“No se permiten gais”, el cartel que la ha liado en Times Square

Tiempo de lectura: 2 minutos
  • Un enorme cartel en el que se lee “No se permiten gais” aparece en medio de Times Square.
  • Se trata de una campaña de un grupo pro-LGTB que quiere dejar en evidencia a la organización ultraconservadora Alliance Defending Freedom.
  • Spoiler: no les ha salido demasiado bien.

Si vives en Manhattan y tu rutina de cada mañana es bajar a Times Square a comprar el pan, puede que te llevaras una sorpresita desagradable al toparte con este cartel:

Me refiero al de “No Gays Allowed“, no al de la serie de Netflix de los perritos.

RECREACIÓN: Tú cuando ves perritos

Lo de pasear por tu ciudad y encontrarte un anuncio gigante en el que se lee: “NO SE PERMITEN GAIS” puede resultarle chocante a mucha gente, pero tampoco es algo tan extraño en Estados Unidos: decenas de comercios de todo el país han colgado esos carteles y se han quedado más anchos que largos.

Pero el anuncio de Times Square es, en realidad, una forma de denunciar a los energúmenos como el señor de la foto de aquí arriba. Bajo el “NO GAYS ALLOWED” se lee la frase: “Detengamos a la Alliance Defending Freedom. Aprende más en NoGays.org“. Y es que se trata de una campaña de la ONG Citizens for Transparency que tiene la intención de señalar el odio que las organizaciones ultras como la Alliance Defending Freedom sigue esparciendo por todo el país.

Queremos recordarle a la gente que aún hay poderes maliciosos que trabajan en contra de nuestra comunidad“, explicó el portavoz de Citizens for Transparency, Caleb Cade, a la prensa; “La Alliance Defending Freedom ha estado a la cabeza de esa guerra, con decenas de millones de dólares a su disposición“.

De la ADF ya hemos hablado varias veces en esta web y, evidentemente, nunca hemos hablado bien. La Alliance Defending Freedom es uno de los mayores grupos de odio de Estados Unidos, una organización ultra cristiana y ultra conservadora que ha costeado los gastos legales de personas que han discriminado al colectivo. Desde el pastelero homófobo Jake Phillips hasta profesores de universidad que se niegan a usar el pronombre adecuado con sus alumnos y alumnas trans. Y todo eso lo consiguen, entre otras cosas, por las ingentes donaciones millonarias que les llegan por parte de gente muy poderosa, como por ejemplo el dueño del festival Coachella.

Sienta genial leer un cartel así, ¿verdad?

Pero la campaña de Citizens for Transparency no parece haber gustado demasiado, y es que ¿realmente es necesario utilizar los mismos mensajes de odio que profieren organizaciones como la ADF o Hazte Oír para señalar que, precisamente, solo sirven para difundir odio? Según han explicado desde la organización, la intención es utilizar la retórica de los grupos anti-LGTB para dejarlos en evidencia… Pero, en un mundo dominado por la inmediatez y las fake news lo de dejar que los fascistas se dejen en evidencia por si solos no parece ser una estrategia que esté funcionando demasiado bien.

Sobre todo porque han conseguido, gracias a esos millones de dólares que les inyectan los que no quieren que nadie cambie, blanquearse lo suficiente para que la opinión pública compre la idea de que el machismo, la homofobia o el racismo son justamente eso: una opinión.

Fuente | Instinct Magazine

El dueño del cortijo. Hidroboy dirige HazteQueer.com, escribe sobre muchas cosas en otros sitios y pone música en fiestas cuando le dejan.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: