Trump quiere que el FBI investigue el caso Jussie Smollet tras retirarse los cargos contra el actor

La Fiscalía de Chicago retira todos los cargos contra Jussie Smollet (al que acusaban de fingir una agresión homófoba y racista) y Trump dice que pedirá una investigación


Si lo que le está pasando al actor Jussie Smollet fuera una película, la dirigiría algún mal imitador de M. Night Shyamalan porque no se pueden dar más giros de guión. Smollett, que denunció haber sufrido una agresión homófoba y racista en Chicago, acabó siendo acusado por la Policía de haber fingido la agresión para conseguir fama y presionar a los productores de la serie Empire (que apoyan al actor pero eliminaron a su personaje de la season finale) durante la renegociación de su contrato.

Y todo eso (y todos los artículos en prensa y entrevistas a los supuestos -o no- agresores) para que el pasado martes 26 de marzo, en una vista judicial sorpresa, la Fiscalía solicitara al juez que se retiraran todos los cargos contra Jussie Smollet sin dar más explicación que la de que la decisión se tomó «tras revisar todos los hechos y circunstancias del caso«. Aseguraron, eso sí, haber tenido en cuenta el servicio comunitario realizado por Smollet y la fianza de 10.000$ que depositó al ser detenido.

Jussie Smollett

Tina Glandian y Patricia Brown, abogadas de Smollet, han confirmado que esa fianza se pagó pero destacan que la retirada de cargos implica que Smollet queda libre sin antecedentes (es decir, no hay trato con la Fiscalía). Glandian y Brown insisten en la idea de que alguien en la Policía tenía demasiadas ganas de llamar la atención (es año electoral) y recuerdan que «toda esta situación es un recordatorio de que nunca se debería intentar probar un caso en el juzgado de la opinión pública«;

¿Y quién falta en toda esta historia? Pues la extrema derecha americana, que no ha perdido la ocasión para convertir a Smollet en el villano.

Como explican en Pink News, el hijo de Donald Trump ha lanzado más de 25 tweets y retweets sobre el caso desde que se retiraron los cargos; además de haber dado like a varios mensajes de cuentas de la alt-right que definen al actor como «pura maldad» o un «enfermo«. Por eso no sorprende que dos días después, el 28, Donald Trump (padre y presidente) twitteara este nada incendiario mensaje:

«El FBI y el Departamento de Justicia tienen que revisar el escandaloso caso de Jussie Smollet en Chicago. ¡Es una vergüenza para nuestra nación!«

Más tarde, hablando con la prensa, Trump aseguró que: «Creo que el caso en Chicago es una absoluta vergüenza para nuestro páis y he pedido que sea… que lo revisen. Alguien tiene que, como mínimo, revisarlo a fondo.«

Por el momento no hay ninguna investigación federal abierta ni se ha anunciado que se vaya a abrir (ni, muy probablemente, se abrirá… salvo que el guionista de todo esto se haya vuelto a beber un Red Bull). Smollet sigue manteniendo su inocencia y ha agradecido el apoyo a su familia, amigos, conciudadanos y fans de todo el mundo: «Nadie sabrá nunca lo que eso ha significado para mí, y estaré siempre agradecido«.

Los que no están agradecidos son los de la Policía de Chicago, que aunque no van a seguir deteniendo a Smollett de nada sí le han exigido que se haga cargo de los gastos procesales que ascienden a unos 130.000 dólares.

En la carta la Policía afirma que Smollet debe pagar las horas extras de los detectives que trabajaron en su caso porque se basaba en una denuncia falsa (recordemos, han retirado los cargos por eso). Un representante del actor ha declarado que «son el Alcalde y el Jefe de Policía los que le deben una disculpa a Jussie por arrastrar el nombre de un hombre inocente por el fango. Jussie ya ha pagado suficiente.«

¿NOS ECHAS UNA MANO?

Haztequeer.com es un proyecto independiente que se financia gracias a las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Con tu ayuda, podremos seguir contando la actualidad LGTB+ como nadie te la cuenta.

FuentePink News

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X