Una comadrona australiana insulta a una madre lesbiana tras 17 horas de parto

  • Una madre lesbiana en Australia denuncia que después de 17 horas de parto la comadrona empezó a insultarla por su orientación sexual.
  • La campaña #TheyGetToVote pretende señalar la ignorancia y homofobia de los partidarios del NO en el voto postal para llamar la atención sobre esas actitudes.

Los ánimos en Australia están MUY caldeados con el tema del matrimonio igualitario y el voto postal del que te hemos hablado siete millones de veces en esta web. Así que no me voy a entretener a explicártelo porque puedes hacer click aquí y enterarte de qué va el tema.

Ya te hemos contado que la peor parte de este voto postal es que la ignorancia, el odio y la homofobia están campando a sus anchas por todo el país. Eso ha llevado a los partidarios del SÍ al matrimonio igualitario a crear el hashtag #TheyGetToVote (Ellos también votan) para señalar justamente a los más homófobos, ignorantes y despreciables y recordar que ésa es la gente que vota NO, y así animar a los que aún tienen neuronas funcionando a que voten SÍ.

Kirsty y Roslyn

Dentro de ese hashtag apareció en Facebook la historia de Kirsty, una madre lesbiana que después de 17 horas de parto tuvo que aguantar los insultos homófobos de la comadrona que le había ayudado a dar a luz.

Explica Kirsty que, a pesar de las 17 horas de parto, todo fue bien. Al dar a luz Kirsty dejó al bebé junto a su pareja, Roslyn, con la que lleva 17 años y fue a relajarse y darse una ducha. Fue entonces cuando, según explica la madre, «me afeó que dejara a mi bebé con una amiga mientras me iba a dar una ducha. Pero cuando le expliqué que la amiga era en realidad mi pareja, Roz, y que así tenía contacto piel con piel, dijo: ‘Sois asquerosas por querer montar esta farsa de dos madres‘.»

Kirsty continúa explicando que en ese momento se quedó en shock y no dijo nada. «Hizo comentarios homófobos en el momento en que yo era, literalmente, más vulnerable.»

Tras la experiencia Kirsty presentó una queja en el hospital, pero desde el centro evitaron mojarse y dijeron que llevarían a cabo algunas sesiones de formación ética.

Kirsty, además, aprovechó el post de Facebook para recordar que como mujer y como lesbiana no era la primera vez que se enfrentaba a un abuso de ese tipo: «Me acosaron sexual y físicamente en un trabajo porque soy lesbiana. Muy respetuoso. Un médico se negó a atender a mi bebé porque sus madres son lesbianas. ¿Qué pasa con los niños? Hemos sufrido vandalismo en casa porque somos lesbianas. Ya somos iguales. La homofobia no existe.»

La madre además ha explicado hasta qué punto toda esta tontería del voto postal está afectándole a ella, a su familia y a toda la comunidad LGTB australiana:

Cualquiera que me conozca bien sabe lo mucho que estoy sufriendo en este momento. Mentalmente. Emocionalmente. Esto. Sufriendo. De verdad. Ni siquiera puedo describir lo humillante y poco humano que resulta el hecho de que mis relaciones íntimas y personales estén sujetas al juicio de cualquier adulto con el que me cruzo. Me cuesta aceptar el hecho de que haya gente que de verdad votaría para evitar que Roz y yo seamos el familiar más cercano de la otra, para hacer que no podamos acceder a nuestras propiedades conjuntas en caso de que una de las dos muera. Esa gente me prohibiría asistir al funeral de mi mujer o nos pondrían en la situación de tener que luchar para mantener a nuestros hijos juntos en el único hogar que han conocido si una de las dos muere.

No quiero compasión. No quiero lugares comunes.

Quiero que la gente piense friamente sobre lo que le están haciendo a otras personas reales cuando participan en esto.

Fuente | Pink News

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X