Una jueza de Valladolid dice que si te apalizan al grito de «maricones» no es un delito de odio

  • El Juzgado de Instrucción Nº3 de Valladolid no considera que haya delito de odio en la agresión con insultos homófobos que una pareja gay sufrió el pasado verano.
  • La pareja ha interpuesto un recurso incidiendo en que la jueza ha ignorado totalmente las circunstancias que rodearon la agresión.

En junio de 2017 te explicábamos el caso de Álvaro y José Manuel, dos chicos que paseaban de la mano por Valladolid cuando vieron a un grupo de gente (con niños) tirándoles piedras a los cisnes en la entrada del parque. Los chicos se acercaron para decirles que pararan o llamarían a la policía, y el grupo entonces se olvidó de los cisnes y comenzaron a agredirles a ellos. Primero con insultos como «homosexuales» (sí, era un grupo de siete personas muy perspicaces) y «maricones» y luego con frases como «vamos a llamar a la Policía para decirles que os hemos visto tocando al niño.»

Cuando el grupo comenzó a acercarse a la pareja para pegarles Álvaro decidió llamar a la policía, lo que hizo que los energúmenos comenzaran a agredirles físicamente a base de patadas y diciendo «separaos, que tiene sida«. Los golpes y patadas continuaron hasta que llegó la policía, que identificó a los siete agresores. La pareja interpuso una denuncia ante la Fiscalía de Delitos de Odio.

¿Y de qué sirvió? De nada.

Porque la jueza del Juzgado de Instrucción Nº3 de Valladolid, en el auto fechado el 30 de octubre, decidió que no se trataba de un delito de odio y ha tramitado el caso como un delito de lesiones leves. Está claro que la jueza no es tan perspicaz como los agresores.

Dice la señora jueza que «los hechos objeto de la presente causa no son constitutivos de delito de odio» porque las injurias denunciadas «no tienen encaje en el delito de odio«. Un delito de odio se define como cualquier infracción en la que la víctima es elegida por formar parte o tener conexión con un grupo basado en la raza, el origen, la religión, las creencias o la orientación sexual e identidad de género.

Pero que si vas por Valladolid y siete señores deciden molerte a patadas por ser maricón… pues eso no es un delito de odio. Eso es un posible delito de «lesiones leves» que conlleva una pena de multa de uno a tres meses.

Obviamente Álvaro (como tú y como yo ahora mismo) está que no da crédito. «No entendemos cómo una agresión a dos chicos que van de la mano con insultos claramente homófobos puede dar lugar a que se considere que nuestra orientación sexual no juega ningún papel«, ha declarado a ElDiario.es. Álvaro, que pertenece al colectivo LGTBI Valladolid Diversa, sabe que en casos como el suyo es importante que la denuncia deje claro que se trata de un delito de odio y que la vía más efectiva para eso es acudir directamente a la Fiscalía.

Pero a la señora jueza pues mira… que te pateen en plena calle al grito de «maricón» no es un delito de odio. Un mensaje muy alentador para todos los miembros del colectivo LGTB+ y para todos los que han sufrido una agresión homófoba.

Álvaro y José Manuel han interpuesto un recurso en el que insisten en que el ataque estuvo motivado exclusivamente por la orientación sexual de la pareja. Además considera que el auto de la jueza «debería haber considerado con mayor profundidad las circunstancias» y las «motivaciones discriminatorias» porque de lo contrario «se está quitando importancia a lo que realmente la tiene: la actuación injuriosa y agresiva contra una persona por su pertenencia a un colectivo concreto.»

Como explica la abogada experta en delitos de odio, Charo Alises, es primordial que los jueces identifiquen bien este tipo de delitos no solo porque tienen más entidad penal sino porque cada delito de odio «no solo afecta a la persona que lo sufre, sino que lanza un mensaje de intolerancia hacia todo el colectivo al que pertenece.» Eso es justamente lo que, según Álvaro, hace que luego haya gente que no denuncie las agresiones porque «piensan que no va a servir para nada.«

Para Alises el auto de la jueza responde a que o bien la señora magistrada no ha querido complicarse la vida o bien no tiene ni idea de lo que está haciendo porque «aunque parezca mentira, falta mucha formación y sensibilización por parte de los jueces y fiscales que no son de odio. Nos encontramos ante muchos casos que o bien archivan o consideran delitos leves asuntos que son delitos de odio.»

Fuente | ElDiario.es

P.D.: Y ahora es cuando yo, como maricón y como catalán, te digo que me toca muchísimo los cojones ver cómo una decena de profesores catalanes son llamados a declarar acusados de un delito de odio por hablar sobre según qué temas en sus clases pero a los agresores de esta pareja se les dé una palmadita en la espalda por haber apalizado a una pareja gay.

Y ahora vete tú con tus dos cojones a decir que qué bonito es el sistema judicial en España y qué poca falta hace el día del Orgullo.

¿Te ha gustado?

Si podemos escribir lo que escribimos es porque no le debemos favores a nadie. Haztequeer.com se financia únicamente con las aportaciones de nuestros socios y colaboradores afines. Suscríbete y, cuantos más seamos, más tiempo podremos dedicarle a la página 😉

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X