¿Por qué defendemos la PrEP?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Cada vez que publicamos un artículo sobre la PrEP (sea el tema que sea) recibimos un aluvión de comentarios que, generalmente, se resumen en un “defensores de la PrEP vs. detractores de la PrEP”. Así que hoy hincamos los codos para explicaros por qué estamos a favor de la PrEP y por qué creemos que los detractores se equivocan.

Y la respuesta es muy sencilla: el error de base está en tratar el tema mirándonos el ombligo, en base a lo que nosotros haríamos o dejaríamos de hacer, en lugar de ser capaces de mirar más allá y ver la PrEP como lo que realmente es: una herramienta de CONTROL DE UNA ENFERMEDAD que va mucho más allá de unos pocos individuos.

Nosotros, y los estados como garantes de la sanidad de sus ciudadanos, debemos pensar no en lo mejor para nosotros como personas, sino en lo mejor para la sociedad en su conjunto. Y en el tema del VIH tenemos dos vías muy claras de actuación. Por un lado, tenemos que conseguir que el 100% de las personas VIH+ estén diagnosticadas y en tratamiento antirretroviral (el famoso 90-90-90). Por otro lado, es nuestra responsabilidad disminuir al máximo posible el número de nuevas infecciones.

Y ahí es donde la PrEP juega un papel fundamental.

Y DALE CON EL CONDÓN…

Todos sabemos que reducir el número de infecciones sería tan fácil como que todo el mundo usara un condón. Pero también sabemos que hay muchísima gente no lo usa. 

¿Está mal no usarlo? Sí, lo está. No por una cuestión moral, sino por una cuestión de salud sexual (individual y pública). Pero si miramos este tema desde el prisma del Control de una Enfermedad, debemos ser realistas: el condón no está funcionando como método de prevención.

Podríamos entrar en el eterno debate sobre por qué no está funcionando, pero si de verdad queremos controlar el VIH debemos ser capaces de ver más allá y responder a la problemática actual: el preservativo no genera adherencia. La adherencia es, básicamente, la necesidad de seguir un tratamiento de forma correcta para que éste funcione. Y hablo de adherencia porque recordemos que el condón, aunque no es un medicamento, sí es un producto sanitario con una indicación terapéutica, que es la prevención de las ITS.

Además la PrEP supone una revolución en la forma en la que nos protegemos a la hora de mantener relaciones sexuales. Mientras que el uso del preservativo siempre es cosa de dos, en el caso de la PrEP esa responsabilidad es individual; lo que, al contrario de lo que los detractores suelen argumentar, no nos vuelve más irresponsables sino que nos hace ser más auto conscientes de nuestra salud.

En materia de control de cualquier enfermedad cuando una solución no genera adherencia no se crea un debate sobre por qué no funciona, se buscan métodos alternativos. Y eso es exactamente lo que ha hecho la PrEP: responder a la falta de adherencia del preservativo.

No defendemos el no uso del condón, pero somos conscientes de lo que está pasando ahí fuera.  Así que si todos aquellos que no lo usan tuvieran la oportunidad de tomar la PrEP (que no es sino otra forma de ser responsable y cuidar de tu salud y de la de los demás) la tasa de nuevas infecciones bajaría a mínimos.

Como ya está ocurriendo en los territorios en los que se ha implentado la PrEP. Porque la PrEP no es únicamente una pastilla: es un tratamiento que incluye diferentes medidas de control que ayudan a reducir ese número que en países como el nuestro está disparado. Desde análisis para comprobar la adherencia hasta pruebas regulares de VIH y otras ITS, pasando por pruebas para detectar posibles efectos secundarios.

¡LA PrEP NO ES 100% EFICAZ!

Este es otro argumento que se oye mucho por parte de los detractores de la PrEP. Pero basándonos en todo lo que he escrito más arriba…

¿Es la PREP más eficaz que el condón? SÍ, LO ES.

Actualmente hay cientos de miles de personas en PrEP, de los cuales en todo el mundo sólo ha habido 4 casos de infección por VIH: un caso por una cepa resistente a la PrEP y 3 por mala adherencia del paciente. Es decir, que fue el paciente el que no tomó la PrEP como debía. Juzga por ti mismo.

¡LA PrEP ES MUY CARA! ¡ESTAMOS FINANCIANDO EL OCIO GAY!

Es cierto que la PrEP tiene un coste bastante elevado (aunque disminuirá bastante en cuanto se aprueben los primeros genéricos), pero aún teniendo que pagar la PrEP toda la vida a una persona VIH- es más barato que pagar el tratamiento a una persona que vive con VIH. Así lo han demostrado los estudios realizados y ése es el campo de batalla que ahora mismo se libra en países como Reino Unido, en el que el sistema de salud pública se ha gastado un dineral en hacer campaña contra la PrEP.

El coste de los tratamientos antirretrovirales y de la PrEP es el mismo, pero todos los gastos médicos derivados son muchísimo más altos en el caso de una persona VIH+. Además, la PrEP no es ni para todo el mundo, ni para toda la vida. Un hombre gay soltero con una vida sexual poco activa puede no ser candidato a la PrEP pero una mujer trans que se prostituye sí. Un hombre gay soltero sexualmente activo puede no querer tomarse una pastilla cada día, pero otro sí. Lo importante es tener siempre todas las opciones necesarias (y, como señaló la OMS, esenciales) para protegernos.

Así que no, con la PrEP no estamos financiando que unos cuantos descerebrados puedan follar libremente sin condón. Estamos actuando en consecuencia a la realidad para poder controlar una epidemia que nos afecta a todos.


Está claro que la PrEP no es la panacea, pero mientras no exista una vacuna y/o una cura para el VIH, es la mejor herramienta de prevención de la que disponemos.

***Disclaimer: En este artículo nos hemos centrado única y exclusivamente en la prevención del VIH y no de otras ITS. El uso del preservativo es esencial, incluso tomando la PrEP, para evitar la infección de otras enfermedades.

Paso total de vosotros, ¡ME ABURRÍS!

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: