“Nove de novembro”: Cuando todo se derrumba para dar comienzo a algo nuevo

  • Asistimos a la primera proyección en Galicia de Nove de novembro, una historia de (des)amor y ruptura entre dos hombres después de más de 10 años de relación, ambientada en 1989.

  • Se trata de la primera película LGTB rodada íntegramente en gallego y hablamos de éste y otros temas con su director, Lázaro Louzao.


Hace un año hablamos por primera vez con Lázaro Louzao, que nos explicaba que el cine marica es hoy más necesario que nunca y también su intención de rodar Nove de novembro (Nueve de noviembreThat night of November en su título internacional), la primera película LGTB rodada íntegramente en gallego y que se pudo realizar (con un presupuesto bastante ajustado) después de que su director abriera un crowdfounding para reunir fondos.

La cinta, escrita y dirigidada por Lázaro Louzao, y protagonizada por Ademar Silvoso y Brais Yanek, es un drama intimista sobre la ruptura de Miguel (Yanek) y Roberto (Silvoso), después de más de diez años siendo pareja. Está ambientada entre el 7 y el 9 de noviembre de 1989, coincidiendo con la caída del muro de Berlín. Al igual que el derrumbamiento de la línea divisoria entre las dos Alemanias supone la desaparición de un régimen geopolítico que da paso a la siguiente fase, también la ruina de las barreras que se han ido estableciendo entre Miguel y Roberto da paso a algo distinto…

Después de estrenarse en el Zinegoak de Bilbao el pasado mes de enero y de haberse proyectado en otros festivales, el pasado 7 de abril se estrenó por primera vez en Galicia, en el Teatro Colón de A Coruña, seguida de un coloquio con parte del equipo que participó en el rodaje (de los dos protagonistas, sólo Brais Yanek pudo estar presente). Nosotros pudimos asistir a esta première en la comunidad gallega, además de poder charlar un rato con el director antes de la proyección. 

Lázaro Louzo, director y guionista del film, con el cartel de su película
Recientemente algunas cintas LGTB han gozado de cierto éxito y fama en los circuitos mainstream, ya sean historias con personajes atormentados, por ejemplo Moonlight, u otras más cuquiñoñis, como Call me by your name, por poner ejemplos recientes. Dentro de estas descripciones, ¿dónde estaría “Nove de novembro”?

Nove de novembro está más cerca de Moonlight que de Call me by your name en el tono, y sin embargo la historia probablemente esté más cerca de Call me by your name. De todas formas, es una historia bastante independiente y se le podrían sacar parecidos con Weekend y con otras muchas… ¡Hay tantas referencias!

Esta película está llena de referencias: hay referencias a Fassbinder, a Kronenberg, al cine de Warhol, hay referencias a Van Sant, a Antonioni… Hay referencias que no son cinematográficas: están Bowie, Rosa Montero, William Burroughs… ¡Muchísimas referencias!

Una de las cuestiones que forman parte de esta historia es el VIH. ¿Qué les decimos a esos pesados que dicen que no hay que centrarse tanto en él, que es algo que estigmatiza al colectivo?

Yo creo que hay que hablar del VIH, sobre todo porque últimamente se le está perdiendo el miedo desde que se convirtió en una enfermedad crónica y ya no se muere de él o (hay que puntualizar) ya no se muere de él en el primer mundo,  la gente le perdió un poco el miedo y hay que seguir hablando de VIH. De todas formas, entiendo que haya un cierto hartazgo, es un poco como lo de la guerra civil en el cine español.

En el caso de una relación amorosa en el año 89, no hablar nada del VIH sí que sería mucho más raro que hablar de él.

Digamos que formaba parte de la ambientación…

¡Claro! Lógicamente también se habla de la transición, de esa plaga enorme que hubo de heroína… se habla de los temas de la época.

Tú también eres un hijo de los 80, como los personajes de tu historia, ¿Cómo fue para ti, como niño homosexual, vivir en el Xove (el pueblo natal de Louzao, en la costa de Lugo) de los años 80? ¿Cambiaste tú, cambió Galicia, cambió el mundo… o no cambiamos tanto?

Bueno, yo soy nacido en los 80 y mis protagonistas eran treintañeros en los 80… ¡Soy millenial, por lo visto!

Tengo que puntualizar que soy de Xove pero me crié en A Coruña y me imagino que habría ciertas diferencias… ¿Cómo fue el criarse? Pues un poco como lo cuentan las películas, y es que al final son bastante realistas… Yo, cuando descubrí que me gustaban los hombres, no sabía que existía la homosexualidad. Sabía que existía la palabra maricón, que era como se le llamaba a los hombres afeminados, pero nunca lo asocié con una sexualidad determinada porque nunca en mi vida me habían hablado de la homosexualidad. Cuando empecé a sentir esto llegué incluso a pensar “¿Seré la primera persona de la historia a la que le pasa?”, ¡Ja, ja,ja!

Seguramente todos pasamos por ahí de alguna manera…

Ahí está la importancia de la visibilización, porque lo que no se ve no existe. Hasta el punto de que te pasa algo y no tienes ni una palabra con qué definirlo.

¿Dirías que el colectivo está viviendo un retroceso en sus libertades en los últimos años?

No estoy seguro. Creo que la gente se está animando a denunciar más, por eso suben las cifras. Pero no creo que haya más ataques de los que había antes. Antes los ataques verbales eran a diario, prácticamente y ahora hace ya años que nadie me llama maricón por la calle. ¡A no ser que sea un amigo de cachondeo, ja, ja, ja!

Creo que se avanzó mucho para bien y, aunque queda mucho por trabajar, no hay que ser pesimistas.

Nove de novembro es la historia de un doble derrumbamiento, hay un derrumbamiento personal y otro geopolítico. ¿Cómo se te ocurrió este paralelismo?

Ese paralelismo es precisamente el origen de todo, fue la idea matriz que formó la película. Toda ella gira en torno a él. Empezó siendo un corto que iba a hablar de eso, sin mucho más trasfondo, pero los personajes fueron creciendo según iba escribiendo el guión y llegó un punto en el que eso no cabía en un corto. Quería hablar de muchas más cosas a través de los personajes y acabó convertido en un largometraje.

Hace un momento hablabas de los millenials, ¿Piensas que podría haber cosas que no entiendan del contexto de esta historia?

Puede haber referencias históricas que se les escapen, porque soy bastante friki de la historia. Y sí que meto bastantes referencias, por ejemplo hay una pequeña referencia-homenaje a Martes y Trece de la que no quiero hacer spoiler, se menciona a Ruiz-Mateos… se mencionan cosas que quizás a los millenials se les escapen, por lo menos los que no sean fans de la historia como yo.

La historia está ambientada en el pasado, aunque sea un pasado reciente … ¿Por qué esta decisión de ambientarla en el pasado y no el momento actual? ¿Era para establecer una comparación entre ese momento y el de ahora?

No, transcurre en el 89 porque como os comentaba antes la idea era hacer una comparación entre la caída de una relación y la caída del muro, y el muro cayó en el 89, no cayó ahora…

Sería muy fácil suponer que el drama personal de cada uno es más significativo que lo que ocurre a su alrededor, pero ¿piensas que para las personas LGTB lo social y lo personal estuvieron inseparablemente unidos en esa travesía del desierto que fueron los años 80 y también buena parte de los 90?

Sí, totalmente, porque no es lo mismo que rompas con tu pareja siendo heterosexual, siendo los dos plenamente aceptados por tu familia, por la sociedad, que romper (o no) en las circunstancias en las que están Miguel y Roberto en la película: uno de ellos no tiene trato con la familia, los dos no consiguen encontrar trabajo… ¡Claro que influyen muchísimo, son inseparables!

Tu formación y tu carrera en buena medida se desarrollaron en el ámbito de la fotografía, ¿cómo crees que influyó esto en tu manera de entender, o mejor dicho, realizar el cine?

Creo que influye sobre todo en las cosas que retrato, más que la forma de retratar, porque en esta película hay mucha cámara en mano y mucho movimiento de cámara, lo cual rompe totalmente con la idea de foto fija. Pero los temas que trato si que guardan mucha relación: en mi fotografía trato sobre todo desnudos masculinos y paisaje industrial, y son dos cosas muy, muy presentes en Nove de novembro.

Precisamente queríamos hablar de esto: como fotógrafo, tienes también una interesante galería de desnudo masculino: ¿Cómo tratas el cuerpo y el sexo en la película, en una historia en la que ya no hay pasión entre los personajes?

Está tratado de una forma bastante más naturalista que en mi fotografía: En mi fotografía quizás es algo más estético, un planteamiento visual, y aquí está tratado todo más como “de diario”. Hay una escena de sexo porque a pesar de que están mal, ¡por muy mal que estés con tu pareja, si estáis tres días encerrados en casa en algún momento tendréis que echar un polvo!

El tratamiento es muy natural, no hay nada muy impostado ni en la forma de grabarlo ni en la forma en la que ellos actúan.

Según explica Yanek, la parte más difícil de preparar su personaje y que le llevó dos meses, fue buscar esa complicidad con Silvoso (a quien no conocía de antes) para que pareciera que eran una pareja
Tuviste que recurrir al micromecenazgo para poder financiar esta película, además de aportaciones de instituciones como el Ayuntamiento de Xove… ¡Éste es tu gran momento para alabar (si fuera el caso) o bien para despacharte a gusto contra o a favor de la política cultural de este gobierno! Tú, que no eres uno de esos del cine subvencionado, precisamente…

Bueno, ya se sabe como funcionan las subvenciones y yo no voy a descubrir ahora nada… Sólo hay que mirar las bases reguladoras de las subvenciones del ICAA y otras y ver que están montadas al revés de como deberían ser. Se supone que las subvenciones están para que lleguen a realizarse los proyectos más difíciles económicamente de realizar, proyectos que de otro modo no se podrían hacer, y sin embargo se prima la comerciabilidad del proyecto… ¡Es completamente absurdo! ¡Un sinsentido total, están montadas al revés! No hay mucho más que decir de las subvenciones ni perder el tiempo con ellas.

En cuanto a la política cultural, tampoco voy a descubrir nada nuevo: Es absolutamente desastrosa, destructiva, obligando a la gente a emigrar constantemente, y los que quedamos aquí trabajando sin cobrar. Como yo, que llevo más de dos años trabajando en Nove de novembro. Llevo más de 3000 horas de trabajo invertidas en esta película y todavía no vi un céntimo… ¡Esa es la política cultural de este país! Trabajar gratis o incluso pagar por trabajar, porque tienes muchos gastos, y tienes que hacerlo por puro amor y fe ciega en lo que haces, porque si no, no lo haces. No hay ningún apoyo.

En el caso concreto de Nove de novembro, en Galicia tenemos cuatro partidos. Tres de esos cuatro participaron de algún modo en la película, ¿cuál falta? No voy a dar nombres, pero es bien fácil saberlo mirando en nuestro Facebook. ¡Y casualmente no es el PP, a pesar de lo que piensa la gente!

¿Piensas que hace falta un director homosexual para contar este tipo de historias, o actores gais para encarnar personajes como Miguel y Roberto?

En cuanto a actores, desde luego que no. Precisamente que sean buenos implica que puedan interpretar personajes que no tengan nada que ver con su idiosincracia personal. En el caso de Nove de novembro, tanto Ademar como Brais son heterosexuales. En alguna entrevista les preguntaron “¿Cómo es interpretar a un gay?” El 99% de los papeles de los actores gais son heterosexuales, a mi me gustaría saber si les preguntan lo mismo, seguramente no.

En el caso de los directores, ya está más abierto a debate. Depende de qué tipo de cine gay estemos hablando. En el 90% de los casos pienso que sí, que debe venir de una mirada LGTB. Puede haber productos muy concretos, muy mainstream, que no necesiten esa mirada.

Durante el coloquio también le preguntaron a Yanek por su orientación sexual y la de su compañero , a lo que respondió   “¿Si fuera un actor gay interpretando a un hetero, te harías esa misma pregunta?”, entre aplausos y vítores de los asistentes.
¿Para cuándo una historia de amor bollo en el rural gallego, algo de lo que hay mucho y se habla poco? ¿Serás tú el encargo de hacerla, o piensas que debería ser una mujer la que contara este tipo de historia?

No descarto contar una historia lésbica en algún momento de mi vida, pero mientras no exista la primera, creo que le corresponde a una mujer lesbiana hacerlo.

¿Y en ese caso, a quién verías haciéndola?

Pues no conozco a ninguna directora gallega lesbiana, que yo sepa, ¡no quiero hablar de la sexualidad de nadie que no sea yo! No sé quién podría hacerla…

Vivimos en un tiempo de poca simpatía a todo lo que no sea centralismo y españolismo en un país en el que, sin embargo, se hablan muchas lenguas. ¿Piensas que en el Zinegoak o en EE.UU. entienden mejor que se haga cine en gallego que, por decir un sitio, Burgos? ¿Tenéis pensado dónde y cómo se podrá ver esta película?

Es complicado, porque la película depende sobre todo de festivales y nunca se sabe en cuál te van a coger y en cuál no… Depende de muchísimos factores que pueden tener que ver con el idioma o no. Es imposible saberlo. Lo que sí os puedo decir es que en el poco recorrido que llevamos moviendo la película, un mes o mes y medio, sólo dos personas preguntaron que por qué en gallego, ¡y las dos eran gallegas! ¡Ahí queda eso para reflexionar!

¿Quién quieres que sea tu público? El colectivo LGTB, como tribu, o sería mejor que la viera un público cuñado random?

Sería ideal que la viera todo el mundo, cuando hacemos este tipo de obras (no sólo en el cine, también en la literatura o cualquier producto LGTB) siempre al final quedas con una cierta sensación de que estás predicando al creyente. Siempre vamos los mismos a estas proyecciones, a estas firmas de libros…

Lo ideal sería que llegara al público general, creo que con Nove de novembro se está consiguiendo.

Del único que tenemos feedback es el Zinegoak porque estábamos allí presentes, y allí va mucho público general, no va sólo público LGTB. Me mola mucho eso. Vendrán muchos amigos a vernos, seguro, pero de los que no conozcamos… a ver cuántos son LGTB y cuántos no.

Louzao (en el centro) rodedo de parte de su equipo. Entre ellos está Brais Yanek (a la izquierda) durante el coloquio posterior
Enlazando con lo que acabas de decir, ¿Qué reacción está teniendo el público? ¿Están entendiendo Nove de novembro como te gustaría que fuera entendida?

¡Mejor incluso de lo que pensaba! ¡La reacción del público está siendo increíble! En Euskadi la reacción del público fue alucinante, y además con comentarios elaborados, de gente que estuvo de verdad prestando atención a la película, no decían solamente “me gustó mucho, muy bonita”. Haciendo sus aportaciones y su propio análisis. Me parece una cosa básica del arte, porque al final la obra no es única, la obra son tantas como personas la vean. Con Nove de novembro está pasando y estoy muy contento.

Si el público se pudiese quedar con una sola cosa de esta historia, ¿qué te gustaría que fuera?

(Se lo piensa un rato) Que no sólo los finales felices son buenos finales.

Y ya para terminar, también tuviste problemas con Facebook, que censuró publicidad del film aduciendo algo tan ridículo como que había un “exceso de piel”, ¿Cómo explicas que todavía pasen estas cosas en 2018?

Tampoco los voy a defender, lógicamente, pero es un absurdo que pasa porque la red va tan rápido y el volumen de contenidos es tan grande que es imposible controlar todo el flujo y se dan aberraciones de este tipo. Hace unas semanas, cuando Interviú sacaba el último número, recuperaban la portada de Marisol, una portada que se publicó sin problemas hace 40 años. Ahora, si subías una foto de la revista a Instagram, te la censuran.

Pasan este tipo de cosas absurdas, que no pasara nada con una foto hace 40 años y ahora sí, o que saques un trailer con dos chicos besándose que de repente te digan que hay demasiado contenido de piel. Creo que cuando nos acostumbremos más a las redes y ya no sea todo tan novedoso encontraremos la forma de conciliar, de recuperar el sentido común, que no haya esta especie de puritanismo raro.

Todo en esta historia está pensado para centrar el foco sobre dos personas unidas más que nada por la necesidad, en una película íntima, minimalista, centrada en dos personajes que están solos frente al mundo. Prácticamente toda la acción se desarrolla en un dormitorio, salvo cuatro breves y muy oportunos flashbacks que nos hacen entender mejor la historia previa de estas personas, de dónde vienen, y comprender que (como suele pasar) a pesar de nuestros propios prejuicios, en la historia de Roberto y Miguel ni los buenos son tan perfectos ni los malos tan mezquinos.

De la película podemos destacar, sobre todo, dos cosas. La primera es el guión de Louzao, que triunfa haciendo una radiografía minuciosa del estado anterior a la desintegración de una pareja. A ver, ¿quién no ha tenido su momento dramático? ¿Cuántas cosas os habéis dicho y os habéis sacado todo lo malo? Podemos decir que en el texto, escrito con detallismo pero a la vez naturalidad y sencillez, abundan las pullas pasivo-agresivas entre los protagonistas (rozando casi la violencia psicológica), algo que es casi lo esperable con todos los sobrententidos, amor, hartazgo… que tienen a sus espaldas los personajes después de tantos años.

Por otro lado está el magnífico trabajo actoral de Silvoso y Yanek que resulta muy convincente y demuestran estar en una sintonía perfecta. Su gran complicidad frente a la cámara es precisamente lo que hce tan creíble ese juego de trasvase de energías entre ambos , como la de un partido de tenis, que para lo bueno y para lo malo se da en toda relación. Puede resultar un drama un tanto opresivo, incluso duro de ver, pero en el que está también presente la mirada tierna y muy humana del director al retratar este drama.

Por último, también hay que señalar el cuidadoso trabajo de fotografía y el particular uso del color en las distintas escenas de la película, y la atención que se ha hecho a la elección de los objetos del decorado, imprescindibles para volver a la época en la que transcurre la historia. Es una película que esperamos volver a ver pronto una segunda vez, y a la que deseamos muchos éxitos.

En este enlace podéis leer, además, una reseña un poco más extensa del film que ha preparado nuestro querido Andrés Riveira, que estuvo allí haciendo misión de exteriores como corresponsal.

  • Sigue las novedades de Nove de novembro para estar informado de las  próximas fechas de proyección en su página de Facebook

(Fotografías del acto en el Teatro Colón: Jennifer M. Riveira)

Queríamos llamarnos ‘Agentes del Lobby Gay’, pero ya estaba cogido.
Vivimos de subvenciones para promover el homosexualismo.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: