Una señora se ha casado con una estación de tren y dice que es «lo mismo que ser gay»

  • Carol, de 45 años, se considera objeto-sexual y hace un año se casó con la estación de tren de Santa Fe en San Diego, California.
  • No hay más preguntas, señoría.

Viajamos a San Diego, California, para conocer a Carol.

¡Carol! (Fotos: Caters News Agency)

Carol tiene 45 años y ocultaba un secreto que ahora, por fin, ha decidido contarle al mundo. Carol es «objeto-sexual». Carol se enamora de objetos.

Pero Carol es feliz y le da igual los gifs que uses para contar su historia, porque está felizmente casada con la estación de tren de Santa Fe. Y por eso ahora se llama CAROL SANTA FE.

Carol + Santa Fe = ¡Carol Santa Fe!

A ver, evidentemente Carol no se ha «casado» con la estación. No hubo ceremonia. Ella fue un día y le dijo a una pared aquello de «Yo te desposo, muro de hormigón» y claro, la estación no dijo que no. Así que ¡ya está casada! Por eso Carol coge el bus cada día y se pega 45 minutos de viaje para ver a su mujer. O marido. ¿La estación es femenina o masculina?

«Estoy casada con la estación de Santa Fe. Se llama Daidra» explica Carol al Mirror. Duda resulta, es femenina. «No empezamos una relación hasta 2011 pero he estado enamorada de esta estación desde que era una niña pequeña. Cuando nos casamos, me planté ahí y le dije que la tomaba como mi compañera. Fue el día más feliz de nuestras vidas.»

Carol explica que ella no sabía lo que le pasaba hasta que un día, ya con 40 años, buscó en Google: «estoy enamorada de un edificio«. Y pumba, descubrió que era objeto-sexual, que es como se conoce a las personas que se enamoran de cosas. Según el Mirror hay todo un debate internacional sobre si esa tontería casuística es parte de la diversidad sexual, es un fetiche o es una enfermedad mental.

Cuando Carol va a visitar a su esposa (…) le saluda disimuladamente sin que nadie vea que está hablando con el edificio: «Hay un espacio privado donde se encuentran dos muros. Allí la toco, y lo hago apoyándome contra ella con la ropa puesta. Cuando la toco, siento que me abraza y me besa. No tengo sexo físico en público con ella, quiero ser respetuosa.»

Los preliminares de Carol

«No lo haría con un humano en público así que tampoco lo hago en este caso. Tengo sexo con Daidra en mi mente cuando estoy ahí parada. Me gusta especialmente cuando oigo los motores de los trenes ponerse en marcha… Me pone cachonda.»

Aunque Carol estuvo antes en una relación con un hombre (la única vez que se enamoró de un humano), dice que la estación es el amor de su vida. Ahora es muy feliz porque sabe que la estación nunca la dejará (ay como al Ayuntamiento le dé por derribarla para hacer una más grande…): «La quiero mucho. Es muy romántica. Consumamos nuestro amor por primera vez hace unos años cuando sentí su muro detrás mío y sentí una energía. Casi tengo un orgasmo y me daba miedo que me atrapara el personal de la estación.»

«No quiero que los guardias de seguridad lo descubran. Soy una objeto-sexual en el armario.»

La canción favorita de Carol es «El chacachá del tren»

Por eso Carol concede una entrevista con vídeos y fotos al Mirror. Evidentemente aquí ya uno no se puede tomar en serio nada pero oye, ella sigue: «Oculto mi atracción sexual hacia la estación sencillamente porque no quiero que la gente lo descubra y me prohiban verla. No porque esté avergonzada. A Erika Eiffel le prohibieron ir a la Torre Eiffel por besarla y abrazarla, no quiero que me pase lo mismo.»

Erika junto a su mujer, la Torre Eiffel.

 

Y es que Carol no es la única loca del coño señora que se ha enamorado de un edificio. Erika Eiffel se «casó» en 2007 con la Torre Eiffel. Y en 1979 Eklöf Berliner-Mauer se encariñó con el Muro de Berlín, y se cree que es la primera persona en mostrarse como objeto-sexual. «La objetosexualidad no es una enfermedad mental como siempre dicen los medios» dice Carol, que ya sabía que íbamos a escribir este artículo, «Es nuestra sexualidad. Como ser lesbiana o bisexual. No estamos locos.»

«Daidra y yo hablamos de cosas normales, siempre le explico qué tal me ha ido el día.» sigue contando Carol. Y añade: «Me siento muy sola al no tener a nadie con quien hablar. Daidra ha sido la compañera más estable que he tenido nunca.» Es un edificio. ¡Cómo no va a ser estable!

Just saying

«He vivido los mejores momentos de mi vida siendo su esposa. Solía darme miedo estar con otros humanos, pero no me da miedo estar con Daidra. Nunca podré dejar San Diego, porque mi esposa está aquí. Nunca podría amar a otra estación de tren. Ella es la única.»

P.D.: Mucho jaja mucho jiji… Pero esa señora está más casada que tú y que yo. JA.

¿Nos echas una mano?

En HazteQueer.com llevamos casi 8 años hablando de la actualidad y la cultura LGTB+ como nos da la gana y para poder seguir haciéndolo necesitamos tu ayuda. Hazte mecenas en nuestro PATREON y colabora para que podamos seguir dando caña como siempre lo hemos hecho.

La loca que lo ha escrito

COMPÁRTELO (o te raja)

X