Un juez dice que comparar la Ley LGTBI con el fanatismo terrorista es libertad de expresión

Tiempo de lectura: 4 minutos
  • Un juez da la razón (a medias) al director del colegio concertado Juan Pablo II de Alcorcón al considerar que criticar la Ley LGTBI de la Comunidad de Madrid (aunque sea comparándola con el terrorismo) es libertad de expresión.

  • Los ultra católicos celebran la sentencia, aunque el juez haya rechazado cuestionar la constitucionalidad de la Ley.

  • Desde Arcópoli recuerdan que el colegio puede criticar la ley, “pero no saltársela”.


Te voy a ser sincero antes de empezar porque si en esta web nos caracteriza algo es el estar siempre borrachos ser muy sinceros: no entiendo nada de lo que te voy a contar. Y te digo que no lo entiendo porque aquí cada uno cuenta una cosa diferente.

Recordarás que en verano del año pasado unos terroristas islámicos asesinaron a un cura en una iglesia francesa. ¿Qué tiene que ver eso con los derechos LGTBQWERTY? Nada. Salvo que seas un cristofriki como Carlos Martínez, director del colegio concertado (muy bien financiado por la Comunidad de Madrid, por cierto) Juan Pablo II de Alcorcón (ciudad de machirulos, acordaos de su alcalde), que en el inicio del curso escolar envió una carta a los padres para asegurarles (con otras palabras) que podían dormir tranquilos que no iban a dejar que viniera nadie a convertir a sus hijos en maricones, putas y drogadictos.

Carlos Martínez, director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón

Que no dijo eso, ya he dicho que usó otras palabras. Pero es que a estos señoros les molesta mucho que se eduque en la diversidad en las aulas y como yo creo que nos imaginan así, como en una película de Almodóvar perpetua (Almodóvar Perpetua es un nombre fantástico para lo que sea, os lo regalo) pues yo entiendo que eso eso era lo que él quería transmitir con su carta. No lo sé. Pero es que el juez tampoco. ¡Ay, a lo que iba! Martínez tranquilizaba a los padres asegurando que estaban a salvo de los ataques de la Ley LGTBI aprobada por la Comunidad de Madrid (no recuerdo ya cuando porque estoy mayor) que, según él, tenía un parecido muy “inquietante” con el fanatismo terrorista.

RECREACIÓN: La Ley LGTBI atacando a los niños.

La Comunidad de Madrid realizó una investigación para esclarecer el misterio: ¿Era posible que un colegio concertado dirigido por ultra católicos (la fundación Educatio Servanda) estuviera diciendo las típicas cosas que los ultra católicos dicen sobre el colectivo LGTB+? Enviaron a la Gloria Serra del departamento de Educación y descubrieron que sí; era posible.

 

Y le pusieron una multa al director del colegio.

De 1000€

A los ultra catholics les sentó fatal la multa y la liaron pardísima y lloraron mucho y fueron a un juez a reclamar su derecho a la libertad de expresión. Y un juez, que no sé qué tal lo hace en general como juez pero que tendría futuro como jurado pollavieja de Operación Triunfo, ha dicho que, efectivamente, la carta es libertad de expresión.

PERO. Y hay un pero muy grande. O sea, un:

PERO

Cuando el juez dice que es libertad de expresión… se refiere a la comparación de LA LEY con el terrorismo, exclusivamente a eso. El juez no entra a valorar las connotaciones homófobas de las declaraciones de Martínez, que son lo que sancionó la Comunidad de Madrid al considerarlas expresiones vejatorias hacia el colectivo. Pero más concretamente, Martínez hacía clara referencia a las asociaciones LGTBI+ que visitan centros educativos por todo el país para educar a los jóvenes en la diversidad. De ahí lo del “fanatismo terrorista“. Es decir: el juez se ha ceñido a lo que le ha venido bien para no condenar a Martínez en lugar de analizar qué era lo que realmente estaba criticando el director del centro (y que sí es sancionable según la ley LGTBI+).

O eso creo.

En cualquier caso aquí ahora resulta que todo el mundo tiene algo que celebrar. Los cristofrikis porque creen (equivocadamente) que el juez ampara la homofobia como libertad de expresión, cuando lo que ampara es la crítica a la ley, por muy cruda que sea; porque el juez considera que es una crítica únicamente a la ley, no al colectivo LGTB+. Algo en lo que, obviamente, no están de acuerdo en Arcópoli que es la asociación que denunció la carta frente a la Comunidad. Yago Blando, Coordinador de la entidad, lo ha dejado claro: “Esperamos que el Colegio Juan Pablo II cumpla la ley LGTB, pues bien puede criticarla, pero no saltársela. Así que esperamos que el 28 de junio de 2019 cuelguen la bandera arcoíris en su patio para fomentar el respeto a las personas LGTB. Desde Arcópoli se la regalamos.

RECREACIÓN: Arcópoli regalándole la bandera AL MUNDO

Pero hay un detalle importantísimo (¡GIRO DE GUIÓN!) al que los fans de yisuscraist no han prestado mucha atención en la sentencia y que les puede aguar la fiesta. Y que es algo que celebran desde Arcópoli; porque ¡aires de fiesta! ¡Los chicos y chicas radiantes de felicidad! ¡Aquí ha ganado todo el mundo! Y es que resulta que en la demanda presentada por el colegio Juan Pablo II se pedía al juez que, dada la situación, analizara si la multa a Martínez era constitucional. Con eso intentaban, básicamente, poder tumbar la ley en el Tribunal Constitucional. Pero, ¡oh, sorpresa!. Aunque el juez ha afirmado que criticar la ley es libertad de expresión, también ha dejado claro que es “innecesario el examen de otras cuestiones así como el planteamiento de una cuestión de inconstitucionalidad“.

En resumen: Hagas lo que hagas, tú por si acaso no bromees con Carrero Blanco, ni cantes cosas feas sobre los Borbones aunque sean verdad ni te cagues en la Falange. ¿Las mariconeces? Con eso tú tranquilo, que nadie te va a decir nada.

Fuente | ElDiario.es

El dueño del cortijo. Hidroboy dirige HazteQueer.com, escribe sobre muchas cosas en otros sitios y pone música en fiestas cuando le dejan.

Si te gusta el contenido que generamos y quieres ayudarnos a poder dedicarnos a este proyecto a tiempo completo, hazte mecenas de la web. Desde 1€ al mes ayudarás a que la web siga viva y tendrás acceso prioritario a cierto contenido, además de recibir contenido exclusivo para mecenas.

A DESPELLEJARSE: