Qué ha pasado con Kevin Hart en los Oscar y por qué se lo ha buscado él solito

Tiempo de lectura: 7 minutos
  • El actor Kevin Hart renuncia a presentar los Oscar 2019 por la polémica que han generado sus tweets y comentarios homófobos de hace unos años.
  • La Academia ofreció a Hart la posibilidad de disculparse y presentar la gala, pero Hart se negó a pedir perdón. Algo que ha acabado haciendo igualmente.

Kevin Hart iba a presentar los Oscar 2019. Pero ya no.

El propio actor ha publicado en Twitter un par de mensajes explicando que había decidido no presentar la gala de la Academia de Hollywood porque no quiere ser una distracción y ha ofrecido su más sincera disculpa a la comunidad LGTB+ por sus “ofensivas palabras” en el pasado.

En otro tweet Hart vuelve a pedir disculpas por el daño que haya podido causar a la gente y ha explicado que está evolucionando y quiere continuar haciéndolo.

Si Kevin Hart ha tenido que hacer esto ha sido porque poco después de que la Academia de Hollywood lo anunciara como presentador de los Oscar, tanto las redes sociales como la prensa recordaron cuáles fueron esas “ofensivas palabras” que Hart compartió en Tweet hace algunos años.

Y es que desde hace bastante tiempo hablar de Kevin Hart es hablar de un cómico homófobo. No hace tanto tiempo como a algunos les gustaría pensar, Hart “bromeaba” en Twitter diciendo, por ejemplo, que la foto de perfil del actor Damien Dante Wayans parecía “un anunció gay sobre el SIDA“.

Y hace tan solo 7 años (cuando Hart ya era padre y tenía 32 años) twitteó diciendo que si su hijo llegaba a casa y se ponía a jugar con la casa de muñecas de su hijo “se la parto en la cabeza” y le diría “Para, eso es de gais“.

Yo, personalmente, no acabo de ver dónde está el chiste en ese tweet. Ni en todos estos que han recopilado en Instinct Magazine y en los que Hart no puede dejar de usar el insulto “fag:

Algo profundamente irónico, teniendo en cuenta que la comunidad afroamericana lleva décadas exigiendo que no se utilice la palabra “nigger”.

De hecho, tal y como y explica Adam Dupuis en Instinct Magazine, tres o cuatro años antes de que Hart publicara esos mensajes él ya asistía a talleres del Civil Rights Team Project (un programa de la Fiscalía General de EE.UU. para mejorar la seguridad en los centros educativos) en los que se explicaba a los asistentes que tanto la “n-word” como la palabra “fag” eran ofensivas. Ante eso Dupuis se preguntó por qué se referían a “nigger” como la “n-word” pero no tenían problema en decir “fag” y no decían la “f-word”.

Pues porque, como está quedando claro otra vez, el discurso de odio homófobo (que puede tener forma de chistes, por supuesto) no es percibido como igual de ofensivo que el racista y, por lo tanto, se lo condena menos. Y la prueba está en que si la “broma” hubiera sido: “si pillo a un niño blanco jugando con un niño negro…” ni siquiera haría falta que escribiera este post porque nadie le habría propuesto presentar los Oscar.

Al ver toda esta información hasta yo te diría que no deberíamos seguir juzando a la gente por tweets antiguos y fuera de contexto. Primero porque las personas pueden evolucionar, porque en esta misma web hemos publicado noticias que, vistas desde nuestra perspectiva actual, son ofensivas y nos avergüenzan. Y segundo porque, al igual que pasó con James Gunn (el director de Guardianes de la Galaxia que fue despedido por Disney tras la polémica que suscitaron unos tweets antiguos en los que bromeaba con la pederastia -en una serie de mensajes sobre el director de cine condenado por abuso de menores, Victor Salva-), es muy fácil coger un tweet y sacarlo de un contexto humorístico para que parezca un insulto y con ello joderle la carrera a alguien.

Pero hay un detalle en toda esta historia que muchos se están olvidando de recordad: Kevin Hart podía haber continuado como presentador de los Oscar 2019 si se hubiera disculpado públicamente por esos comentarios.

Y no quiso hacerlo:

Antes de publicar los tweets en los que anunciaba que no iba a presentar la gala y pedía disculpas a la comunidad LGTB+, Hart publicó ese vídeo en su Instagram en el que decía que la Academia le había llamado para decirle que si no se disculpaba públicamente por esos tweets homófobos iban a tener que buscarse a otro. Ante lo que Hart anunció a sus seguidores que no iba a disculparse porque ya lo ha hecho muchas veces antes y los que le conocen saben que ha mejorado como persona y cuáles son sus valores.

El vídeo provocó aún más reacciones en redes sociales. Cuando Hart dice que él solo quiere “repartir positividad“, Jamie Lee Curtis le responde muy claramente:

Y el cómico (abiertamente gay) Billy Eichner twitteó el siguiente mensaje: “Una disculpa sencilla y auténtica mostrando un poquito de entendimiento o remordimineto habría sido súper fácil. Como la que publiqué yo hace unas semanas. Hollywood sigue teniendo un problema serio con los hombres gais. En la superficie puede no parecerlo. Por debajo, es mucho más complicado“. Y al ver el vídeo de Instagram twitteó: “Wow. Simplemente… WOW. ¿Se da cuenta de que firmó para presentar los OSCAR? ¿Quieres twittear “chistes” sobre darle una paliza homófoba a tu propio hijo? Supongo que es tu elección. Pero, como mínimo, CONOCE A TU PÚBLICO

Pero lo importante: ¿de verdad se ha llegado a disculpar Kevin Hart alguna vez por esos tweets y esos chistes homófobos? Pues… NO.

En una entrevista de 2015 aseguró que “no soy homófobo” y justificó los comentarios sobre la temida homosexualidad de su hijo usando sus propias inseguridades: “Lo divertido sobre ese chiste es que se trata sobre mí enfadándome con mi hijo por mis propias inseguridades. Entré en pánico. No tiene nada que ver con él, es sobre mí. Ésa es la diferencia entre contar un chiste que está bien pensado y decir algo solo para cabrear a la gente.” Lo gracioso en realidad, aunque Hart no lo entendiera, es que lo que hizo fue precisamente admitir que sí es homófobo (la homosexualidad le genera miedos e inseguridades) y además tiene claro por qué lo es.

Un año antes, en 2014, explicaba en un hilo de Reddit que había dejado de hacer chistes sobre gais porque “es un tema sensible y respeto a las personas de todas las orientaciones. Así que es mejor dejarlo estar“.

¿Eso a ti te suena como una disculpa? ¿Te suena a alguien que realmente ha evolucionado y ha cambiado? ¿A alguien que se ha dado cuenta de que sus bromas no tenían gracia y va a buscar la forma de seguir siendo gracioso sin ser ofensivo? ¿Te parece que estamos antes un señor negro que se ha dado cuenta de que la homofobia no es tan diferente del racismo? ¿O te parece más bien que estamos ante un cómico repitiendo de nuevo lo de que “hoy en día no se pueden hacer chistes sin ofender a nadie” con el que se justifican los mediocres que no saben hacer gracia sin encontrar a alguien de quien reírse?

Sabiendo todo eso: no, Kevin Hart no ha perdido un trabajo porque los ofendiditos de Twitter o los Social Justice Warriors hayan cargado contra él por chistes de hace años que cualquiera de nosotros podría haber hecho en su momento porque estábamos en un contexto social que aceptaba esos chistes. (Y aquí hago un inciso: no eran chistes, no eran aceptables, sí eran ofensivos en ese contexto social.) Y no, Kevin Hart no es James Gunn. James Gunn se disculpó. Y los tweets de James Gunn estaban en un contexto muy concreto. Hart lleva años usando insultos, expresiones y situaciones homófobas para, en teoría, hacer gracia. Y cuando se le ha señalado el error, ha seguido en sus trece.

Kevin Hart ha perdido la oportunidad de presentar los Oscar (ahora y en el futuro) por negarse a pedir disculpas a la comunidad LGTB+ por unos comentarios profundamente homófobos por los que nunca antes llegó a pedir disculpas. Kevin Hart ha perdido un trabajo porque, aunque no lo reconocerá jamás, es homófobo.

No se trata de linchar a nadie ni de negarle a las personas la posibilidad de cambiar. Precisamente exigir una disculpa a Hart es ofrecerle esa posibilidad de cambiar, de demostrar que ha entendido por qué esos tweets y comentarios eran tan ofensivos. Pero Hart no ha entendido eso porque no le da la gana de entenderlo (es algo de lo que hemos hablado mucho en esta web, la homofobia tan interiorizada que ni se percibe como homofobia); y en lugar de pararse y reflexionar decidió lanzarle un órdago a la Academia que le ha salido mal. Y ha tenido que acabar pidiendo las disculpas que se negaba a pedir y, además, sin trabajo.

Le iría bien sentarse a charlar con Jerry Seinfeld. El famoso cómico se quejaba hace unos años de que la corrección política se estaba cargando el humor. Pero en una charla hace unos días con otros cómicos dijo lo siguiente: “La agilidad mental requerida para poder hacer este trabajo es una parte esencial del mismo. Los cómicos se quejan de que ‘no puedo hacer este chiste porque éste y el otro se van a ofender’. Exacto. No puedes. Así que haz otro chiste. Encuentra otra forma de hacerlo. Usa una palabra diferente. Es como el esquí eslamom: tienes que pasar por las puertas.

El dueño del cortijo. Hidroboy dirige HazteQueer.com, escribe sobre muchas cosas en otros sitios y pone música en fiestas cuando le dejan.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: