáis en serio que tenéis problemas para colgar vuestras fotos sin ropa donde os dé la gana. Aunque sí, tenéis razón en una cosa y es que caminamos hacia un mundo pacato, cuñado y que se escandaliza por tonterías que no lo son.

Nunca hemos sido contrarios a que la gente se despelote todo y cuanto quiera y mucho menos hemos tenido nada en contra del desnudo masculino. Ni siquiera tenemos mayor problema con las fotos más porni, aunque en ese caso podemos entender que haya gente que no las quiera ver en cualquier sitio o que no quiera ver las tuyas si no se lo has pedido antes. Si algo se nos da bien a los maricas es explotar el lado gayer de cualquier app y de cualquier web en la que aterrizamos, incluyendo el publicar fotos enseñando la mayor cantidad de carne posible. Así que, en serio, chicos, no nos hagáis reír queriendo hacernos creer que hoy en día alguien tiene problemas para hacer llegar sus fotos más descocadas a quien quiera o cuando quiera hacerlo.

Puritanismo es, por ejemplo, escribir “Eres un gilip***” en una red social por no escribir la palabra completa. Puritanismo es censurar un pezón femenino en Instagram (los hombres no tenemos demasiados problemas para enseñarlo prácticamente todo). Puritanismo era lo que hacían nuestras abuelas cuando tenían sexo con su marido con una sábana con un agujerito para meter el pene por el medio, para que no estuvieran en contacto sus cuerpos desnudos.

Lo que no es puritanismo es ponerte algo con lo que te proteges a ti y a todas tus parejas actuales y futuras de posibles ITS. Y si aún así no quieres ponértelo, pues tú sabrás lo que haces, siendo plenamente consciente; pero no busques un enemigo externo que justifique tus frustraciones y mucho menos mezclando conceptos que no tienen nada que ver.

Puritanismo es esto, no otras cosas

Y ya para acabar, decís que estáis hartos de mareantes. Está bien que queráis montar una web para los que no tienen ganas de conversación y sólo les interesa acostarse con alguien después de, como mucho, mandarse mutuamente un par de nudes de esos que parece os cuesta tanto trabajo compartir. En todas las apps hay gente muy pesada, gente que trolea y gente que está ahí sin saber muy bien lo que quiere, y lo más probable es que más tarde o más temprano estén en esta también. Pero nuevamente eso no tiene nada que ver ni con ser más ni menos macho ni con ser puritano. Es bastante lógico querer conocer un poco (más allá de la foto del rabo) a la persona con la que vas a quedar y a la que vas a abrirle la puerta de tu casa o los agujeros de tu cuerpo.

Es posible que digáis ahora que sois plenamente conscientes de los riesgos y posibles consecuencias de follar sin condón y que aun así lo preferís, y por eso os montáis una app para vosotros. Desde luego no es el mensaje que transmite vuestra web. Y tampoco es que tengamos nada en contra de las webs de zorreo o en contra de negocios que tengan como target a personas del colectivo (porque los maricas también tenemos que comer, y resulta que nos cobran dinero para poder vivir, como a todo el mundo).

Cada uno es muy libre de asumir voluntariamente las consecuencias del sexo no seguro o de demostrar que parece que los hombres homosexuales no hemos aprendido nada tras décadas en las que se quedaron en el camino las vidas de miles y miles de personas como vosotros y nosotros. Pero estaría bien que las empresas que brindan esa posibilidad por lo menos maquillen un poco el ridículo penoso que supone asociar el nombre de la app, y todo lo que la rodea, a lo viril y masculino; la endohomofobia más casposa y triste para vender unos servicios que no por voluntarios dejan de ser menos tristes.

Queríamos llamarnos ‘Agentes del Lobby Gay’, pero ya estaba cogido.
Vivimos de subvenciones para promover el homosexualismo.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: