Un niño de 11 años le quita un premio a un político homófobo

John Ragan, promotor de la Don't Say Gay Bill

Ese hombre que tú ves ahí, con esa pinta de darle al Manhunt cada vez que su mujer se va de fin de semana no haber roto nunca un culo plato, se llama John Ragan y es un político de Tennessee (E.E.U.U., no el grupo de los noventa) con ideas más carcas que todos los tertulianos de Intereconomía juntos.

Carcas y homófobas. Una de las perlas de Ragan iba dirigida a un votante que se dirigió a él para pedirle que se legislara el bullying escolar contra los adolescentes gays. Y justo un día después del suicidio de un chaval ese hombre que tú ves ahí contestó esto:

«El término orientación sexual es una descripción de sentimientos. Los sentimientos no controlan el comportamiento de un ser humano adulto mentalmente sano. (…) el suicidio es unas tres veces mayor entre los homosexuales… ¿Acaso las prostitutas, los pedófilos, los polígamos, los asesinos, etc., cometen suicidio a un nivel igual o similar al de los que practican la homosexualidad? (…) ¿Debería la sociedad evitar desaprovar la pedofilia, la prostitución, el asesinato… sólo porque los que practiquen esos comportamientos se suiciden mucho?»

Ahora, vomita tranquila.

No contento con ser tan soberanamente gilipollas eso, Ragan es uno de los promotores de la Don’t Say Gay Bill, que es como se conoce al Acta de Protección de las Aulas; una ley que, en el caso de llegar a buen puerto -lo tiene bastante complicado- prohibiría hablar de prácticas sexuales no reproductivas en las aulas de las escuelas.

Vamos, como la ley anti «propaganda» gay que se acaba de aprobar en Rusia.

Y por increíble que te parezca a John Ragan le dieron un premio. La Asocicación StudentFirst le otorgó un galardón a mejor legislador del año.

Marcel Neergard
Gay power!

Ése chico que ves ahí, es Marcel Neergard y es justo con lo que John Ragan no esperaba encontrarse. Un niño de 11 años abiertamente homosexual que ha estado un año entero estudiando en su casa por culpa del acoso que sufría en el colegio público al que acudía. Al enterarse de que se estaba promoviendo una ley homófoba como la Don’t Say Gay Bill, Marcel se puso a pensar en su propia situación y se dio cuenta de que esa ley no iba a ayudar a los chavales que, como él, estaban sufriendo acoso sólo por ser cómo son. «Realmente duele que tus compañeros usen contra ti algo que te define como persona«, ha declarado a El País.

Y por eso cuando su madre le preguntó si quería hacer algo para cambiar la situación, Marcel no se lo pensó dos veces y organizó una campaña en internet a través de MoveOn.org para recoger firmas y pedir a Student First que le retiraran el premio a Ragan.

httpvh://youtu.be/U54Px3jvr_Y

Las ideas de Marcel sobre la homosexualidad y sobre cómo la sociedad la acepta hoy en día son realmente admirables. Y sí, sé que habrá algún lector de HazteOir.org que empezará a hablar de Lobby Gay, de que a ese niño le han comido el cerebro, de que a esas edad no puede saber lo que siente ni su orientación sexual y que eso es culpa de unos padres (heterosexuales, por cierto) malvados que utilizan al niño.
Y luego se irán con sus catorce hijos a misa, les dirán que hay gente en el mundo que merece ser apaleada y discriminada por su orientación sexual, y a inculcarles unas creencias personales en un Dios que probablemente ni existe ni te va a castigar por unos pecados que vete a saber quién se inventó. Pecados que, además, si tienes dinero (o eres cura o del PP) no cuentan.

Marcel Neergard y sus padres
Esto sí son unos padres de verdad

Pero a lo que íbamos: Marcel. Pues en poco tiempo la petición de Marcel alcanzó las 50.000 firmas y la organización StudentFirst no ha dudado en retirarle el premio a John Ragan; que debe estar en su casa desesperado mirando el Grindr el hueco de la estantería.

Marcel ha declarado que le encantaría trabajar (en un futuro, evidentemente) junto a la GLAAD para promover leyes que eviten el acoso escolar a homosexuales en las escuelas y que, tras haber conseguido esta pequeña victoria, tiene muchas más ganas de seguir luchando por la igualdad y de volver a su escuela para contárselo a todos sus compañeros.

¡Olé por Marcel!

¿Nos echas una mano?

En HazteQueer.com llevamos casi 8 años hablando de la actualidad y la cultura LGTB+ como nos da la gana y para poder seguir haciéndolo necesitamos tu ayuda. Hazte mecenas en nuestro PATREON y colabora para que podamos seguir dando caña como siempre lo hemos hecho.

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X