Trudeau se enfrenta a los Republicanos y se niega a retirar protecciones LGTB+ del tratado con EE.UU. y México

Tiempo de lectura: 4 minutos
  • 40 legisladores republicanos se oponen al borrador del tratado de libre comercio entre EE.UU., Canadá y México porque incluye una cláusula que prohíbe la discriminación laboral en baso al sexo, la orientación sexual y la identidad o expresión de género.
  • El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha dicho que por su parte no piensa modificar el texto porque representa valores sociales que deberían ser comunes en los 3 países.

Si hay una cosa que la derecha nos ha dejado clara a lo largo de la historia es que los derechos LGTB+ le importan un bledo, siempre y cuando no puedan sacar beneficio económico. Otra cosa que también sabemos de la derecha es que no tiene reparos a la hora de inventarse excusas absurdas para negarse a respetar nuestra dignidad. Es lo que está pasando con el tratado económico que Estados Unidos, Canadá y México están a punto de firmar (el USMCA) y con el que los republicanos norteamericanos no están contentos. ¿El motivo? Los derechos LGTB+.

40 legisladores republicanos enviaron hace unos días una carta a Donald Trump exigiéndole que elimine del USMCA las protecciones al colectivo LGTB+ que figuran en el borrador del acuerdo. Esa protección no es nada más que una serie de “políticas que protegen a los trabajadores contra la discriminación laboral en base al sexo; incluyendo el embarazo, el acoso sexual, la orientación sexual o la identidad de género“. Dicen esos legisladores republicanos que firmar el tratado con ese texto incluido supondría socavar la soberanía estadounidense para “decidir cómo y cuándo tratar asuntos de derechos civiles, clases protegidas y derechos laborales“. Y añaden: “Estamos profundamente preocupados por esta inclusión sin precedentes de lenguaje referente a la orientación sexual o la identidad de género en un Tratado de Libre Comercio“.

El partido Republicano lleva varios años intentado cargarse de todas las maneras posibles las leyes que protegen al colectivo LGTB+. Algunas se las cepilló Trump nada más llegar a la Casa Blanca, como por ejemplo cuando ordenó a la Fiscalía General del Estado que dejara de incluir la orientación sexual y la identidad de género en el Título IX de la carta de Derechos Civiles, que es el título que protege a los ciudadanos frente a la discriminación sexual. Aunque las consecuencias de esa decisión son inmensas, el gobierno de Trump eliminó esa protección para que los colegios, institutos y organismos públicos puedan seguir negándose a que las personas trans utilicen el baño de su género percibido.

Lo que los Republicanos intentan ahora es, de nuevo, eliminar cualquier protección al colectivo LGTB+ del tratado de libre comercio; pero en lugar de dejar claro que lo hacen porque son una panda de homófobos retrógrados lo hacen con la excusa de la interferencia del tratado en la política estadounidense. Y es que, según esos 40 legisladores, “un acuerdo de comercio no es el lugar para la adopción de políticas sociales” y añaden que “es especialmente inapropiado e insultante que nuestra soberanía se someta de forma innecesaria a políticas que el Congreso de los Estados Unidos ha rechazado aceptar de forma explícita“.

Pero con lo que no cuentan esos 40 republicanos es que frente a Donald Trump se sientan los presidentes de México y Canadá, y ha sido el último, Justin Trudeau, el que ha dicho que no piensa cambiar el texto, que le parece fantástico tal y como está porque es un reflejo de los “valores compartidos” por los tres países. “En cualquier acuerdo comercial siempre habrá gente que quiera una cosa o quiera otra cosa o no quiera esto o no quiera lo otro“, ha explicado Trudeau al diario Toronto Star, “Nosotros vamos a dejar que los políticos y la administración de Estados Unidos se centren en su proceso de ratificación mientras nos centramos en el nuestro“.

El texto del acuerdo debe ser aprobado por los tres países en sus respectivos órganos de gobierno, y salvo que Canadá y México claudiquen todo parece indicar que los republicanos se opondrán al tratado. Y si alguno de vosotros está esperando que ese tratado se apruebe, que espere sentado; porque tanto México como, obviamente, Canadá le pasan la mano por la cara a la administración Trump en lo que a la lucha contra la discriminación LGTB+ se refiere.

Sí, parece mentira pero es así. Canadá aprobó leyes que prohíben la discriminación sexual por motivo de orientación sexual en 1996, mientras que no fue hasta 2017 que se aprobaron las mismas leyes para proteger la identidad o la expresión de género. En el caso de México, la orientación sexual pasó a estar protegida en 2003; pero aún no se ha legislado sobre la identidad de género.

En EE.UU., como cada estado legisla a su manera y el gobierno federal de Trump ha decidido dejar la puerta abierta a la discriminación, hay 29 estados en los que es legal discriminar a un empleado por su orientación sexual y 34 estados en los que es legal hacerlo por la identidad de género.

Y luego tienes que aguantar a los cantamañanas de siempre diciéndote que Clinton era peor y que Trump no ha perjudicado de forma real al colectivo LGTB+. Anda a la mierda.

Fuente | Pink News

El dueño del cortijo. Hidroboy dirige HazteQueer.com, escribe sobre muchas cosas en otros sitios y pone música en fiestas cuando le dejan.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: