Stephen Fry habla sobre su cáncer de próstata

Tiempo de lectura: 2 minutos
  • En un vídeo publicado en Youtube el actor Stephen Fry confirma que padece cáncer de próstata aunque el pronóstico, por ahora, es favorable.

  • Además anima a todos los hombres a estar atentos a los síntomas y a realizarse chequeos regulares para poder empezar el tratamiento lo antes posible.


El actor muy abiertamente gay Stephen Fry acaba de confirmar que lleva varios meses lidiando con un cáncer de próstata bastante agresivo. En un vídeo publicado en Youtube el intérprete ha explicado que hace un mes los médicos le extirparon la próstata y, “Por lo que sabemos a estas alturas lo han atrapado todo.

La situación de Fry era bastante grave. En la escala de Gleason (que se utiliza para determinar la agresividad del cáncer de próstata) el de Fry estaba en un 9 sobre 10 antes de la operación en la que se le extirparon 11 nódulos linfáticos. Como explica en el vídeo, parece que el cáncer no se ha extendido.

Por el momento estoy sano y bien y feliz y quería hacéroslo saber porque los rumores han comenzado a circular” explica el actor de V de Vendetta, “Espero que aún me queden algunos años sobre este planeta porque disfruto de la vida ahora mismo y poder decir eso es algo maravilloso, y preferiría no irme“. Fry además tiene un momento para agradecer a su marido, Elliott Spencer por haber sido “simplemente maravilloso.

En el comunicado Fry anima a todos los hombres a estar atentos y hacerse revisiones periódicas de la próstata: “En general siento que me han salvado la vida con esta operación temprana, así os animo a todos los hombres de cierta edad a que comprobéis vuestros niveles de PSA (antígeno prostático específico)“.

Te in-Teresa
La Veneno en coma tras ser encontrada en extrañas circunstancias

El cáncer de próstata es el más común entre los hombres. En Reino Unido se diagnostican unos 40.000 casos al año y es la causa de unas 11.000 muertes anuales. Dado que a veces no presenta síntomas, el cáncer puede desarrollarse lentamente durante años sin que te des cuenta. Los síntomas más perceptibles son la necesidad de orinar más a menudo pero con un flujo de orina muy débil. Dado que no hay una prueba específica para detectarlo, se realizan análisis de sangre para detectar los niveles de PSA, biopsias y tests físicos.

A DESPELLEJARSE: